Si supieras lo que sé

0 197

“Si supieras lo que sé” es una experiencia de integración de toda la comunidad educativa del Colegio Ntra. Señora de la Paz en la formación y el proceso educativo del alumnado.

La experiencia se ha desarrollado y se desarrolla en el Colegio Ntra. Sra de La Paz de Torrelavega (Cantabria)

Un centro situado en el barrio de Sierrapando, en la calle Beato Padre Damián 26.

Teléfono 942 882017. Correo electrónico del Colegio colegio@nspazt.com Correo electrónico del proyecto eolapaz@eolapaz.com

La experiencia ha sido ideada y coordinada por los profesores Heidi Rodríguez, Cristina Alcalde y Eusebio Balbás, por el padre de alumnos Mauricio Hidalgo, y por el antiguo alumno Álvaro Sáenz. Estando desarrollada con el apoyo de la Asociación de Madres y Padres y el colectivo de antiguos alumnos del colegio  “eolapaz”.

Resumen

“Si supieras lo que sé” es una escuela de alumnos, en la que antiguos alumnos y padres, con la ayuda de educadores transmiten conocimiento, potencian talento y forman en habilidades y conocimientos no curriculares que, sin embargo, consideramos esenciales para la inserción del alumno en otros ámbitos sociales, educativos y profesionales, y sobre los que la enseñanza reglada no trabaja habitualmente en el aula.

Contexto y objetivos.

Nuestro trabajo cotidiano se resume en pocas palabras: aprender, compartir, descubrir y crear.

Un medio habitual en nuestro colegio, para aprender y desarrollar ese espíritu es el empleo de los métodos de investigación y el desarrollo de proyectos, generalmente de emprendimiento cultural, y conocimiento del entorno, y casi siempre con la colaboración activa de la Asociación de Madres y Padres.

En ese contexto, varios grupos de alumnos trabajan habitualmente en el Colegio de La Paz en diversos proyectos educativos, en cuyo desarrollo son necesarias una serie de habilidades que no son desarrolladas habitualmente en el currículo, y para las que, en ocasiones, el profesorado no cuenta con una formación totalmente adecuada. Por otro lado, el centro había percibido que los alumnos más mayores, de cara a su acceso a la universidad o, en un futuro, al mercado de trabajo, estaban preparados para afrontar pruebas de acceso a la universidad y para desarrollar los estudios teóricos, pero carecen, en ocasiones, de conocimientos y habilidades no curriculares que sin embargo, son de bastante importancia como son:  la manera de afrontar una entrevista de trabajo o de entrada en una institución, el manejo del lenguaje no verbal, la oratoria y la expresión verbal, el uso del lenguaje publicitario o el manejo de ciertas tecnologías de la comunicación (incluyéndose en este campo herramientas y elementos de un PLE personal).

Desarrollar esa hipótesis de trabajo requería un estudio de campo que nos determinara la existencia de esa necesidad formativa y los medios más adecuados para cubrirla.

Los tres profesores implicados en la experiencia acudieron entonces a la Asociación de Madres y Padres para afrontar un estudio de campo que revelase la situación real a través de las familias, en la triple vertiente de conocedores de sus hijos y las expectativas que tenían sobre ellos; de integrantes del mercado laboral y  de la comunidad ciudadana y las necesidades que ambos espacios demandan, y personas capaces de estar predispuestas a compartir talento.

Todo lo anterior nos condujo a la realización de un estudio de campo sobre las respuestas a esos interrogantes por parte de las familias, de los antiguos alumnos y de los alumnos que están en los cursos más cercanos al fin de las enseñanzas obligatorias o ya fuera de ellas (segundo ciclo de secundaria y bachillerato).

La encuesta proporcionaba información relevante del contraste entre necesidades formativas, carencias detectadas en el proceso de educación significativa del alumno y expectativas de formación personal. Pero sobre todo, este primer trabajo nos manifestó la capacidad de colaboración permanente y la capacidad de enriquecimiento mutuo de cuatro piezas importantes de la comunidad escolar: los profesores, los alumnos, los antiguos alumnos y los padres.

Para estos cuatro protagonistas, el método para validar aquella primera idea nos había hecho emplear un análisis DAFO de nuestra escuela, dirigir las respuestas hacia un contenido que, posteriormente, nos permitiría elaborar nuestra experiencia. Registrar, tabular los datos, plantear hipótesis y desarrollar conclusiones. Era un trabajo complejo que estábamos desarrollando entre personas que habitualmente no habíamos compartido nada, salvo un mismo concepto de escuela, y que ahora descubríamos que podíamos ser mejores si compartíamos nuestro esfuerzo y conocimiento.

El estudio nos confirmó una necesidad, la necesidad nos abrió las puertas a un proyecto de resolución, y el proyecto nos descubrió mucho talento.

