Titanic

0 1.401

Millvina Dean, la última superviviente del Titanic, ha muerto el 25 de octubre a los97 años. Millvina tenía tan sólo nueve semanas de vida cuando el trasatlántico más famoso del mundo naufragó al chocar contra un iceberg en las gélidas aguas del Océano Atlántico. Era el 15 de abril de 1912, y el Titanic, uno de los barcos más lujosos de la época, estaba cubriendo su trayecto inaugural, con origen en el puerto de Southampton y destino final en Nueva York. Según siempre contó, su familia se embarcó en el Titanic con destino a América, donde pensaba empezar una nueva vida y abrir una tienda de tabaco en Kansas. Viajaban en un camarote en tercera clase. La madre de Dean y dos de sus hermanos también sobrevivieron para contarlo. Pero su padre engrosó la larga lista de fallecidos en aquella fatídica jornada parala navegación europea.

Golpeada por el infortunio, la familia no tuvo más remedio que volver a Southampton, donde Dean no vivió nada semejante el resto de su vida.

Pese a su total ausencia de recuerdos, siempre mantuvo que el accidente le condicionó la vida, porque su destino era criarse en Estados Unidos y no volver a Reino Unido. “Si no fuera porque el barco se fue a pique, yo sería ciudadana de América”, solía decir con frecuencia.

Millvina nunca se cansó de contarla historia. “Me gusta porque me ha permitido viajar a muchos sitios y conocerá mucha gente. Nunca me hartaré de ello”, admitía. ¿Pero cuál fue su historia, que paso?

 El llamado buque de los sueños, Titanic, es probablemente el barco más famoso de la historia. Lo que empezó como un gran sueño para muchos, el tenerla oportunidad de encontrarse en el primer grupo de pasajeros que viajaría en el mayor trasatlántico de la época al que se le consideraba insumergible, terminó siendo una gran pesadilla, convirtiéndose en una de las mayores tragedias del mundo de la navegación.

Ismay y Pirrie fueron los productores de este ambicioso proyecto basándose en el diseño del Olympic, el mayor buque construido hasta la fecha. Más tarde, la compañía Harland& Wolf se interesaría en esta idea, logrando llevarla a cabo en un periodo de dos años.

La construcción se inició el 31 de marzo de 1909, con la colocación de la estructura en el astillero de dicha compañía. Tras dos años (31de mayo de 1911) de duro y continuo trabajo, finalizó la obra siendo trasladado al puerto Southamton. Aunque hasta el 10de abril de 1912, no se iniciaría el viaje que tendría como destino Nueva York.

El sábado 6 de abril de 1912 se eligió a la tripulación, al mando del capitán E.J. Smith, junto con su principal ayudante H.T. Wilde. Un total de 101 personas serían los encargados de este buque, que zarparía cuatro días más tarde.

El crucero transcurrió con normalidad los cuatro primeros días.

• Miércoles 10. El gran buque se hizo a la mar a las 12 de la mañana, haciendo escala esa tarde en Cheubourg(Francia).

• Jueves 11. Llega a Queentown, una ciudad situada al suroeste de Irlanda.

• Viernes 12 y sábado 13. El viaje continuó con normalidad sin incidentes destacables. Durante estos dos días, el barco se encontraba navegando por aguas atlánticas.

• Domingo 14. La mañana transcurrió tranquila y sin alteraciones hasta la llegada del primer mensaje enviado del Caronia advirtiendo de la posible aparición de masas de hielo. Seguido de este, el Noordam envía un aviso declarando: “mucho hielo”.

Por la tarde, el Baltic informa: “grandes cantidades de hielo” a unas 250 millas enfrente de él.

El siguiente mensaje procedía del navío alemán Amerika, indicándola presencia de un gran iceberg, aunque el puerto de mando no recibe este mensaje.

Poco después, el capitán Smith modifica ligeramente la ruta hacia el este, como precaución para evadir el posible encuentro con masas de hielo. Aunque la velocidad no fue moderada, al contrario, aumentó.

