París y los candados del amor

10 72

Lo más probable es que hayan oído hablar de una noticia en la cual se decía: “Van a retirar los candados del amor de los puentes de París”, esto sucedió aproximadamente hace seis años. Mucha gente pensaba que no lo iban a hacer, pero finalmente se hizo. Y, en el Pont des Arts, el puente parisino que atrajo durante mucho tiempo a miles de parejas a cerrar sus candados en cualquier hueco que pudieran encontrar vacío, cosa por otra parte bastante difícil, ya no lo podrían volver a hacer porque por fin se habían cambiado las barandillas de hierro por unas de cristal para evitar que los enamorados pusieran sus candados.

Toda esta historia de los candados en los puentes se cree que empezó por un libro de Federico Moccia que publicó hace un par de décadas llamado “Tengo ganas de ti”, donde unos enamorados al final del libro ponen un candado en un puente para sellar su amor. Y, desde entonces las parejas de enamorados se dedican a ir poniendo candados por todas partes, y claro, especialmente en París, “ciudad del amor”.

París tiene 37 puentes, pero donde se empezó a dar este fenómeno fue en el Pont des Arts que conecta el Instituto de Francia con el Museé du Louvre. Este puente fue el primero en París que se construyó de metal. Se trata de un puente peatonal, y por ser su acceso más fácil, podría ser uno de los motivos por los que fue el elegido para poner los candados en él.

En 2015 decidieron quitar los candados, ya que había habido un accidente en el 2014 al desprenderse parte de la barandilla y caer al río. Hubo suerte de que en el accidente no habría daños, dado que el río es muy transitado, así que para evitar nuevos accidentes decidieron tomar medidas. Primero, se intentó evitar esto cortando los candados, pero nada. Luego se propuso hacerse un selfie en lugar de poner un candado a través de la web lovewithoutlocks.paris.fr donde se recogían todos los testimonios de amor en forma de fotografía que las parejas publicasen en las redes sociales con el hashtag #lovewithoutlocks, tampoco dio resultado. Esta iniciativa fue creada tanto por los ciudadanos como por el ayuntamiento para que se dejaran de poner candados por la ciudad pero no lo consiguieron y tuvieron que quitar finalmente las barandillas del puente. Las barandillas fueron sustituidas primero por unas placas opacas, y más tarde por unas de cristal. Así, al usar este material, aprovechaban para dar seguridad a niños pequeños y gente con discapacidad para que no tuviesen que asomarse por arriba y que pudieran ver a través del cristal. Los paneles opacos que se pusieron mientras cambiaban las barandillas a las definitivas de cristal, decidieron emplearlas para exponer la obra de distintos artistas franceses siendo el tema de las mismas “el amor”. Pero este no es el único puente en el que se ponían candados, también los ponían en el puente que está detrás de Notre Dame y en el Puente Nuevo, y así hasta en 11 puentes. Al prohibirse poner candados en los puentes la gente empezó a poner candados también en las farolas y estatuas. En 2018 se quitaron 40 toneladas del puente nuevo y de otras barandillas de la plaza Vert Galant de París. No sabiendo que hacer con tantos candados, se decidió hacer una subasta con ellos. Se consiguieron casi 250.000 € en la subasta, que fueron destinados a los refugiados. Esta fue la primera subasta del mundo realizada por el subastador Oliver Collin du Bocage, y se realizó el 13 de mayo a la 15:00.

Pero París no es la única ciudad donde las parejas ponen sus candados del amor, también lo hacen en otras partes del mundo como en: la Muralla China, Brooklyn, Londres, Venecia, Sevilla y, muchas más, pero no son “la ciudad del amor”.

Existen distintas opiniones respecto al asunto de los candados del amor, unos dicen que ponen en peligro el patrimonio histórico y la seguridad de los barcos que navegan por el Sena, también hay otro inconveniente que es medioambiental, y es que tiran la llave del candado al río Sena.  

Hay gente que piensa que poner candados en los puentes es algo tóxico, que se puede considerar como que uno pasa a ser posesión del otro por lo que significa el estar candados para siempre, pero esa forma de ver las cosas debe de desaparecer y ese pensamiento no debe de existir ni por un candado ni por nada.

Y yo prefiero pensar como otras personas, que es algo muy romántico, y que su amor durará para siempre y que se llegarán a casar. También es verdad que en algunos casos acabará siendo una tontería porque el día de mañana se separarán y el candado va a seguir ahí.

De todas formas ten cuidado si vas por París, que si te pillan poniendo un candado los gendarmes te pueden multar, así que piénsatelo.

BIBLIOGRAFÍA:

10 Comentarios
  1. Laura dice

    Muy interesante la historia, muy bien detallada.

  2. Candela dice

    Me ha gustado mucho el trabajo, y gracias a él me he enterado de esta noticia.

  3. ANJANA dice

    Parte de la historia de Paris ….la ciudad del amor .

  4. MURIEL dice

    Los candados de Paris son una muestra de amor de cada pareja que llega hasta allí .

  5. Ángel dice

    Sería mejor que no los hubiesen quitado aunque Paris es bonito con candados y sin ellos

  6. Lucia dice

    Me ha encantado!!👏👏

  7. Angela dice

    Muy interesante la noticia, ya me he fijado en los candados que hay por todas partes.

  8. Cecilia dice

    Yo creo que debería adecuarse algo para poner los candados para el que quiera. Algo que no forme parte del mobiliario del ayuntamiento, ni nada por el estilo, e irlos retirando cada cierto tiempo.

  9. Victoria dice

    París es preciosa, y lo seguirá siendo más sin los candados.

    1. Sergio dice

      Para mi que el amor no debería de estar condicionado a un candado para que fuera eterno.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More