¿Que es la Iglesia?

0 661

Vivimos tiempo de dudas constantes: no sabemos que pensar, a quien creer ni a quien apoyar. Vivimos en una sociedad instantánea. En donde nuestras ideas cambian con la misma velocidad que nos cambiamos…de muda, por ejemplo. Uno de los casos más sangrantes, es el cambio de mentalidad que la religión católica esta sufriendo acá en tierras occidentales. Hemos pasado de vivir por y para la iglesia; a vivir ahora, regimenes anti-democráticos aparte, en una sociedad en la que cada vez es menos importante rezar y más vivir el día a día.

El problema para la iglesia, es que cuando en una empresa se produce un fallo, se buscan las posibles soluciones para enmendar y corregir ese error. Pero esto no ocurre en la mayor “empresa” del planeta, la iglesia católica, donde tras numerosos años de bonanza económico-social, se han quedado estancados en aquella estrategia de marketing que hace 50 años funcionaba tan bien y que les llegó a colocar en la cima de las obligaciones y pensamientos de nuestra sociedad.

Esto ocurre porque vivimos en tiempos nuevos, donde sus técnicas publicitarias tales como la “prohibición” del uso de métodos anti-conceptivos o la homofonía, les han hecho perder enteros en nuestra sociedad cada vez, aunque con dificultades, más liberal. Pero esta no es su única estrategia errónea, ya que sus intentos de lavar la imagen de la cristiandad, no hacen sino remover más los cargados aires del anti-clericalismo.

Y para muestra un botón: Hace poco, diversos medios, con marcado origen religioso, arrojaron unos datos muy positivos y que venían a decir que la iglesia era la organización mundial que más ayudaba en las obras de caridad en el mundo. Todo muy bonito y romántico, sino fuera esta noticia una verdad a medias, y me explico, ya que hay que dejar bien claro que esos fondos proceden de nuestra propia caridad y donaciones a la iglesia (ya que la residencia de verano del papa creo que todavía no se ha puesto a la venta, y residencia por decir poco la verdad); esto significa que nosotros somos la caridad que mueve el mundo y que bajo el patrón de la doctrina católica apoyamos y ayudamos a los menos necesitados, no necesitamos a nadie que se ponga medallas inmerecidas, gracias. Ya que nuestras donaciones se reparten a medias entre pobres y directivos eclesiásticos, por lo tanto no creo que sea justo ponerse esas medallas.

Por eso solo me queda afirmar que la iglesia es una empresa más, aunque todavía no haya entrado en bolsa, todavía.

Una empresa que se basa en un logotipo (la cruz católica) y los valores que esta pueda reflejarnos, para poder vendernos unas ideas que no solo están muy atrasadas sino que suponen un ejemplo de incompetencia del cuerpo de marketing eclesiástico; ya que pese a tener un gran producto con unos valores perfectos, no están sabiendo como venderlo a el futuro de la sociedad, los jóvenes, entre los que me encuentro. Quizás deberían buscar nuevos eslóganes mas modernos tales como: ¿Te gusta ayudar?, “Si respetas a los demás ya no hay stop”, o el más aclamado en las últimas fechas: “Se justo, my friend”. Hay una esperanza, se llama Francisco, pero con muchos enemigos en la sombra

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More