Santa María de Lebeña

0 132

Uno de los itinerarios culturales más hermosos de Cantabria es viajar a Liebana, atravesar el angosto desfiladero de la Hermida y toparse con la maravillosa iglesia de Santa María, en el pueblo de Lebeña.

La iglesia de Santa María se encuentra en la localidad de Lebeña, municipio de Cillorigo de Liébana, (Cantabria). Es uno de los mejores testimonios del arte prerrománico en España, encuadrado dentro del denominado «arte de repoblación» o mozárabe. Fue declarada Monumento Nacional el 27 de marzo de 1893.

 Fundada por los condes de Liebana la iglesia es de planta rectangular de 16 m. de longitud por 12 m. de anchura. Posee tres naves rematadas en tres ábsides paralelos. La nave central es más ancha y alta que las laterales, estando cubiertas las tres por bóvedas de cañón y separadas por pilares y columnas adosadas preparadas para recibir los arcos fajones y formeros. Los pilares, rematados por capiteles corintios, tienen collarino doble y soportan arcos de herradura, a excepción de la zona de la cabecera, donde los arcos son de medio punto. El arco triunfal está enmarcado por un alfiz de tradición musulmana. Conserva el frontal del altar, labrado en un bloque prismático de arenisca, presentando una rica decoración grabada y a veces pintada. El motivo central es un doble círculo con una esvástica, alrededor del cual hay seis círculos con motivos geométricos. En el exterior las cornisas contienen modillones ricamente decorados con esvásticas y flores de seis pétalos. Los muros son de mampostería con sillares en los esquinales. El edificio tiene adosado un pórtico y una sacristía de época barroca. Una torre exenta, que se levantó a finales del siglo pasado con la dudosa intención de embellecer el monumento, completa el conjunto. En el Cartulario del monasterio de Santo Toribio se conserva un documento, fechado en el año 925, en el cual se recoge la leyenda que cuenta que los condes de Liébana mandaron levantar la iglesia con la intención de trasladar a ella los restos de Santo Toribio. Sin embargo, al efectuarse el traslado de los restos del santo, ambos condes quedaron ciegos, no recuperando la vista hasta que el cuerpo no se devolvió al monasterio de Santo Toribio.

Está abierta todos los días del año, menos los lunes de  10:00 a 13:30 y de 16:00 a 19:30. Y si vienes en verano hay visitas guiadas del 1 de julio al 15 de septiembre.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More