Mónica Carrillo, la eterna enamorada de la vida

0 1.589

Reconozco que me he sentido siempre atraído por una novela sensible, dura y llena de emociones, “La luz de la candela”. Una imagen en palabras de lo duro que es el amor cuando nos asalta con fuerza y recibimos ese desgarro en una de las velas que nos hace navegar. Y eso nos cuenta a cada instante Mónica Carrillo. Seguro que todos la conocéis por esa sonrisa permanente que nos atrapa cada fin de semana en Antena3.

Se asoma a nuestras vidas contándonos todo lo elevado y también lo miserable del ser humano en treinta minutos llenos de frescura, espontaneidad, rigor y sentido del humor.

Siempre la he visto como una mujer enamorada de cuanto ante si aparece, de quien sea que ante ella la muestre la misma delicadeza, alegría de vivir y fe en lo humano.

Su trabajo junto a su eterno compañero Joaquín, gira en torno a tres grandes principios, rigor, compromiso social y nuevas tecnologías. Especialmente en las redes sociales, por las que pasea su terca ilusión por lo más recóndito de la vida. Y es que para ella la tecnología siempre tiene adjetivo, humano, y nunca sustantivo, maldad.

De tantas noticias como debe contarnos cada fin de semana sobre horrores y maltratos Mónica ha puesto su peculiar perspectiva de la vida, limpia, directa y sin escándalo posible, al servicio de un drama, de un drama con nombre de mujer muchas veces.

Eso es informar y formar conciencia sobre nuestros problemas. Eso es ayudar a desentrañar la telaraña que atrapa a la mujer, sobre todo. Y eso hace cada sábado y cada domingo mientras las demás cadenas reproducen los insulsos discursos de consejeros, alcaldes y ministras, dedicados a sacar tarjetas rojas, soplar globitos y encender velas por toda España, mientras en algún rincón del país, hay mujeres molidas a palos y hombres abandonados en mitad del mar o de una calle.

Sigo con la inquietud de un niño en la noche de Reyes la aparición de sus microrelatos en la red. Esas píldoras enamoradas de la vida y del amor sincero, de ese que a veces nos impulsa a la felicidad y otras a una oscuridad hiriente.

Mónica nos muestra cada en las redes, su amor platónico, esas confesiones propias de una mujer soñadora e idealista, pese a su timidez.

Hoy seguimos intentando hallar en el periodismo una forma de aprender. Hoy seguimos trabajando para que la forma de ver el mundo por un tumultuoso grupo de jóvenes llegue a una sociedad plagada de mentiras. Hoy como cada día seguimos a Mónica, allá donde esté para aprender como contar la vida, como ser sinceros, como enseñar a la gente que hay esperanza y que el amor lo mueve todo. El coronel no lo tenía pero tu ya tienes quien te escriba. Nosotros.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More