Rusia, una historia en rojo

0 122

La Unión Soviética fue un estado federal legislativamente socialista que existió en Eurasia entre 1922 y 1991. El nombre utilizado informalmente entre sus habitantes fue la Unión. Se piensa popularmente que la Unión Soviética es la sucesora del Imperio ruso, no obstante pasaron cinco años entre el último régimen de los zares y el establecimiento de la Unión Soviética. El último zar, Nicolás II, gobernó el Imperio ruso hasta su renuncia en marzo de 1917, en parte debido a la presión de los enfrentamientos en la Primera Guerra Mundial, luego un breve Gobierno Provisional Ruso tomó el poder, para ser derrocado en la Revolución de octubre de 1917 por revolucionarios encabezados por el líder ruso Vladimir Lenin.

La Unión Soviética tenía un sistema político de partido único dominado por el Partido Comunista hasta 1990. Aunque la URSS fue representativamente una Unión de repúblicas soviéticas (15 en total después de 1956) con la capital en Moscú, fue realmente un Estado altamente concentrado en una economía planificada.

La Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) fue un Estado socialista gobernado por su propia Constitución.

El órgano federal legislativo de la Unión Soviética fue el Sóviet Supremo, compuesto de 2 asambleas:

• El Sóviet de la Unión o Sóviet de los Diputados del Pueblo: de un número máximo de 791 integrantes, elegidos cada 4 años por sufragio universal, y que representaba a los ciudadanos soviéticos.

• El Sóviet de las Nacionalidades: de 625 diputados que representaban las repúblicas y las óblasts autónomas, como las áreas o circunscripciones nacionales. Era la cámara territorial, igual a los senados occidentales.

Los diputados del Sóviet Supremo eran elegidos por el pueblo entre candidatos independientes no elegidos por el Partido Comunista, como se tiende a creer. Los candidatos eran personas que se auto presentaban a las elecciones o eran nombrados candidatos por asociaciones. Podían o no corresponder al Partido, pero no era necesario para concurrir a las elecciones. Se piensa que la Unión Soviética no era democrática por ser unipartidista pero el sistema electoral no tenía nada que ver con el Partido Comunista.

El jefe de Estado era el Presidente del Presidium del Sóviet Supremo. El poder ejecutivo estaba en su parte en el Consejo de Ministros, cuyos integrantes eran elegidos por el Sóviet Supremo que lideraba el Presidente del Consejo de Ministros, a la sazón jefe de Gobierno.

Tras el fallecimiento del primer líder soviético, Vladimir Lenin, en 1924, Iósif Stalin terminó ganando la lucha por el poder y dirigió el país a través de una industrialización a gran escala con una economía centralizada y a su vez, con represión política. En junio de 1941, en la Segunda Guerra Mundial, Alemania y sus aliados invadieron la Unión Soviética, un país con el que había firmado un pacto de no agresión. Al cabo de cuatro años de una guerra brutal, la Unión Soviética salió victoriosa como una de las dos superpotencias del mundo, junto a los Estados Unidos.

La Unión Soviética sufrió gravemente durante la guerra, muriendo aproximadamente 27 millones de personas. A pesar de ello, salió del conflicto como una superpotencia militar. Una vez que negó el reconocimiento diplomático del mundo occidental, la Unión Soviética tuvo relaciones oficiales con casi todas las naciones en la década de 1940. Como miembro de las Naciones Unidas durante su fundación en 1945, se convirtió en uno de los cinco miembros permanentes del Consejo de seguridad de la ONU, que le dio el derecho de veto a cualquiera de sus resoluciones.

La Unión Soviética conservó su estatus como una de las dos superpotencias del mundo durante cuarenta años a través de su hegemonía en Europa oriental, derivada de su fuerza militar, su fuerza económica, su ayuda a países en vías de desarrollo y de sus investigaciones científicas, fundamentalmente en tecnología espacial y armamento.

La Unión Soviética y sus Estados dependientes de Europa oriental estuvieron envueltos en la Guerra Fría, que fue una extendida lucha ideológica y política global contra los Estados Unidos y sus aliados del bloque occidental, pero al final la URSS cedió ante las dificultades económicas y los disturbios políticos internos y externos. Durante este período, la Unión Soviética consiguió ser el modelo de referencia para futuros Estados socialistas. Desde 1945 hasta 1991, la Unión Soviética y los Estados Unidos dominaron la agenda global de la política económica, asuntos exteriores, operaciones militares, intercambio cultural, progresos científicos conteniendo la iniciación de la exploración espacial, y deportes (incluidos los Juegos Olímpicos). A finales de la década de los 80, el último líder soviético Mijaíl Gorbachov intento reformar el Estado con sus políticas de la perestroika y glasnost, pero la Unión Soviética se colapsó y fue disuelta formalmente en diciembre de 1991 tras el fallido intento de golpe de Estado de agosto. Después de esto, la Federación de Rusia asumió sus derechos y obligaciones.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More