Edith Piaf, el gorrión que resurgió como un Fénix

0 137

Edith Piaf, figura destacada en la década de los 50, debido a su apariencia física se la conocía como gorrión. Con una infancia infeliz y una vida llena de tragedias, junto a la voz agonizante que poseía, perfeccionaron el estilo lírico de la cantante francesa más reconocida del siglo 20.

Su historia comenzó a tomar forma de acuerdo con las circunstancias especiales que rodearon su nacimiento. Ella nació el 19 de diciembre de 1915, en la calle Belleville, distrito 20 de París, durante la gran guerra, por ello colocaron una placa a su honor. Su acta de nacimiento dice que su lugar de nacimiento fue el Hospital Tenon, próximo a la casa familiar.

A los siete años fue abandonada por su madre, cantante callejera, y por su padre, contorsionista, debido a una grave enfermedad cual le provoco una ceguera temporal. Su abuela materna se hizo cargo de ella criándola en un ambiente poco saludable para una niña de su edad, la ofrecía vino para beber en lugar de biberones con leche porque según ella eliminaba las enfermedades que pudiera contraer. Esta entrego a Edith de vuelta con su padre el cual esta a punto de acudir al frente de la primera guerra mundial, lo que le lleva a dejar a la niña con su madre (abuela paterna de Edith) dueña de una casa de prostitución, donde la niña es criada por las dichas prostitutas. Cuando la guerra mundial finalizó su padre regresa a casa y se lleva a Edith consigo a vivir una vida itinerante.

A lo largo de su adolescencia pudo actuar en diversos cabarets parisinos gracias a su voz distintiva. Pero como hemos mencionado anteriormente, Edith sufrió mucho durante su juventud, como por ejemplo su embarazo a la temprana edad de 16 años, lo que generó una gran pobreza en esa etapa de su vida, que cesó con la desgarradora muerte de su bebe de 2 años.

A partir aquí comienza el auge su carrera musical, una nueva etapa para ella en la que parecía que el viento volvía a soplar a su favor, ya que en 1935 fue descubierta por uno de los grandes iconos del mundo con relación a la vida nocturna, Louis Lebler, quien financio su primer álbum un año más tarde.

Podemos percibir que la cantante nos transmite a través de sus canciones más famosas lo que la ocurre en el amor y también el desamor. Aunque no era el único tema sobre el que cantaba. Ella era experta en cantar sobre sus experiencias en los cabarets, de los burdeles y de la vida que llevaba la gente como ella en París de aquella época. Todo esto lo podemos saber fácilmente gracias a sus canciones más famosas como: “Lhymne à lamour”, “Mon Légionnaire”, “La Foule” o las anteriormente mencionadas, “La vie on rose” o “No, je ne regrette rien” y más. Sus canciones han llegado muy lejos y actualmente están muy extendidas, por ello su voz es un icono muy importante en la música francesa al igual que en la europea.

Su vida antes de ser conocida estuvo llena de claroscuros. Remarcando experiencias de éxitos, fracasos y autodestrucción. En cambio, a pesar de todos sus problemas sobrevivía sin reproches ni lamentaciones. En uno de sus versos más famosos dice: “Je ne regrette rien” (no me arrepiento de nada). Esto se debe a su trágica infancia. Nunca sobraran las personas que te dicen que lo que estás haciendo no está bien, o que puede que te arrepientas, o de los que te advierten de que estas queriendo abarcar demasiado, y por consecuencia te quieren frenar. Ella lo reflejaba con este lema: “tengo mi propio amante, pero lo que los otros piensen no hace una diferencia, no puede importarme menos”

Afortunadamente, el paso del tiempo no ha olvidado ningún detalle de su obra y aún hoy existe como una de las mujeres más grandes de la historia.

Bibliografía:

Edith Piaf, el gorrioncito que se transformó en fénix. Por Teresa Amiguet, La Vanguardia

La Vida en Rosa (Edith Piaf). Por Oliver Dahan, Sensacine.

Biografia de Edith Piaf. Por Fernández, Tomás y Tamaro, Biografías y vidas.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More