Solidaridad en pelotas

0 946

Ese niño sin rostro que nos mira en la foto es peruano. Este desnudo, por más que su madre haya pretendido arroparle. Desnudo de educación, de alimento, hasta de esperanza. Tan desnudo, que un grupo de mujeres han decidido desnudarse por él, para que su semblante cambie, y su futuro exista.

Dieciséis mujeres valientes que han decidido mostrar su cuerpo para adornar un calendario con el que conseguir dinero para él. Hasta aquí todo normal, son mujeres, quizá en hombres resultase más sorprendente un gesto de entrega, pero entre madres, que eso son en su mayoría, no. Normal, pues son maestras. Su vida esta voluntariamente dedicada a los demás, en este caso educando, que no se me ocurre un oficio más noble. Tan ingente y destacado que yo nunca estaré a la altura de ellas. Si, es sana envidia.

Son maestras y mujeres de ciudades y pueblos cercanos a mi vecindario y que conocieron hace meses de la existencia de un proyecto que pretende obtener fondos para conseguir que niños y niñas sudamericanos estén alimentados, cubiertas sus necesidades básicas, y garantizado, económicamente, que puedan concluir sus estudios de secundaria, e incluso acceder a la universidad.

Porque no debería ser así, pero el futuro de un niño lo determina el dinero. El enlace, las encargadas de que ese dinero llegue a buen fin, y quien a él añade cariño son las Hermanas Carmelitas Misioneras en Quellouno (Perú), que están intentado alcanzar todos esos objetivos en su casa de acogida.

Es la decisión de un grupo de mujeres, dirigidas por Aurora Vallejo de luchar por evitar que la vida de un grupo de niños y niñas se apague al nacer, y se vean relegados al misero trabajo del campo.

El calendario resultante, en el que cada mes se refleja un derecho, un desnudo y una foto de la realidad de aquellos niños, se vende en cafeterías y tiendas de toda la zona de las voluntarias por unos pocos euros y cuenta con la colaboración altruista de varios fotógrafos profesionales.

Y hasta aquí, todo normal. Que amar a los demás no debería ser tan raro.

Es cierto que la idea no es nueva, más bien es algo repetitiva, y cada navidad ya nos hemos acostumbrado a ver el palmito en variopintos calendarios a famosos de la televisión, bomberos, policías, leñadores y hasta falleras. Nos hemos acostumbrado tanto a verlos, como a niños muertos de hambre, llenos de mierda y escarbando basura. Y tanto una cosa como otra ya les resulta a algunos, “tediosa”. Y aquí viene lo que ya no es normal.

Las críticas públicas contra la idea han sido en casos ridículas y en otras ofensivas, pero no contra ellas, sino contra las que las manifiestan y contra quienes las hemos leído, que hay actitudes que dan vergüenza ajena.

Quizá una sosegada meditación de este paso debería haber llevado a estas educadoras a ver más allá de su decisión inmediata, las consecuencias de mostrarse desnudas públicamente. Tras la foto, el periódico y la propaganda llegará el volver a clase, y enfrentarse en el aula a sus alumnos y, aún peor, a sus madres.

Cualquier incidente o discrepancia acabará raudo en un reproche sobre la moralidad y la ética de alguien que se exhibe en bolas y, por ende, para algunos, que carece de altura moral para exigir nada.

Va a ser así, pero no por ellas, sino por todos, especialmente por los que hemos decidido, ante esos niños ir vestidos. El problema no es que ellas se desnuden, sino que los chicos, las chicas y los padres del alumnado sitúan como más escandaloso el pubis y las tetas de una profesora, que la disentería y la malaria de un niño, yo creo que eso es lo pornográfico.

Como decía en la mañana del domingo el comentario de una lectora de un diario regional, podrían haber puesto cada un 500 euro, de su elevado sueldo funcionarial y así evitarse el sonrojo. Podrían, y la que lo dice también, y yo, y mi vecina. Y de eso se trata, de llamar nuestra atención para que lo pongamos, y para que tomemos conciencia de que, si un niño muere de hambre, mientras en nuestras casas la comida ya no cabe en las bolsas de basura, algo resulta escandaloso, y no el vello púbico de una maestra, precisamente.

¿Qué entre tanta solidaridad hay un algo de protagonismo, de hedonismo, de resalte? Pues sí, la verdad es que son protagonistas. Lo son del quehacer diario en sus aulas en las que quieren inculcar a sus críos valores, amores compromisos.

Los son de actividades sociales y proyectos para introducir en sus niños la semilla de ser buena persona y buen ciudadano. Tan protagonistas como cuando este pasado invierno se dedicaban a ir por bares y tiendas vendiendo unos pequeños broches que ellas mismas hacían con la cara de un niño para un proyecto de Manos Unidas, como cuando organizaron el mercadillo, como cuando montaron el bingo solidario, como cuando hicieron lotería, como cuando envían dinero y las monjas contestan que cuatro chicas han ido este año a la universidad.

Quizá el problema este en que ellas no se rinden, y nosotros sí. Porque es cierto que nos hemos rendido con los peruanos y con los nuestros. Porque argumentar que su actitud es una provocación que les hará perder autoridad en las aulas y deteriorará su trabajo es una claudicación en toda regla, una actitud que revela que damos por hecho que los jóvenes solo somos capaces de ver lo obvio y colocar en primer plano solo lo morboso. Es convenir que solo somos capaces, como los adultos, de ver los gestos y la imagen, y no el fondo de las cosas, ni valorar el compromiso de los demás, ni hacer nuestros los valores que esconden.

PD. No ilustro esta carta llena de mala leche con la imagen del susodicho calendario, ni cito los nombres de las “acusadas” porque no me va el morbo. Y porque el que lo quiera ver y saber que pague, que al menos esas monedas servirán para algo, y esos datos para rendir pleitesía a mujeres, que además de serlo (que ya es un mérito), son personas extraordinarias.

Imagen AFP

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More