Viaje de 4º ESO a Roma 2006

0 393

La última semana de abril, tras las vacaciones de semana santa, los alumnos de cuarto de secundaria del Colegio la Paz disfrutamos de nuestro viaje de fin de curso en la ciudad de Roma.

El día de la salida estuvo especialmente marcado por los nervios. Mucha gente en el aeropuerto de Bilbao, y muchos compañeros que pasaban su primera experiencia de vuelo. Pero claro, para eso están los amigos, para meter miedo y bromear. Tras la larga espera en el aeropuerto, los trámites y la recogida de maletas al fin llegamos al hotel.

La primera tarde se paso muy rápido y apenas tuvimos una hora para conocer la zona cercana al hotel. La primera noche, después de unas cuantas vueltas, Enrique consiguió que llegásemos al restaurante. Pasta, el plato nacional italiano, los afamados pescados y carnes romanos y el postre. Las cenas, sin embargo, no eran monótonas. Desenfadas y llenas de bromas resultaron, sobre todo, cuando un día uno de los compañeros localizo un “animal” en la lechuga.

El martes visitamos todas las plazas romanas, así como el Panteón y la Fontana de Trevi, donde la mayoría pedimos nuestro deseo.

La tarde la dedicamos a pasear por Roma, conocer a los romanos, sus calles, sus costumbres y sus tiendas (Gucci, Dior…)

Tras la cena, paseos y un poco de fiesta, aunque con las discotecas romanas cerradas.

El miércoles, después de un gran madrugón y una larga espera… conseguimos entrar en el museo Vaticano. Hicimos una visita de unas 3 horas, a uno de los lugares mas impresionantes del mundo, acabando en la Capilla Sixtina. Por la tarde, tras la comida, recorrimos la Plaza de San Pedro y visitamos la Basílica, tras la audiencia del Papa de la mañana. El resto de la tarde estuvimos de compras por los mercadillos y las tiendas cercanas a la plaza. Esa noche fuimos a cenar y no nos dio tiempo para dar una vuelta porque llegamos muy tarde.

El jueves, el último día, fue mas relajado, por la mañana visitamos los Foros Romano acabando en el Coliseo. Tras la comida, recorrimos Roma en busca de recuerdos y regalos para la familia y los amigos. Fue el único día que nos hizo malo y muchos que no compraron el paraguas, a los míticos vendedores de la calle, pillaron una gran caladura.

Al día siguiente, cansados y llenos de recuerdos, nos montamos en el avión y tras dos horas de vuelo, muy moviditas y fiesteras por todos nuestros gritos, llegamos a Santander, donde parecíamos un famoso equipo con todos los fans esperándonos…

La verdad es que fue un viaje movidito pero inolvidable, y donde todos pasamos uno de los últimos ratos juntos…

En la imagen de portada, parte de las alumnas en uno de los altercados con Luis Peña

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More