Las cinco personas encargadas de llevar a cabo la idea nos planteamos cinco grandes objetivos:

  1. Contextualizar el aprendizaje, dicho de otra manera, aprovechar todas las ocasiones y situaciones para descubrir y aprender (por ejemplo, las necesidades de los alumnos a la hora de afrontar un proyecto educativo, un concurso o un reto personal).
  2. Desarrollar nuevas metodologías a partir de un alumnado que se ha transformado de nativos digitales en residentes digitales, pero que, pese a ello, mantienen una separación, poco educativa, entre las herramientas de ocio y las herramientas de aprendizaje.
  3. Completar la formación académica del alumnado, más allá de la enseñanza oficial, transfiriéndole el conocimiento y las habilidades necesarias para desarrollar su talento y creatividad y, de esta forma, construir su propio proyecto personal.
  4. Implicar en la educación y la instrucción del alumnado, y de una manera real, a toda la comunidad educativa. Se pretende de esta forma usar eficientemente todas las capacidades presentes en una comunidad escolar. Al mismo tiempo facilitar a las familias una aproximación a las necesidades y dificultades de aprendizaje de sus hijos y las de la propia escuela para formarles, encontrando en la colaboración de todos los sectores implicados soluciones adecuadas. Y además, propiciar un conocimiento más exhaustivo y contextualizado, por parte de los profesores, de la realidad de las familias y los alumnos, desde la perspectiva de su entorno presente, y de la experiencia de los alumnos, más allá del colegio.

Estrategias y actuaciones

Siguiendo todas estas premisas y motivos hemos creado una primera estrategia: formar de manera intensiva, con ayuda de padres y ex alumnos, a grupos pequeños de estudiantes (para que el contacto y la actividad sea más eficiente), de manera que estos y sus profesores puedan transmitir, de forma colaborativa en el aula a un número mayor de jóvenes, estos aprendizajes.

El primer paso es establecer una relación de temas para tratar relacionados con las necesidades detectadas en el trabajo de campo, y aplicables a corto y medio plazo por los alumnos.

Estos temas quedan encuadrados en cinco líneas de trabajo:

  1. Talleres de aprendizaje en recursos y herramientas TIC
  2. Talleres de habilidades de comunicación e interacción social
  3. Grupos de trabajo de orientación profesional y académica
  4. Desarrollo de proyectos de emprendimiento, cultural, social y ambiental
  5. Grupos de asesoramiento y apoyo emocional y afectivo individual y familiar

En segundo lugar, se mantienen una serie de reuniones previas en las que los profesores de esos niveles educativos comparten con los padres y antiguos alumnos que se ofrecen a participar en el proyecto, tras difundirlo, recursos metodológicos para afrontar eficientemente los talleres.

Un tercer paso es publicar el programa de actividades, justificarlo y abrir una convocatoria al alumnado. Los alumnos que participan en estos grupos de trabajo son principalmente alumnos integrados en algún proyecto educativo en marcha, en el que puedan aplicar los conocimientos aprendidos.

Se forman, así, grupos de 5 a 10 alumnos, de entre 14 y 17 años, que trabajan durante dos o tres sesiones de 90 minutos cada una, impartidas por los padres y ex alumnos, fuera del horario escolar, durante las tardes de lunes a jueves y/o sábados por la mañana.

Los talleres se llevarán a cabo entre los meses de diciembre y febrero, tras lo que un grupo de áreas que colaboran en el proyecto facilitan la transmisión de este conocimiento y trabajo  a través de estos alumnos al resto de sus compañeros dentro del aula.

Un último paso importante es la gestión del conocimiento. En el presente curso las actividades se graban en vídeo y audio. Manteniendo las debidas normas de privacidad, el material se pone a disposición de las familias y alumnos, en formato de manuales audiovisuales accesibles desde las redes sociales del proyecto, y a través de una red de códigos QR colocados en el colegio, diseñados y repartidos por un taller de alumnos que permiten un fácil acceso, incluso en clase.

Resultados

El primer paso de esta experiencia se ha desarrollado en el curso 2013-2014, y continúa en el presente curso. Junto a las mejoras detectadas en los aprendizajes instrumentales, la experiencia se aplicó en el curso pasado durante el desarrollo, por parte de los alumnos, de tres proyectos educativos en el área TIC y de comunicación. En el primero (Torrelavega es) los alumnos consiguieron el primer premio del Concurso de Investigación en ESO del Gobierno Autónomo de Cantabria y el primer premio SIMO-educación, al mejor proyecto de uso de dispositivos móviles en el aula. En el segundo, un concurso de periodismo convocado por el diario El País, el equipo del Colegio consiguió el segundo premio autonómico. En el tercero, se desarrolló un proyecto TIC de divulgación europea que ganó el premio Euroescola, representando a España en la sesión extraordinaria del Parlamento Europeo de Estrasburgo en diciembre, donde presentaron su trabajo.

