Un análisis económico del Plástico

0 125

El plástico es un derivado del petróleo que se obtiene por la síntesis de sus polímeros, de los que el más utilizado es el polietileno que es el más simple y a la vez es el plástico más empleado en el mercado.
Actualmente los plásticos son uno de los elementos más utilizados por la población, apareciendo en nuestras vidas constantemente.
 
Los usos de los plásticos son muy variados, por ejemplo: las bolsas de los supermercados, envases de alimentos, envases de diversos productos comerciales tales como botellas de lejía, aceite o champú, productos industriales tales como partes de automóviles, ordenadores, etc…

Debido a que la materia prima del plástico es el petróleo, su procedencia básica es la de los países productores de petróleo (generalmente incorporados en la OPEP) y, sus precios, están influidos por los diferentes factores que afectan a la demanda de petróleo.
La síntesis de los polímeros plásticos o la extracción de los componentes combustibles del petróleo, no se produce por lo general en los países productores de petróleo, sino en las grandes refinerías de los países desarrollados tanto de América, como de Europa, Rusia y Japón, en los que el precio de la materia prima se ve incrementado por el proceso industrial y su comercialización hasta las industrias transformadoras.
 
En la estructura de costes del plástico el mayor y, por tanto, el de referencia es el precio del petróleo, el cual además de determinar directamente el precio de la materia prima del polímero, actúa indirectamente tanto sobre el precio del transporte de esta materia prima como sobre los costes del proceso de síntesis así como sobre el transporte del polímero hasta las industrias transformadoras.
 
En consecuencia, para homogenizar y facilitar la comparativa de precios, se determina el precio del polímero indexado tomando como referencia el precio del petróleo.
El precio del petróleo viene determinado por diversas situaciones: entre las que se cuenta el equilibrio entre extracciones de petróleo y demanda del mismo, situación política y/o económica de los grandes países productores o consumidores, nuevos descubrimientos de yacimientos o agotamiento de explotaciones, catástrofes naturales, especulación comercial, etc… lo que produce una gran variabilidad del precio.
 
En los últimos años, la demanda de petróleo creció desmesuradamente tanto por el incremento del consumo de países emergentes tales como China, India o Brasil, como por el incremento del consumo de la sociedades de los países desarrollados, por lo que el precio ascendió vertiginosamente hasta alcanzar los 140 dólares por barril, que descendió bruscamente hasta los 50 dólares debido al menor consumo inducido por la crisis global de 2008 y 2009.
 
La dependencia que la población mundial tiene del petróleo (al que se le denomina oro negro), el agotamiento de las reservas, la dificultad para explotar nuevos yacimientos y los efectos que produce en la economía mundial, unido a los desfavorables efectos de su utilización como combustible sobre la atmósfera del planeta en la que produce un calentamiento y su correspondiente cambio climático además de lluvia ácida y la correspondiente deforestación, han llevado a los países desarrollados a buscar alternativas al petróleo, tanto en su vertiente energética como química.
El sector del plástico ha ido creciendo paulatinamente en los últimos años con un promedio del 8% de media desde el año 2002, las mayores subidas se observan entre los años 2005 y 2006 donde el consumo aumentó un 9%, debido a que muchas empresas incorporaban el plástico en su producción de bienes.

En esos años las empresas dedicadas al sector plástico “despegaron” y el sector pasó de ingresar 12.644 millones de Euros en el año 2002 a 15.105 millones de Euros en el 2006.
En la actual situación de crisis económica se produce una doble incidencia: por una parte, la disminución de la actividad en el sector de la construcción reduce directamente la demanda de plásticos de embalajes de materiales de construcción y mobiliario así como de ventanales y, por otra parte, las restricciones del mercado financiero reducen el consumo global al reducir por una parte, la liquidez de la mayor parte de las empresas que para sobrevivir se ven forzadas a reducir tanto su actividad como el numero de empleados y, por otra parte la liquidez de los ciudadanos.
En este contexto, la situación de la industria del plástico es muy delicada afectando tanto a grandes como medianas y pequeñas empresas, ya que la crisis financiera afecta a todos los sectores lo que de nuevo incide en el sector de los plásticos.

Carlos Gutiérrez

Imagen Rtve -a

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More