¿Que pasaría si cerrase Sniace?

0 1.029

Es conocido por todos que Sniace y Solvay son las dos empresas principales de Torrelavega, y dos de las más importantes de Cantabria, y que pese a sus vertidos, que contaminan ríos, el Saja y el Besaya, al que Sniace vierte 1.000 litros de residuos y metales pesados por segundo; y el aire, proporcionando a Torrelavega ese característico mal olor (al que finalmente te acabas acostumbrando) y que además es muy perjudicial para la salud, llegando a causar muertes prematuras, son imprescindibles para la economía de la comunidad.

Y es que, en el caso concreto de Sniace, sus residuos superan a los que produce una ciudad de medio millón de habitantes, convirtiendo a Torrelavega en la ciudad más contaminada de España y junto con Solvay, hacen que esté dentro de las ciudades más contaminadas en Europa. Una posición que no le gustaría tener a ninguna ciudad.

Pero ahora, pongámonos en el caso de que debido a sus repetidos incumplimientos en el vertido de material contaminante al medio ambiente, retirasen a Sniace la autorización de permiso de vertido y se viesen obligados a cerrar la fábrica. Las consecuencias serían muy significativas, no solo a nivel de Torrelavega, si no también a nivel de comunidad autónoma.

Los primeros afectados serían los trabajadores. La Universidad de Cantabria estima que Sniace crea 2.250 puestos de trabajo, teniendo en cuenta empleos directos e indirectos. Estos últimos, rondan los 1.200 empleados, una cifra verdaderamente alta que pondría en riesgo la economía de muchas trabajadores que ciertamente no tienen mucho que ver con la Sniace.

Lo peor para esta gente sería la dificultad para encontrar otro trabajo, debido a la situación en la que se encuentra actualmente en España, que haría a muchas familias tener que desplazarse a otras ciudades. Y no es tan preocupante la gente menor de 30 años, como la de 45 en adelante, que difícilmente encontrará otro trabajo, sobre todo los que no poseen formación alguna.

Además, otro problema relacionado con la suspensión de trabajadores, sería que todos los empleados despedidos dejarían de destinar tanto dinero al consumo como cuando tenían trabajo, gastando sólo en productos básicos y necesarios. Esto afectaría también a los establecimientos cuyos productos son prescindibles, llegando algunos hasta al cierre de su negocio, provocando así un círculo vicioso.

Otra consecuencia importante derivada del cierre de la Sniace, sería una disminución del pago de impuestos al gobierno cántabro, muy importantes para proporcionar subvenciones a PYMES y autónomos, becas a estudiantes o investigadores que necesitan ese dinero para pagarse la carrera o las investigaciones, subvenciones que incentivan la venta de un producto aumentando el número de sus compradores, ayudas destinadas a la maternidad con el fin de incrementar la tasa de nacimientos, subvenciones para comprar o alquilar casas… y por supuesto, para reformas y proyectos en marcha, como la autovía Solares-Torrelavega, suspendida en estos momentos debido a los recortes del ministerio de Fomento.

Y como estos, un sin fin más de ámbitos que dejarían de recibir parte del dinero procedente de los impuestos de la Sniace, que en algunos casos resultan imprescindibles.

Pero no todo iban a ser consecuencias negativas, la salud de todos los habitantes de Torrelavega y alrededores mejoraría considerablemente, el Besaya dejaría de resentirse por los residuos vertidos y el aire se purificaría. Aunque, cierto es, que todavía quedaría el problema de Solvay.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More