Los resultados actuales se pueden resumir en

  Curso 2013-14 Curso 2014-15
Padre y ex alumnos colaboradores 7 19
Alumnos participantes 110 198
Actividades planteadas 5 17
Áreas implicadas 3 6
Proyectos creados 3 6
Proyectos premiados 3

Conclusiones

Este proyecto aporta, creemos, algunas novedades importantes. Partimos de la implicación efectiva de un alto número de miembros de la comunidad educativa, no solo en las tareas de transmisión y enseñanza de conocimiento, sino en las labores de planificación y diseño de actividades y su transformación en planes y realidades concretas y tangibles (nuevos proyectos).

De otro, estamos uniendo un proceso de investigación, la creación de materiales educativos y la creación de nuevas iniciativas reales que contextualizan el aprendizaje, muchas de ellas vinculadas al apoyo de las necesidades y la mejora de la ciudad (emprendimiento cultural, social o ambiental).

Aún separando las tareas, se combinan procesos de trabajo individual (investigación y medios TIC) con la colaboración de diversos colectivos en tareas específicas, con un procedimiento continuo de tomas de decisiones colectiva y coordinada.

Y todo ello en el marco de un trabajo integrado en varias áreas, lo que transmite al alumno la conciencia de la unicidad de su aprendizaje y la capacidad útil de este en otros campos del conocimiento.

Pero, además, la colaboración de los alumnos y padres excede los ámbitos descritos, hasta implicarlos en labores de tutoría, creando un entramado cooperativo entre toda la comunidad de alumnos y familias. Y este resulta ser el último aspecto destacable, en nuestra opinión. La comunidad de aprendizaje e investigación creada en torno al proyecto no solo se nutre de los alumnos de una sección sino que integra a todo el Colegio, en un trabajo basado en el aprendizaje por competencias (tales como aprender a aprender, lingüística, social, cultura, autonomía personal, uso de tecnologías o la de escritura interactiva).

Las tareas cooperativas, asignadas proporcionalmente a sus niveles de madurez y evolución, crean un edificio de esfuerzos combinados de varias secciones educativas, de estas con antiguos alumnos, y de todos ellos con personas que colaboran, estimulan, asesoran y amplían la educación recibida más allá de las paredes de su escuela.

Junto a ello, se ha pretendido la mejora en las destrezas de expresión y comprensión lectora, el desarrollo de autonomía para plantear proyectos personales o grupales, planificarlos, evaluarlos y realizar las gestiones y pasos necesarios para su consecución y la obtención de herramientas vinculadas con la vida cotidiana y no solo con el marco teórico de la escuela tradicional.

De ahí la necesidad de desarrollar estrategias que obliguen al alumno a desenvolverse en un mundo que le rodea (administración, relaciones interpersonales o mercado de trabajo y formación). Los resultados obtenidos nos hacen pensar que estos objetivos han sido alcanzados en gran parte.

El método de trabajo es aplicable a cualquier centro y los materiales y tutorías son abiertos a cualquier escuela y alumno.

El conocimiento de los nuevos medios tecnológicos y el desarrollo de  técnicas de aprendizaje y desarrollo cognoscitivo, por encima de la simple acumulación de conocimientos, así como la protección y el desarrollo de valores ciudadanos, es uno de los mandatos del actual ordenamiento educativo y una de las dificultades más importantes con que se enfrenta el desarrollo de los currículos, al entrar en conflicto con una serie de prejuicios en una parte importante del alumnado, que asocia el conocimiento y la manifestación de valores, intereses y mentalidades muy alejadas de ellos, símbolos de otros grupos sociales o de edad, y una forma de imposición de culturas, carentes de vida, ajenas a la suya, muy mediatizada por los medios de comunicación y por formas de civilización de otras sociedades.

Ante ello, este proyecto nace con la intención de desarrollar una enseñanza más activa, basada en la comprensión interna de los fenómenos  y en el convencimiento de que el aprendizaje de la cultura y el conocimiento critico del entorno  es vivo, acumulativo y permanente a lo largo de toda su vida.

En último término, la experiencia de la actividad proporciona avances significativos en el dominio de procedimientos, en el nivel de contenidos actitudinales alcanzados, en el desarrollo de tareas cooperativas y en los niveles de  motivación y organización de los alumnos. Estos resultados son especialmente satisfactorios en alumnos y grupos con necesidades educativas especiales, y en jóvenes de más baja autoestima, al permitirles alcanzar contenidos y dominios de técnicas en base a métodos más dinámicos y de mayor autonomía personal, dentro de una sistemática clara para el alumno.

Las actividades están, al mismo tiempo, abiertas a la ciudad, con lo que el centro y los alumnos ofrecen sus medios a esta y se ponen a su disposición como un servicio cultural accesible.

Toda la actividad y los proyectos que genera se publican y distribuyen a través de un portal creado y editado por los alumnos de los niveles descritos, a partir de las enseñanzas aprendidas en estas actividades. Esta web, eolapaz.com, también es accesible desde el QR de este informe.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More