A las 7.30 pm, tres insistentes avisos son enviados desde el Californian, indicando que los icebergs se situaban a escasas 50millas de su posición.

La tripulación no le dio la importancia necesaria, dando únicamente el capitán órdenes a los vigías de que permanecieran atentos, como era habitual.

A las 9.40, los vigías recibieron un nuevo mensaje de grandes cantidades de hielo e icebergs, por parte del buque Mesaba, pero al estar estos muy atareados resolviéndolos problemas de los pasajeros, no hicieron llegar el mensaje a los oficiales.

Sobre las 10.00, el Californian se detiene causa del hielo, y envía avisos todos los barcos de la zona, al que el Titanic responde: “¡Fuera!,¡Cállate!, estás estropeando mi señal, estoy trabajando” Tras esto, el Californian apaga su transmisor por la noche. En ese momento, el Titanic puso en uso 24de sus 29 calderas, adquiriendo una velocidad de unos 22 nudos.

A las 11.30, los vigías de turno observan una “pequeña cosa” ante ellos, de la que uno de los vigías informa a las 11.40, cuando el iceberg se encuentra a escasos metros.

• Madrugada lunes 15. Comienzan a inundarse las calderas y la cancha de squash, las partes más inferiores del barco. El Titanic comienza a mandar señales de auxilio que son recibidas por barcos que se encuentran a escasa distancia de la zona. Sin embargo, otros como el Californiano le dieron gran importancia.

En el interior del barco Wallace Herny Hartley y su banda comienzan a tocar alegres melodías que no cesarán hasta el hundimiento de este.

El capitán Smith da la orden de evacuar a los pasajeros, comenzando por las mujeres y los niños, en botes con una capacidad de 65 personas, que al principio eran sólo ocupados por 28 personas, aunque cuanto más se acercaba el completo hundimiento del buque, más incrementaba la cifrade personas por barca.

A la 1.15 am, la palabra Titanic que se hallaba inscrita en la proa, había sido alcanzada por el agua, y la inclinación de la cubierta comienza a ser más pronunciada.

El grado de pánico de los pasajeros aumenta de tal modo que un oficial es obligado a disparar tres tiros para calmar la situación. El pánico se refleja cada vez más en los mensajes enviados por Philips: “Nos estamos hundiendo rápido, “no podemos durar más”.

A pesar de todo esto, seguía habiendo una sociedad clasista dentro del barco. Un ejemplo de ello fue Benjamín Guggenheim, quien regresó a su camarote junto a su sirviente y se vistieron con sus mejores galas; “Nos hemos arreglado con lo mejor, y estamos preparados para morir como caballeros”, alegaron.

A estas alturas, la cubierta delantera es totalmente invadida por el mar.

Ya eran las 2.00 de la madrugada cuando el agua se encontraba a 10 pies de la cubierta. Smith entra en la cubierta de mando y ordena a los oficiales retirarse de sus puestos de trabajo diciendo: “Sálvese cada hombre por sí mismo”.

La calma y confusión que producía la muerte llegó a los centenares de pasajeros que permanecerían abordo del Titanic. La proa se hundía y los pasajeros no perdían la fe, siguiendo las oraciones del padre Thomas Byles. Posteriormente las luces se apagaron, quedando el navío sumido en la gran oscuridad de la noche. El barco se encuentra ya completamente perpendicular, posición que mantiene durante varios minutos, hasta producirse el final hundimiento a las 2.20, en una escena llena de gritos desesperados y llantos.

Esta gran catástrofe se llevó consigo 1523 vidas, la gran mayoría hombres de tercera clase o pertenecientes a la tripulación. Con menor importancia, aunque no por esto sin valor, hubo una gran pérdida económica, que produciría más adelante, posteriores reclamos de los supervivientes.

Lo que comenzó como una travesía de ensueño y una oportunidad para empezar una nueva vida para las clases bajas, terminó siendo la mayor pesadilla inimaginable, y una de las mayores catástrofes náuticas de la historia.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More