Unamuno

0 56

Miguel de Unamuno (1864-1936) fue un importante escritor y filósofo español, que pertenecía a la llamada generación del 98. Fue rector de la Universidad de Salamanca en varias ocasiones.

Miguel de Unamuno nació en Bilbao, siendo el tercero de una familia de seis hijos. Unamuno fue siempre un buen estudiante, y tenía intención de dedicarse al dibujo, pero su poca habilidad con la pintura hizo que finalmente acabara descartando la idea. En 1880 se mudaría a Madrid, donde estudiaría en la Universidad la carrera de Filosofía y Letras. Su dedicación por los estudios hizo que se graduara con tan solo 19 años con la nota de sobresaliente. Acabaría por doctorarse en 1884, dedicando su tesis doctoral a la lengua vasca. Sus ideas sobre el vascuence estarían enfrentadas con las del nacionalismo vasco. Tras haberse doctorado, Unamuno pasaría a dedicarse a la enseñanza de latín y psicología, aunque mezclaba su trabajo con publicaciones ocasionales en periódicos, escribiendo artículos principalmente relacionados con el idioma vasco, del que opinaba que estaba condenado a desaparecer, ya que  la gente culta de las provincias vascongadas hablaba en castellano, y el vascuence no había tenido la evolución de lenguas como el castellano, el francés o el inglés, y además no tenía una tradición literaria como algunas lenguas muertas como el griego o el latín, o como en el caso de otras lenguas españolas, por lo que el  vascuence debía desaparecer para dejar paso al castellano, un idioma más culto. Sostenía además que dicha lengua constituía una barrera para la integración de los vascongados en el resto de España y que había que buscar más lo que unía a los vascos al resto de España que lo que les separaba. Todos estos pensamientos, lógicamente, le enfrenaron con el incipiente nacionalismo vasco de Sabino Arana, fundador del Partido Nacionalista Vasco (PNV). Siendo muy crítico con el  nacionalismo, del que decía que era un sentimiento de aldeanos exaltados que no conocían la historia de sus pueblos. Considerando que el nacionalismo vasco se basaba en un injustificado sentimiento de superioridad que nacía de la ignorancia, ya que según el mismo decía la gente desprecia cuanto ignora.

Años después de doctorarse, Unamuno consiguió acceder a la cátedra de lengua y literatura griega en la Universidad de Salamanca. También, en esta misma universidad, se convertiría en catedrático de historia de la lengua castellana, y en 1901 acabaría convirtiéndose en rector de la Universidad. Durante este tiempo, Unamuno realizó diversas reflexiones sobre la ética (tema en el que era muy culto, ya que leía constantemente obras filosóficas) y en sus dudas sobre la existencia de Dios,  declarándose desde un profundo creyente hasta un agnóstico en diversos años de su vida, ya que sus inquietudes religiosas le hacían cambiar constantemente de opinión. Este sentimiento y duda permanente se vería reflejado en su obra ”San Manuel Bueno ,Mártir” publicado en 1931, en la que el protagonista es un sacerdote, visto por todo su pueblo como un santo, que sin embargo, confiesa a su amigo, hermano de la narradora, que no es creyente.

 En 1886 comenzaría su carrera literaria, escribiendo una serie de cuentos cortos, que no se publicarían hasta años después, por lo que no sería hasta 1895 cuando comenzara a escribir su primera novela (Paz en la guerra) y viera la luz su primer ensayo (En torno al casticismo, en el que se exponían los problemas que tenía la España de la época y las posibles soluciones a estos problemas). En 1891 además contrajo matrimonio con Concha Lizárraga. Fue en torno a esta época cuando Unamuno abandonó su profunda creencia católica debido a sus dudas sobre Dios. Se afiliaría también en esa época al PSOE, pero acabó abandonándolo en 1897. Desde este momento, los temas sobre los que más reflexionaría serían los problemas de España y el sentido de la vida.

En 1898, España vivía uno de sus más conocidos desastres, la pérdida de Cuba y Filipinas. Esto dio origen a una corriente artística (especialmente literaria) conocida como ”Generación del 98”. Los principales escritores de esta corriente (incluyendo a Unamuno) pensaban que el único modo de solucionar los problemas de España era una ”europeización” del país. Sin embargo, Unamuno pensaba que esta ”europeización” de España debía significar también una ”españolización” de Europa, como refleja en algunas de sus obras.

