Un basurero llamado mundo

0 18

Lucía Estevez – El agua es un recurso natural muy importante, ya que la necesitamos en nuestras vidas y sin ella la vida no sería posible tal y como la conocemos. Por lo que debemos evitar su contaminación y hacer un buen uso de ellas. Hay muchas formas de contaminar nuestro planeta, y una de las más peligrosas es contaminando el agua. Este hecho se debe al continuo crecimiento de las ciudades donde sus habitantes vierten toda clase de basura a las aguas de ríos y mares degradándola y provocando así que esta agua no se pueda utilizar. En España se vierte en un día miles de toneladas de desechos que son muy peligrosos para el medio ambiente. La contaminación de las aguas viene desde hace mucho tiempo, por ejemplo en el Río Nilo, que posee uno de los niveles más altos de contaminación y esto a echo que este problema se ha ido extendiendo a mares y ríos de toda la Tierra. Primero las zonas costeras y las zonas industriales acabaron cargadas de todo tipo de productos químicos y basura.

El agua es contaminada por, bacterias, virus, protozoos y parásitos que entran al agua proveniente de desechos orgánicos. Ácidos, compuestos de metales tóxicos, como el mercurio y plomo, que envenenan el agua. Nutrientes vegetales que pueden ocasionar el crecimiento excesivo de plantas acuáticas, agotando de esta forma el oxígeno del agua, causando la muerte de todas las especies marinas. Petróleo, plásticos, detergentes y pesticidas que amenazan la vida. Partículas insolubles de suelo que enturbian el agua, y son la mayor fuente de contaminación. Sustancias radiactivas que pueden causar daños congénitos y cáncer. Calor e ingresos de agua caliente que disminuyen el contenido de oxígeno. Además de todo tipo de basura como ruedas, latas de conserva o botellas de plástico, haciendo que muchos peces mueran ahogados y muchas personas envenenadas.

Las alteraciones físicas del agua que indican su contaminación producen enfermedades graves, como cánceres. Estas son: color, olor y sabor, temperatura, materiales en suspensión, radioactividad, espumas y conductividad eléctrica.

Para poder ayudar a proteger nuestro mundo usa el agua de forma responsable. No deseches líquidos corrosivos que producen un enorme daño en el medio. Deposita en la basura los desechos de comida, no los tires por el desagüe, va a parar a los ríos. Recicla bolsas, envases y paquetes de plástico, vidrio, cartón y papel en la medida de lo posible. No tires las pilas y baterías a la basura, la zona de recogida correspondiente. Utiliza las papeleras. No malgastar tanta agua. Proteger las áreas de la costa que todavía no están contaminadas.

Debido a la inmensa cantidad de basura que desechamos al mar, ha llegado a formarse en nuestro planeta una isla formada únicamente por basura.“El «continente de plástico» acumula todos los desperdicios imaginables así narra la noticia el ABC sobre esta cantidad alarmante de basura. Existen muchos ejemplos de cómo la soberbia y la indiferencia humanas convierten el planeta en algo parecido a una gran cloaca, pero uno de los más impresionantes, tristemente, es un remolino de millones de toneladas de plástico que se concentra en medio del Pacífico, a unos 1.000 kilómetros de Hawai. Conocido como el «gran parche de basura del Pacífico», la «gran isla de basura», la «gran sopa de plástico» o el «séptimo continente», este vertedero marítimo tiene unas dimensiones increíbles. Se calcula que ocupa de 1,7 millones a 3,4 millones de km cuadrados, más o menos el equivalente de tres a siete españas, y pesa unos 3,5 millones de toneladas. Una catástrofe ecológica que, por desgracia, no deja de crecer.La isla de basura está compuesta por todo lo que se pueda imaginar: boyas, redes de pesca, cepillos de dientes, bombillas, tapas de botellas, objetos procedentes de alcantarillas… Pero destacan sobre todo pequeñísimas piezas de plástico, millones de ellas, algunas del tamaño de un grano de arroz. El efecto es muy parecido al que ejerce el mar sobre la arena de la playa, pero en su versión más espantosa. La del Pacífico no es la única gran isla de basura que existe en el mundo. Los investigadores creen que hay cuatro más de dimensiones apocalípticas. Una de ellas se sitúa en el Atlántico Norte occidental, entre la latitud de Cuba y el norte de EE.UU., a más de 1.000 km mar adentro, en el mar de los Sargazos. Los desechos allí están más concentrados y permanecen en la superficie durante décadas.”

El principal problema del parche de basura del Pacífico no es su poco antiestética presencia, si no el impacto medioambiental que genera, sobre todo a las especies marinas que son los que más sufren debido a esta acumulación de basura. Los plásticos, se descomponen gracias a la luz del Sol al cabo de miles de años formándose trozos de basura más pequeños, hasta el punto de formar virutas, lo que pueden abarcar más espacio. Pueden pasar por el plancton y ser ingeridas por peces, de forma que los residuos entren en la cadena alimentaria. Pero no solo los peces los ingieren, también las aves y mamíferos marinos. A lo largo del año muere un montón de animales debido por este tipo  de “alimentación” o atrapados en ellos.

¿Así es como acabaremos, atrapados en basura? En los tiempos que corren las personas solo se preocupan por sí mismas, sin importarles lo que les rodea. Nos despreocupamos tanto por el medio ambiente que ha sido posible la creación de otro continente, sí, pero hecho de basura. Poder cambiar esta situación es posible, no es imposible, pero para ello necesitamos la colaboración de todos nosotros, porque tiene que haber un futuro limpio.

Imagen vistaalmar.es �

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More