Un día del cambio climático, con algunos grados de más

0 704

Gestos, carteles, palabras y símbolos. La humanidad se ha dado una oportunidad cuando el planeta sigue en el hervidero, hasta provocarnos un bochorno, que ya más que por calor es por vergüenza.

La cumbre del clima convocada en diciembre en Madrid parece que ha aliviado algo a la humanidad de la desazón provocada por el fracaso de los anteriores intentos de acuerdo, aunque no ha evitado el choque entre las economías más desarrolladas del planeta y los estados más débiles, que exigen a las primeras, ayudas para afrontar los efectos nefastos que sobre sus ecosistemas están provocando las políticas industriales de los grandes mercados, así como de la pandemia. Al final se ha firmado un documento de compromiso en el cual se incluyen acciones voluntarias de cada nación, mecanismos de financiación y un calendario escalonado de objetivos, más o menos creíbles.

Los dignatarios mundiales apenas han podido dar un pasito en la concreción de los acuerdos del lejano Kyoto. Un acuerdo para salvar el clima que, antes de los magros resultados de Lima, Cancún o Copenhague, parecía obsoleto y superado, con unas medidas que apenas podrían evitar que la tierra se caliente, solo, unos pocos grados más. Pero visto lo visto hacer eso, si se hace, ya es un logro.

Para Greenpeace, y otros grupos conservacionistas, París, con sus velitas, sus carteles tan kitch, pidiendo a Dios y a los hombres que asuman su responsabilidad con el planeta y su futuro, está siendo un logro moderado.



Desde luego hay razones evidentes para pensar que estamos mejor. El acuerdo, o lo que sea, ha conseguido el apoyo de posturas tan enfrentadas como las de países extremadamente contaminantes y renuentes a cualquier acuerdo, caso de EE.UU. o China, de países con cierto nivel de compromiso, como los de la UE, y de países desesperados, como las pequeñas islas del Pacífico y el Índico.

Un acuerdo en el que la sociedad civil y la mayoría de estados reconocen la insuficiencia de las medidas adoptadas hasta ahora para frenar el cambio climático, plantea un compromiso para reducir (solo reducir) la deforestación, da carta de naturaleza, a los recortes de emisiones comprometidos por cada país en cumbres anteriores, se consolida el uso de un Panel Intergubernamental para el Cambio Climático (IPCC) que facilitará la transparencia en las medidas tomadas por cada país en la reducción de emisiones (aunque, a instancias de China, esa información no faculta a la comunidad internacional para tomar medidas “intrusivas ni punitivas ni atentatorias a la soberanía” de aquellos que manifiesten no cumplir sus obligaciones), rebajará el objetivo de calentamiento global a 1,5 grados, sentará las bases de iniciativas nacionales contra el cambio climático (las denominadas Contribuciones Previstas Determinadas en el Ámbito Nacional o INDC), y abre la posibilidad de establecer medidas legales de cumplimiento de los acuerdos internacionales por cada país, a fijar en reuniones futuras.



Aun así, seguimos en la prehistoria de la sostenibilidad. Como en casos anteriores, todo el texto final está lleno de sutilezas legales, abanicos de medidas dependiendo del país y las circunstancias, por ejemplo, y de ambigüedades y excepciones (ahí los más grandes contaminadores se llevan la palma).

Tampoco se han abordado cuestiones, aparentemente desconectadas, pero muy directamente imbricadas en el problema, y sobre las que hay muchos intereses. Por ejemplo, y por si no lo sabéis, el mercado mundial de la droga es uno de los elementos determinantes del cambio climático.

Tan solo producir un kilo de metanfetamina significa generar seis de residuos tóxicos, como por ejemplo el fósforo rojo, que es el primer agente causante de la destrucción de los medios marinos. La producción de cocaína y heroína es la responsable de la pedida de un 5% anual de nuestros bosques, y la del tabaco del 15%. Los miles de millones de filtros de cigarrillo desechados cada año, con un alto contenido en acetato de celulosa, tardan más de quince años en degradarse. Y así un largo etcétera sobre el que esta cumbre tampoco ha dicho mucho.

Un problema además no ha sido resuelto. El coste de este proceso es elevado, y los países en vías de desarrollo no pueden asumir el coste financiero de acometer las reformas necesarias para cambiar sus modelos productivos, ni el coste de oportunidad de bajar su ritmo de crecimiento, esencial para sacar a sus pueblos de la miseria, ni superar el apalancamiento financiero de posibles inversores que ven en las normativas y las infraestructuras de estos países un mar de obstáculos.



Así que la pregunta es obvia. Para los contribuyentes, quién va a pagar, en qué proporción y con qué beneficio. Para los receptores, cuál será el precio político de esas ayudas, el coste en términos de control y de hipoteca de futuro. En una línea parecida se encuentra el reto del cambio tecnológico y geoestratégico que plantea el desarrollo de energías renovables.

Y es que ahí está el meollo del problema del clima. Las cumbres del clima no están entrando en la esencial cuestión de que pueden hacer juntos las decenas de firmantes para salvar el planeta. La discusión se centra en saber quién va a pagar las consecuencias de años de consumo irresponsable de combustibles fósiles. Y ahí, los máximos responsables, el G20, China o Rusia no están dispuestos a asumir su culpa, y los no responsables no están dispuestos a pagar lo que no han hecho, o a renunciar a crecer, como antes lo hicieron otros, o a que les gobiernen organismos internacionales que, evidentemente no son neutrales ni imparciales.

Las grandes potencias no están, ni siquiera, dispuestas a renunciar a las grandes posibilidades que le ofrece el cambio climático a corto plazo (como la apertura de nuevas rutas marítimas en el Ártico por el deshielo, o la explotación de zonas libres de hielo en la Antártida). Y los países más pobres o menos poderosos, algunos de los cuales se plantean dinamitar el proceso abierto si no llega una lluvia de ayudas económicas, gratuitas y sin contrapeso político, por no talar sus bosques y no esquilmar más sus recursos. Y entre tanto… el Covid.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More