Unamuno publicaría un ensayo sobre El Quijote, de Miguel de Cervantes, en 1905. El ensayo se titulaba ”Vida de don Quijote y Sancho” en el que, a pesar de que era un ensayo sobre una novela escrita en el Siglo XVII, se acababa hablando de nuevo sobre los problemas de la España de entonces, aunque también profundizaba en los dos protagonistas, cuya relación simbolizaba la propia relación entre la ficción y la realidad, entre la locura y la razón, etc.

En 1913 escribiría uno de sus libros más famosos, ”Del sentimiento trágico de la vida”, en el que describe la vida como una paradoja llena de contradicciones, en el que el individuo vive una lucha continua entre su corazón y su cabeza. El libro es profundamente pesimista, diciendo que la vida es una continua agonía, entre otras muchas cosas. En 1914 estalló la Primera Guerra Mundial, y Unamuno apoyó a los aliados, causando esto que fuera destituido en su cargo de rector, sin embargo, lo recuperaría poco después.

Tras muchos más libros escritos, Unamuno sería destituido como rector en 1924 por el dictador Miguel Primo de Rivera. Se exiliaría en Fuerteventura y posteriormente en Francia, pero volvería a España tras la caída de la dictadura de Primo de Rivera en 1930, y recuperó el puesto de Rector en la Universidad. Aunque al principio apoyó fuertemente la II República, acabó por dejar de apoyarla, víctima del desencanto que le produjo su devenir. Tuvo una participación también en la política, siendo diputado en el Congreso por el partido republicano-socialista entre 1931 y 1933.

En el año 1936, la sublevación del 18 de Julio, contra la II República provocó el inicio de la Guerra Civil. Poco antes de la Guerra Civil, la unión de políticos socialistas y comunistas conocida como Frente Popular ganó las elecciones republicanas. El gobierno del Frente Popular no contentó en absoluto a Unamuno, que ya estaba desencantado con la República, por lo que se proclamó oficialmente partidario del bando sublevado en la Guerra Civil. Sin embargo, acabó por abandonar su apoyo a este bando, ya que pensaba que su política fascista era demasiado radical.

Es especialmente relevante el hecho que tuvo lugar el 12 de octubre de 1936 (pocos meses antes de la muerte de Unamuno), en el que el militar sublevado José María Millán-Astray se enfrentó con Unamuno, tras un discurso en el que el escritor José María Pemán había declarado que Cataluña y el País Vasco eran un ”cáncer” para España. Al poco de terminar el discurso, alguien gritó ”¡Viva la muerte!” en el lugar donde se estaban dando los discursos. Millán-Astray apoyó el grito con unos más de sentido patriótico y fue entonces cuando Unamuno comenzó a hablar criticando que Millán-Astray defendía una España mutilada (Millán-Astray había sufrido diversas heridas y perdido varios de sus órganos, así que el discurso hacía referencia también a ese hecho) y que lo único que haría sería empeorar España. Fue entonces cuando Millán-Astray cargó contra Unamuno, diciendo ”¡Muera la intelectualidad traidora! ¡Viva la muerte!” y Unamuno respondería la famosa frase “Venceréis, pero no convenceréis. Venceréis porque tenéis sobrada fuerza bruta; pero no convenceréis, porque convencer significa persuadir. Y para persuadir necesitáis algo que os falta: razón y derecho en la lucha.” Esto hizo al público, quién, en su mayoría fascistas enfadados por las palabras de Unamuno contra su ideología, comenzaron a insultarle y a provocar el desorden en la sala. Unamuno, entonces, abandonó el lugar en compañía de Carmen Polo, mujer del futuro dictador Francisco Franco.

Teniendo en cuenta que el bando sublevado controlaba Salamanca, la ”ofensa” de Unamuno no quedó impune. Unamuno fue destituido de nuevo del cargo de rector de la universidad, esta vez no volvería a recuperarlo, y fue puesto bajo arresto domiciliario en su casa. Miguel de Unamuno, terminó falleciendo el 31 de diciembre de 1936, a la edad de 72 años, por causas naturales, mientras estaba bajo arresto domiciliario.

Imagenes Rtve.es y Nationl Geographic

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More