Ser niña es un derecho

0 51

“La igualdad entre los géneros no es solo un derecho, sino la base necesaria para conseguir un mundo pacifico, próspero y sostenible”

Mientras yo estoy en el colegio aprendiendo, algo normal para mí, en otros países hay niñas que están siendo casadas y mutiladas.

La mutilación genital femenina es el corte total o parcial de los órganos genitales femeninos, por motivos no médicos. Esto es una violación de los derechos de las mujeres. Esto afecta a más de 140.000.000 de niñas en el mundo, se da sobre todo en el África subsahariana, aunque en algunos países está prohibida sigue realizándose a las niñas.

Solo en la etnia Masai el porcentaje se eleva al 70%. Hoy en día por suerte hay menos posibilidades que hace 30 años de ser mutilada incluso en países como Egipto y Sudán.

La mutilación no tiene que ver con la religión. Entre los Masai es una ceremonia de paso que demuestra que la niña ha dejado de ser niña y ya es mujer así que ya se puede casar. Quieren que se casa cuanto antes para poder recibir la dote matrimonial.

Las niñas también son obligadas a casarse incluso antes de cumplir los 15 años.

Hay ONGs y Fundaciones que se unen para trabajar sobre la igualdad de género y el empoderamiento de niñas y mujeres, es decir, que ellas adquieran poder e independencia para mejorar su situación, haciendo que tengan un buen desarrollo físico, emocional y educativo, y para que puedan disfrutar al máximo de su infancia y de su juventud.

También han creado hogares de acogida para niñas que escapan de sus casas al enterarse que van a ser mutiladas, ayudas para que vayan al colegio. También dan charlas a los padres de las niñas.

Por suerte cada vez son más los hombres y niños que se oponen a ella. El papel de las madres tiene mucha importancia. La educación es muy importante, como se ha demostrado. Las hijas con madres con un nivel educativo más alto tienen menos riesgos de ser mutiladas. Las niñas al ir al colegio hacen amistad con otras que se oponen a la mutilación. En la escuela se les prepara también para ser mujer, para que sepan cuál es su papel en la sociedad, se les explica por qué no tienen que ser mutiladas y cuando están preparadas para ello se realiza un rito alternativo al corte, una especie de graduación a las que están invitadas sus familias

También se trabaja con las mujeres que han practicado la mutilación para que abandonen esta profesión, ya que ser mutiladora es un oficio. Se les ofrece un trabajo alternativo para así ganar dinero y que puedan contribuir a la economía familiar, y así no tengan que mutilar a ninguna niña. Como por ejemplo elaborando bonitas pulseras de artesanía Masai. Estas mujeres reciben formación sobre derechos humanos e igualdad de género

Una de las personas más involucradas en África es Agnes Pareiyo. Ella fue mutilada de niña y hoy es líder del proyecto de lucha contra la mutilación genital femenina. Agnes, de origen Masai, se dedica a visitar las escuelas y las chozas de paja y adobe donde habla con los padres y abuelos intentando convencerlos del terrible daño que provoca este ritual.

Lleva con ella una vagina de madera y unos gráficos y les cuenta a los niños y niñas los graves trastornos físicos y psicológicos que produce esta tradición que puede llegar a provocar la muerte en las niñas. Agnes es una gran defensora de la educación.  Fue elegida por las Naciones Unidas “Mujer del año en Kenia 2005” por luchar contra la mutilación y los matrimonios de niñas

Información obtenida a través de Internet.

www.unicef.es

https://mundocooperante.org

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More