“Un soñador para un pueblo”

0 159

Un soñador para un pueblo es una obra de teatro de Antonio Buero Vallejo, estrenada en 1958, que se desarrolla en Madrid en el siglo XVIII. Durante el reinado de Carlos III, el marqués de Esquilache, un ministro italiano con una ideología ilustrada decidió hacer reformas. Estas reformas consistían en encarecer el precio de los alimentos de primera necesidad, como el pan, agua etc, prohibir las vestimentas tradicionales ya que muchas personas escondían sus armas debajo de ellas, el alumbrado de las calles etc. No obstante, Esquilache no fue apoyado por el pueblo, una sociedad inculta que no entendía que estas reformas eran para acabar con la delincuencia y para mejorar su calidad de vida, ni por la nobleza.

Entonces, el pueblo liderado por Bernardo, decidió iniciar un motín contra él para desterrarle. Carlos III, que confiaba plenamente en él le dio la opción de quedarse, pero para evitar una guerra, Esquilache decidió regresar a Italia. Al final, Esquilache se enfrentó al Marqués de la Ensenada, un ministro desterrado en el pasado por Fernando VI y al que Carlos III permitió regresar pero sin cargos políticos, ya que se enteró de que el Marqués de Ensenada, impulsado por la envidia, había sido el promotor del Motín.

Al enterarse de lo ocurrido, Carlos III desterró al Marqués de Ensenada a Medina del Campo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More