“Wonder: la lección de August”

0 169

Wonder: la lección de August, es un libro escrito por R.J Palacio publicado por la editorial Penguin Random House en la que se basa la película Wonder, que llegó a los cines en 2017.

En este libro se narra el comienzo del curso en el colegio de secundaria Beecher de August Pullman (Auggie), un niño con una deformidad facial, que ha sido educado en casa por su madre desde pequeño debido al miedo que sentía a no ser bien acogido por los demás niños en la escuela por su aspecto. Durante sus primeros días la gente apenas le habla y evitan incluso tocarle, pero August no se rinde y consigue hacer muy buenos amigos que lo defienden de los niños que intentan burlarse de él y, al final, acaba siendo aceptado y querido por todos los demás alumnos.

En un contexto histórico de globalización cuyo proceso económico, tecnológico, social y cultural interconecta los distintos estados del mundo contribuyendo así a una mayor movilidad, un gran poder en manos de las empresas privadas, a una concentración de la riqueza y a la deslocalización de las empresas, acarreando problemas como conflictos, migraciones, problemas de contaminación etc., esta historia está desarrollada en el presente en Estados Unidos, concretamente en Nueva York. Aunque el principal asunto del que habla el libro es el acoso escolar, sin duda un serio problema hoy en día, he decidido orientar este trabajo hacia otro tema importante y bastante real en el presente, que es el de las enfermedades raras. En este caso, August padece el síndrome de Treacher Collins (malformación craneofacial incurable). Este tipo de enfermedades solo afectan a un pequeñísimo porcentaje de la población. Existen alrededor de 5.000-7.000 enfermedades raras, de las cuales se estima que alrededor de 4.000 aún no tienen cura. La principal razón de este hecho es que son tan poco frecuentes que apenas hay estudios sobre ellas “La gran dispersión geográfica de los enfermos dificulta la investigación haciendo que los ensayos sean costosos y largos” (detalla la Dra. Astigarraga, especialista Vasca), por lo que pocos médicos saben cómo tratarlas o incluso detectarlas, que es lo que ocurre en algunos casos en los que, debido al desconocimiento por parte del doctor, la enfermedad no es detectada a tiempo. Además, en caso de que haya medicamentos para combatirlas, a las empresas farmacéuticas no les resulta rentable su fabricación ya que, al haber muy pocos casos, hay una pequeñísima demanda de los productos y resultaría inviable su fabricación. Por ello cuando se decide fabricarlos, normalmente suelen ser muy caros y difíciles de conseguir, lo que supone un problema para los afectados y sus familiares.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More