Pasos contra la desigualdad de género

0 16

La igualdad de género no es solo un derecho humano fundamental, sino una de las bases esenciales para construir un mundo pacífico, próspero, y sostenible.

Ha habido algunos avances en las últimas décadas: más niñas están en la escuela, menos niñas se ven obligadas a contraer matrimonio precoz, más mujeres están sirviendo en el parlamento y en posiciones de liderazgo, las leyes se están reformando para promover la igualdad de género.

A pesar de estos logros, aún quedan muchos desafíos: las leyes y normas sociales discriminatorias siguen estando generalizadas, las mujeres siguen estando insuficientemente representadas en todos los niveles de liderazgo político, y una de cada cinco mujeres y niñas de 15 a 49 años dice que tiene una pareja de la que ha sufrido violencia física o sexual íntima durante 12 meses.

El impacto de la pandemia de COVID-19 podría revertir los pocos avances logrados en materia de igualdad de dinero y derechos de las mujeres. El brote de coronavirus ha incrementado las desigualdades existentes para mujeres y niñas en todo el mundo, desde la salud y la economía hasta la seguridad y la protección social. Las mujeres han jugado un papel importante en la respuesta al virus, incluso como trabajadoras de salud de primera línea y cuidadoras en el hogar. El trabajo de cuidado no remunerado de las mujeres ha aumentado significativamente debido al cierre de escuelas y al aumento de la demanda de personas mayores. Las mujeres también son más vulnerables al impacto económico de la COVID-19 porque trabajan de manera desproporcionada en un mercado laboral inseguro. Casi el 60% de las mujeres trabajan en la economía informal, lo que las empuja aún más a la pobreza.

La pandemia también ha provocado un aumento dramático de la violencia contra las mujeres y las niñas. Con las medidas de confinamiento implementadas, muchas mujeres se encuentran en casa con sus abusadores, luchando por acceder a servicios que están pasando por recortes y restricciones. Nuevas cifras muestran que la violencia contra las mujeres y niñas, especialmente la violencia doméstica, se ha intensificado desde el inicio de la pandemia.

Algunas metas del objetivo 5:

5.1Poner fin a las formas de discriminación contra mujeres y niñas de todo el mundo.

5.2 Eliminar todas las formas de violencia contra todas las mujeres y niñas en esferas pública y privada, incluidas la trata, la explotación sexual y otros tipos de explotación.

5.3 Eliminar todas las prácticas nocivas como el matrimonio infantil, precoz y forzado y mutilación genital femenina.

5.4 Reconocer y valorar el trabajo doméstico y de cuidados no remunerado a través de los servicios públicos, la infraestructura y las políticas de protección social, y en casa país , en su caso, promoviendo la corresponsabilidad de las familias.

5.5 Garantizar la participación plena y efectiva de las mujeres y la igualdad de oportunidades de liderazgo en todos los niveles de toma de decisiones en la vida política, económica y pública.

5.6 Garantizar el acceso universal de la salud sexual y reproductiva y los derechos reproductivos según lo acordado en el Programa de Acción de la Conferencia Internacional sobre la Población y Desarrollo, la Plataforma de Acción de Beijing y el Documento Final de la Conferencia de Examen.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More