Nadie nos escucha

0 254

Para muchos jóvenes realizar deporte (salvo en el caso del fútbol) se está convirtiendo en una verdadera heroicidad

Desde estas páginas queríamos dar a conocer los problemas económicos y la falta de ayuda en ciertos deportes, como es el voleibol. Dicho deporte es uno de los que cada vez más, necesita dinero dada la profesionalidad que va adquiriendo.

Nos basaremos principalmente en el voleibol porque para nosotras es el más conocido, no obstante y por desgracia, son muchos y variados los que padecen las mismas necesidades.

El voleibol es uno de los menos ayudados económica y publicitariamente en nuestra región, además de sufrir otros problemas que aunque distintos nos llevan a una consecuencia final económica.

Uno estos problemas es el número de socios. Este deporte, aunque con bastantes años de arraigo en nuestra ciudad, y habiendo dado mucha gloria e imagen a nuestra región, es minoritario y no cuenta con muchos seguidores en sus filas. Normalmente, a los partidos acuden familiares y pequeños grupos de amigos de las jugadoras, es decir, entre 200 y 300 personas. Dicha cifra es muy positiva si la comparamos con otras ciudades a las que el equipo acude, ya que en ellas difícilmente se supera el centenar. Todo esto se traduce en cifras. Si hay pocos socios y poco público, también hay poco dinero en dichos conceptos.

Como consecuencia de esto, hay que buscar alternativas. La inmediata es buscar sponsors. Tarea difícil y con resultados escasos si se comparan esfuerzos/resultados. El motivo principal de la dificultad radica en la teoría lógica de los anunciantes: el donativo tiene que ser reducido porque al haber poco público no llega a un número grande de consumidores potenciales. Por este motivo, las cuantías económicas, salvo raras excepciones, son pequeñas y más que nada se convierten en pequeñas ayudas.

Con dicha situación, es difícil poder competir y por tanto hay que recurrir a los estamentos públicos como por ejemplo Ayuntamiento, Gobierno Autónomo, etc. Sus aportaciones son sin lugar a duda las que realmente ayudan a que el equipo se mantenga, aunque como empezamos diciendo, insuficientes.

El legendario voley femenino de Torrelavega (foto de su facebook)

La duda es si realmente los estamentos públicos subvencionan con todas las maneras posibles y por igual a todos los equipos de sus municipios y autonomías. Quizás las ayudas pudieran canalizarse por otros caminos, como por ejemplo con la eliminación de tasas de pabellón, equipajes, viajes, etc. Por otro lado están las Federaciones tanto nacional como autónoma. Sus ayudas al deporte podrían tener muchas y variadas vías de actuación como menores cuantías en fichas, árbitros más baratos, seguros, financiación de los viajes de los equipos y planificación de los grupos, de manera que los desplazamientos fueran más cortos.

Hay muchos equipos de voleibol en Cantabria. Algunos de ellos han llegado a la élite del deporte nacional, como El Divino de Laredo y el Club Voleibol Torrelavega, ambos de liga femenina y la Textil Santanderina y el Ibio en masculina. Estos equipos, para mantenerse en esta liga deben hacer importantes fichajes, desplazamientos a todas las partes de España, pagar las fichas a la Federación Española por cada jugador, pagar tasas de pabellón, pago de árbitros, etc., por lo tanto, necesitan dinero para hacer frente a todos estos pagos.

Con todo lo anteriormente expuesto es fácil llegar a la conclusión, de que estos equipos tienen graves problemas para mantenerse en esta liga ya que como he dicho antes el público no abunda, tienen pequeños sponsors, deben de realizar largos viajes, etc.

No entendemos como teniendo equipos tan importantes en nuestra comunidad, no se le dé más valor y que se valore a otros equipos como la Gimnástica de Torrelavega, que ha recibido apoyos en dinero, perdón de deudas e instalaciones renovadas, incluso cuando descendía, estando hoy más abajo en categoría, que equipos de otras disciplinas, o que pilotos de coche, que este año no tienen ni equipo, pese a ser campeones. Y pese a ello cuentan con más dinero para fichar nuevos jugadores, nuevos equipajes todos los años, tienen mucha más publicidad (que algo tiene que ver el gobierno y sus contacto en ello, etc., mientras que ya no sólo en voleibol si no que además en otros deportes, como pueden ser fútbol-sala, hockey sobre hierba, hockey sobre patines, baloncesto femenino, fútbol femenino, balonmano femenino, no tengan tanta ayuda por parte de Ayuntamientos, Federaciones etc.

Y también nos gustaría hacer una pequeña alusión, aunque rotunda, a las pocas ayudas no sólo en lo económico y en lo publicitario, sino también en otros aspectos que hay, para los deportes femeninos. ¿Por qué a nosotras no nos ayudan tanto como a ellos? ¿Cómo puede haber todavía esa discriminación hacia los equipos femeninos? ¿Es que nosotras somos menos que ellos? Nosotras todavía no lo entendemos porque creemos, que el deporte en los hombres es más agresivo y por eso acude más gente, pero la mayoría parece no saber que nosotras podemos hacer que el deporte en el que jugamos se convierta en un espectáculo, ya que ellos emplean más la fuerza mientras que por el contrario, nosotras tenemos más técnica.

Desde aquí, queremos apoyar a aquellos equipos que lo están pasando mal para poder seguir hacia delante y también invitar a todos los que lean este artículo, a acudir a ver dichos deportes, ya que aunque no sean tan conocidos como el fútbol o el balonmano, también son bonitos y el espectáculo, la alegría y el pasar un buen rato están garantizados.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More