“Nosotros morimos solos”

0 465

“Nosotros morimos solos”, es un libro escrito por Daniel Howarth y publicado por la editorial Capitán Swing.

Esta historia comienza en Marzo de 1943, en medio de la Segunda Guerra Mundial. Un equipo de nueve expatriados noruegos es enviado a la Noruega Ártica, para organizar la resistencia noruega, la cuál estaba ocupada por los nazis. Tras tres duros meses de viaje en barco llegan a un pequeño pueblo noruego llamado Toftefjorden, allí estuvieron embarcados una semana, buscando la manera de llegar a la ciudad de Tromsø. Fueron traicionados por la persona que les iba a ayudar durante su estancia allí, y acabaron perseguidos por los nazis, murieron todos excepto uno; Jan Baalsrud, un hombre de baja estatura y con una gran agilidad, que no paró de luchar y de huir de los nazis ; con un revólver con sólo tres balas, sin ropa de abrigo ni calzado apropiado para esas condiciones, consiguió lo que probablemente ningún otro hombre había hecho.

Tras pasar mucho tiempo caminando y arrastrándose por la fría Noruega Ártica, Jan cegado por la nieve y casi muerto, llegó a una pequeña y acogedora casa de madera, allí vivía una familia humilde que le ayudó e hicieron todo lo posible por salvarle la vida.

Jan fue ocultado por la familia en un pajar, pero consideraron que allí corría mucho riesgo, por lo que la familia tuvo que tomar la decisión de ocultarle en las montañas, ellos creían que allí los nazis no lo buscarían, el hijo mayor de la familia subía cada tres o cuatro días para llevarle comida y algo de brandi para que entrase en calor, tras varias semanas en las montañas,un escuadrón de Alemanes llegó al pueblo, y comenzó a revisar todas las casas en busca de Jan, los Alemanes los tenían a todos vigilados, así que no podían subir a atender a Jan, todos le daban por muerto, ya que allí arriba sin poder moverse y con tan bajas temperaturas era muy difícil aguantar tanto tiempo y menos sin comida, pero gracias a su fuerza de voluntad consiguió sobrevivir.

Con la ayuda de unos lapones, “Personas que se dedicaban a la cría del reno” fue llevado hasta la frontera con  Suecia, rápidamente fue llevado por la cruz roja sueca hasta un hospital, donde consiguió recuperarse y así poder contar esta bonita historia.

Unos años después Jan montó junto a su padre un negocio que consistía en importar instrumentos matemáticos y topográficos del extranjero, se casó con una estadounidense, llamada Evie, juntos vivieron felices hasta el fin de sus días en una bonita casa a las afueras de Oslo. 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More