Pandemia y salud en España

0 145

El CIS “Centro de Investigaciones Sociológicas” ha realizado una serie de encuestas acerca de la salud mental de todos los españoles durante la Pandemia vivida recientemente y como ha afectado a nuestras vidas, tema de actual importancia que concierne a toda la población española.

“Encuesta sobre la salud mental de los/as españoles/as durante la pandemia de la COVID-19” Encuesta realizada el 04-03-2021.

Salud Mental durante la pandemia

Este estudio está basado en una muestra representativa de la población española con más de 3000 entrevistas. En estas entrevistas hay unas frecuencias de preguntas relacionadas con variables sociodemográficas, políticas, socioeconómicas y religiosas.

El 23,4% de los españoles reconoce que ha sentido miedo a morir debido a la COVID-19. Un 18,4% entre los hombres y un 28,3% entre las mujeres. Por edad, los que más miedo han sentido a morir a causa del COVID-19 son las personas de 55 a 64 años. (Un 26,2%).

Un 68,6% ha sentido mucho o bastante miedo a que pueda morir algún familiar o ser querido y un 72,3% reconoce que ha sentido mucha o bastante preocupación de que se contagie algún familiar o ser querido. Un 35,1% reconoce que ha llorado debido a la situación en la que estamos por el COVID-19. Un 41,9% asegura haber sufrido problemas de sueño desde el principio de la pandemia.

También se ha preguntado si desde que empezó la epidemia se han sentido mal por algún motivo. Un 41,9% ha tenido problemas de sueño, un 51,9% ha reconocido sentirse cansado o con pocas energías y un 38,7% ha tenido dolores de cabeza, entre otros problemas como taquicardias, mareos o desmayos. Además, en este último año un 61,2% de los españoles se siente más preocupado por su salud que antes.

Cabe destacar la sensación de miedo al contagio y a la muerte en adultos jóvenes, así como el llanto varias veces al día, en este rango de edad. También ha aumentado la prescripción de psicofármacos (más del doble) sobre todo de ansiolíticos, antidepresivos e inductores del sueño, y con duración de tratamientos superiores a 3 meses.

Después de esta gran pandemia mundial, nuestra forma de vivir ha cambiado mucho, aún nos estamos adaptando a esta nueva normalidad después de mantener tanto tiempo medidas de seguridad, higiene y disminuyendo nuestros contactos con amigos, familiares, conocidos, a pesar de las graves consecuencias que esto supone para nuestra vida diaria y nuestra salud mental.

Además, hemos cambiado nuestra manera de pensar, vivimos más pendientes del día a día por si acaso nos viéramos en otra situación como ésta. Aunque algunas personas, sobre todo las más mayores o con problemas graves de salud, siguen teniendo miedo al contacto con los otros y a realizar una vida normal tal cual la conocíamos con anterioridad a la pandemia. Y los jóvenes, al contrario, necesitan recuperar estos años perdidos en los periodos más importante para ellos en cuanto a relaciones sociales, conocer gente nueva, interactuar en grandes grupos de amigos, etc.

Salud mental en menores

También se han reflejado cambios en el comportamiento de los niños y adolescentes. Un 52,2% de los padres que tienen hijos menores de edad (843 entrevistas de la muestra) con los que han convivido durante la pandemia han notado cambios en la manera de ser de sus hijos.

De aquellos que han notado algún cambio en el comportamiento de sus hijos o nietos convivientes, un 72,7 % asegura que sus hijos o nietos han sufrido cambios de humor, un 78,6% cambios en los hábitos de vida y un 30,4% cambios en el sueño.

En los niños pequeños podemos decir que han perdido parte de su infancia, de sus posibilidades de interactuar con otros niños y de sus posibilidades de interacción con el medio que les rodea, todo esto ha causado diversos problemas o déficits irrecuperables.

Los más pequeños, en periodos críticos de aprendizaje y con todo este tiempo sin poder ir a la escuela han dejado pasar por alto los momentos idóneos para aprendizajes básicos como la lectoescritura, la comunicación con otros iguales o la adquisición de otros idiomas.

Además, es evidente que la clase media-baja y los que se consideran clase trabajadora y clase obrera padecen más trastornos mentales, y una mayor afectación a raíz de esta Pandemia que los que se identifican como clase alta.

Ya que la clase alta goza de mayores privilegios en cuanto a la educación de sus hijos, han podido disfrutar durante la pandemia de una forma de vivir más cómoda, con más espacio, con menos agobios y con más atenciones que los niños de clase baja que viven en pequeños pisos, con pocos recursos económicos y menos recursos educativos.

Bibliografía

(CIS) CENTRO DE INVESTIGACIONES SOCIOLÓGICAS: “ENCUESTA SOBRE LA SALUD MENTAL DE LOS/AS ESPAÑOLES/AS DURANTE LA PANDEMIA DE LA COVID-19”.

https://www.cis.es/cis/opencms/ES/index.html
https://datos.cis.es/pdf/Es3312reiMT_A.pdf

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More