Mi país de los estudiantes

0 427

Dieciséis años de aventura dan para mucho. Para la amistad, para el descubrimiento y sobre todo para aprender a describir como acercarse a la  verdad. 

Me vais a permitir hablar de El País De Los Estudiantes como lo que es, un concurso.

Me vais a permitir trataros de ‘tú’, como si esto no fuese un periódico.

Me vais a permitir hablar como el periodista que no soy y me vais a permitir hablar de la realidad; como si de verdad fuera un periodista.

Y por último me vais a perdonar entreteneros con un texto que no es una noticia.

Las últimas semanas mi mente ha estado ocupada con diversos temas, la mayoría relacionados con exámenes, pruebas, trabajos… El colegio mantiene llena gran parte de mi cabeza durante unos cinco días a la semana; cuando no son aún más por que tengo que estudiar el fin de semana o realizar trabajos. Pero, cuando llega el viernes y por fin puedes hablar de aquello que realmente te interesa: y de ver la realidad que hay más allá de los libros, entonces es cuando te das cuenta de que la realidad no son fórmulas y átomos, no son adjetivos ni números; la realidad es aquello que aguarda fuera de tu ventana, y más allá de los límites de tu zona de confort, fuera de los libros y de las aulas.

Solo hay una forma de poder ver la realidad, cuando intentas plasmarla ante un público de distintos lugares, ideologías y cuya mente desconoces totalmente, así que, es conveniente que no se note el camino entre la realidad y lo plasmado: es como un chef: lo mejor de un plato es que no se note la mano del cocinero: lo mejor de una noticia es que no se note quién la ha escrito, y cuando la objetividad se convierte en requisito y la transparencia en obligación, ahí querido lector es donde empiezas a ver la realidad tal cual es; donde te haces preguntas y no es que quieras respuestas, sino que tu propia mente las necesitas, y donde no te sirve la primera respuesta que te dan, ni la última.

Por que el país de los estudiantes es una competición; pero no se limita a su mismo concepto (al igual que otros concursos) tiene otra vertiente: es una forma de ver la vida, de analizarla, de entenderla y de pensarla: ese momento en el que de golpe, a la hora de escribir, desaparecen los límites; y, salvando por la educación y las formas, el único impedimento que resta es tu propio pensamiento, cuando toca pensar en la realidad, es cuando esta cobra sentido . Querido lector, después de una semana de información seca, plana, estéril y sin posibilidad de ir más allá de lo que te ponen delante, poder ver la realidad en todas sus dimensiones es algo que valoras bastante más de lo que cualquiera puede pensar.

Y si todo esto parece teoría; no lo es, en estas líneas queda reflejada mi más personal experiencia con este concurso; una palabra que se queda fría, soporífera e inerte para una vivencia tan personal, única y real como es El País De Los Estudiantes.

Tan real como la vida.

Tan real como la pasión.

Tan real como el periodismo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More