SOS bullying

0 114

El acoso y la violencia escolar entre alumnos han aumentado el 25% desde enero de 2018 en Cataluña, de 2.615 a los 3.279 casos. El acoso a los profesores también ha sido muy importante y se ha situado en 2.276 casos desde finales de 2014 hasta ahora, los casos en Cataluña son el 23% de España. Las consultas recibidas en una asociación contra el bullying para frenar el acoso escolar entre alumnos provenían de los padres: 1.912, seguidas de los profesores: 854, los alumnos 352 ocasiones y 161 por otras vías. En Cataluña los alumnos han llegado a agredir a los profesores en 33 casos, 150 han recibido amenazas y 180 han sido agredidos verbalmente. La edad media de los alumnos acosadores o acosados es de 12 a16 años, ha habido 1128 casos en la ESO de colegios españoles. Pero también se han atendido 808 casos en primaria y 139 en infantil.

Desgraciadamente de moda, bullying es una palabra inglesa que es definida como intimidación también llamado acoso escolar, que abarca a las actitudes agresivas, ya sea por el emisor o el receptor. Hay casos de alumnos a profesores, de profesores a alumnos, de padres a profesores y de alumnos entre alumnos. Estos casos se producen en la ausencia de profesores o padres aunque se han producido más casos dentro de los colegios que fueran. Los acosadores también utilizan otros medios a parte de la agresión, mediante mensajes al móvil, las redes sociales, correos electrónicos o mensajería instantánea por los cuales les amenazan.

El perfil del alumno acosador suele ser de adolescentes con índices de agresividad, que no están identificados con el centro escolar, pueden tener problemas con su familia como por ejemplo, falta de atención por parte de sus padres, pueden estar relacionados con drogas o ser consumidores de alcohol, suelen reafirmar su liderazgo mediante la violencia, no controlan sus impulsos y suelen ser, o se sienten superiores a sus víctimas.

Mientras que el perfil del alumno acosado suelen ser el de personas introvertidas y poco sociables, no se valoran a sí mismos, suelen tener alguna característica o defecto que les diferencia de los demás, suele tener buenas notas académicas y buena relación con los profesores del centro, es una persona que siente inseguridad y humillación. Esta persona en el futuro podría sufrir trastornos psiquiátricos.

Pero también hay una pieza importante en esto, los espectadores, los que no hacen nada, aquellos que presencian la agresión sin ánimo de detenerla: Apoyan al agresor ya que este les da fuerza y seguridad, las agresiones les divierten, no se ven capaces de ayudar. Estos alumnos pueden volverse acosadores.

Pero estos perfiles están cambiando y hoy puede ser acosado cualquiera

Los psicólogos recomiendan que la víctima acuda a actividades grupales y así reforzar su autoestima, aunque obviamente no debe coincidir con los acosadores. También controlar el uso de Internet ya que mediante este el acosador puede seguir amenazando al acosado. Es aconsejable también el cambio del centro escolar para evitar padecer más acosos.

Ante la sospecha de que se está produciendo esta situación debe informarse de las relaciones llevadas a cabo entre alumnos y saber si puede llegar a haber un conflicto o agresión, y así estar presente para poder frenarlo. Tener vigilancia en los recreos, en la hora de la comida o en los ratos libres en el pasillo y el patio. Prestar atención al alumno que no participa en las salidas del grupo, ya que podría estar siendo acosado. Tomar en serio al alumno que dice haber sido insultado reiterativamente.

El riesgo se detecta si el alumno dice que pierde su material escolar, puede que se lo estén robando. El alumno tenga bastantes cambios de ánimo inexplicables.  Un alumno que tenga pocas relaciones entre sus compañeros. Que varíe su rendimiento en el colegio y que aumente el fracaso escolar. Que los padres adviertan que su hijo que quiere ir a clase.

Ante toda esta situación os aconsejamos acudir a SOS BULLYING. Una sociedad contra el acoso escolar que estudia estos casos y ofrece ayuda tanto a acosadores como a acosados. Y sobre todo, no seáis nunca espectadores.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More