Maribel quiere ser puta

0 832

Entendamos, eso si, que el nombre y la situación son inventadas, pero su historia y sus sombras no. La conocí en secundaria, esos tiempos en los que la vagancia y el relajo eran las asignaturas principales. Maribel era una niña de corazón muy grande, y familia muy raquítica. Guapa, llamativa, simpática y siempre a su aire. La estrella de la mitad masculina de cualquier aula y un centro de atención más grande que cualquier profesor o materia.

El tiempo, que no cunde tanto, no dio de sí para tanto como Maribel deseaba hacer, así que, puestos a escoger, la elección del claustro fue seguir viéndola, un año más, en el mismo sitio. La he perdido la pista hasta que su nombre volvió a correr de boca en boca esta semana, hasta llegar ante mis ojos. Todo ocurrió en su hora de tutoría, según dice el susurrar del pasillo. Ese tiempo perdido, ese Shangri-La  del horario, por el que no pasa el tiempo, ni el interés, ni nada.

Poneros en situación. Más que terciada la semana, más que acabada la mañana, y más que finita la paciencia del tutor/a de turno y la del evangelista del día. Un monitor de no se que asociación, que platica de no se que tema, con no se sabe que objeto. Entre el calor de la sala y el tedio de la prédica, el infortunado comandante del acto se fija en Maribel (como para no). Quizá por su cara angelical, o quizá para detener el contoneo insinuante que me imagino que estaría desplegando, lanzada cual chica de “la isla de las tentaciones” a enamorar hasta a las fotos del calendario de pared.

“Pongamos un ejemplo, tu, la de la camiseta amarilla de tirantes, ¿Qué quieres ser de mayor?” (de mayor dice, por Dios, si de eso ejerce hace años). ”Puta. Yo de mayor voy a ser puta. De las de lujo, claro. Samy (Samuel, su novio) será mi socio. Con el primer dinero que saquemos me voy a operar de …”. “¿Pero tu eres tonta niña?”. Esa última frase es del tutor/a, mientras echa espumarajos por la boca, en medio del delirio y el caos hilarante de la parroquia.

La sinceridad de Maribel no tiene precio, lo gilipoyas que son algunas puestas a impactar tampoco. Para todo lo demás la respuesta es obvia. España es el país de lo fácil, y ella es española. De pura cepa.

Y es que en el país en el que “GH”, normal o vip rompe los share a piqueta, 400.000 mujeres pasan por los quirófanos de estética cada año, en un 84% de los casos (según la asociación medica del ramo), por motivos ornamentales, no sanitarios. Y ya se que es difícil distinguir una reconstrucción por puro placer, de aquella que tiene añadida una necesidad física y psicológica. Pero tantos defectos no podemos tener.

Maribel en eso solo es una muestra más de una identidad social cada vez más arraigada. El hedonismo elevado a los altares, el placer inmediato, la vida fácil (o eso se creen los que opinan que prostituirse es un placer o exhibirse hipersexual en las redes una rutina de instagram), el vivir sin esfuerzo, el languidecer sin tacha.

Tampoco vamos a volver ahora sobre la economía del ladrillo, la “jartá” de especuladores que viven a costa nuestra o de los políticos rendidos al trapicheo, la mentira, el engaño, el desdecirse y los anuncios de teletienda que te prometen adelgazar sin esfuerzo y sin sudor. Pero es así, esa es la forma en que somos educados mediante el preceptivo bombardeo diario de imágenes de hombres trajeados y mujeres operadas que miran a los curritos con aire de desprecio mientras se escapa de sus labios un “mira que eres pringao”.

Lo veo claro cada vez que veo un partido de fútbol en la tele (porque no hay nada peor que ver). Es un retrato de nuestro país. Equipos que se han construido a largo plazo, que han invertido en cantera, que han sido fieles a su estilo, y no a las circunstancias. Frente a ellos plantillas construidas desde la improvisación, la búsqueda del éxito rápido, el desprecio a la inversión en forma de cantera y la especulación más descarada, en la que un grupo de golfos se han forrado fichando a un grupo de gorrillas que ni siquiera son convocados o a grandes estrellas que no podrán gastar su sueldo ni en tres vidas y aun así, venden avaricia en forma de fraude fiscal.

Se puede reprochar a Maribel su falta de compostura, sus ganas de reventar tamaño tostón como son las chapas de tutoría, o su ignorante inocencia. Pero el desprecio, la burla y la ira debemos guardarla para quienes hacen de nosotros los extras de un matrix construido en una ficción de vida, en la que se nos enseña desde una pantalla de cristal, que lo más fácil es crecer dejándonos humillar y faltando a todo principio.

Y eso se ha creído Maribel. Si se deja dominar, someter y redecorar, será feliz, conseguirá dinero sin mérito y sin ser útil, pero la querrán, como a la calefacción en invierno.

Alguien debería tachar del universo todo eso que nos hace esclavos y nos impide vivir con autoridad nuestras vidas.

Mientras tanto, Maribel seguirá como Lucky Lucke, cabalgando solo con su valentía.”

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More