“Yo, Julia”

0 354

Yo, Julia de Santiago Posteguillo, fue ganadora del Premio Planeta 2018. Santiago Posteguillo es licenciado en filología inglesa y novelista histórico. Su pasión es el Imperio Romano, época donde ambienta sus novelas. El no ser historiador le provoca pánico a cometer errores históricos y eso le lleva a documentarse muy a fondo para cada novela.

El suceso se desarrolla en el Imperio Romano, en concreto al Alto Imperio, es decir, al periodo que va de Augusto a Diocleciano. En aquella época, Roma se caracterizaba por tener un gobierno autocrático en manos de un emperador. El territorio del Imperio Romano abarcaba tres continentes: sur y oeste de Europa, el oeste de Asia y el norte de África. Dentro de sus límites quedaron: Britania, Galia, España, Suiza, los países situados al sur del rio Danubio, Italia, Grecia, Turquía, Asia Menor y el norte de África.

La historia narra cómo Julia Domna, la protagonista, consiguió al lado de su esposo, el control absoluto de Roma. Además de convertirse en la mujer más poderosa e influyente de toda la historia del Imperio Romano.

La novela se estructura en cinco partes que se corresponden con los cinco enemigos más importantes que tuvo Julia en su vida: Cómodo, Pertinax, Juliano, Nigro y Albino. Todos ellos eran obstáculos en el camino de Julia y su marido Septimio Severo, gobernador de Panonia Superior,  para conseguir llegar al poder de Roma.

Al principio, Roma estaba bajo el poder de Cómodo, un emperador bastante loco, que intentó matar a Julia en una ocasión cuando se enteró que ella se quería escapar mientras un incendio quemaba gran parte de Roma.  Cuando Cómodo fue asesinado, Pertinax comenzó a gobernar cuyo reinado duró exactamente ochenta y siete días. Ya que como Julia advirtió a su marido en un mensaje que recibió este en manos del médico Galeno, Pertinax sería asesinado por no pagar a la guardia pretoriana. Después de lo ocurrido todo el mundo pensaba que iban a tomar el poder alguno de los 3 gobernadores: de Britania, Albino; Panonia Superior, es decir el marido de Julia, y Siria; Nigro. Sin embargo, el poder quedó en manos de Didio Juliano pues era un hombre que tenía mucha fortuna y podía hacer frente a las deudas que los anteriores emperadores habían dejado. Más tarde, fue asesinado por Fluvio Plauciano, y entonces Roma quedó en manos de Septimio Severo que había pactado con Clodio Albino para tener más legiones y así poder acercarse al trono de Roma. Sin embargo, el otro militar llamado Nigro también quería  gobernar la ciudad y contaba con muchas legiones. Parece que ha estallado una guerra. Durante todas las batallas que ocurren, Julia contribuye con su gran inteligencia y al final consigue su objetivo.

Un fragmento que me ha llamado la atención es cuando Julia dice: – No luchamos por un Imperio esposo mío, luchamos por una dinastía (…) nuestro objetivo es el de instaurar una nueva dinastía imperial, nuestra dinastía. – Porque Julia finalmente conseguirá lo que se había propuesto y convence a su marido de hacerlo posible.

A mí, personalmente, lo que más me ha gustado de este libro es que destaca y habla sobre la figura de Julia Domna, que fue una mujer muy importante y a pesar de la época en la que vivía y todos los obstáculos que la impusieron por ser una mujer extranjera consiguió dejar huella en la historia de Roma.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More