“Luces en el canal”

2 189

David Fernández Sifres, nació en León en el año 1976. Está licenciado en Derecho y es funcionario de la Escala Superior de Técnico de Trafico. Junto a su mujer, ahora viven en un piso, su mujer tocando el piano, el escribiendo y los dos leyendo. David comenzó escribiendo unos relatos cortos y algunos de esos libros fueron premiados. Con todo el dinero que tenia se lo gastaba para viajar. Escribir no es un trabajo si no que es una afición que compagina con otras como el senderismo, la lectura o los viajes. De hecho, no escribe demasiado. En 2008 publicó su primera novela infantil, “¡Que viene el diluvio!”, y de esa hizo más como: “El faro de la mujer ausente”, premio Alandar de Literatura Juvenil 2011, o también “Un intruso en mi cuaderno” que tuvo el premio de Ala Delta de Literatura Infantil en 2012 y por supuesto “Luces en el canal”, una extraordinaria novela que fue la ganadora del premio El Barco de Vapor 2013.

A David Fernández Sifres le encantaba viajar y visitó Ámsterdam que es la ciudad de las bicicletas.

Él vive en León y siempre cerca de su casa hay un nido de cigüeñas y cuando nace alguna desde su ventana lo ve con sus prismáticos.

Todas estas cosas tienen relación con la historia que cuenta en “Luces en el canal”

El libro trata sobre un chico que de pequeño se rompió una pierna porque se calló de una bicicleta y su madre le protege mucho ya que no quiere que corra otro peligro, aunque siguió sintiéndose culpable al no haber podido evitar que su hijo se quedase cojo. Siempre tiene miedo de que le pueda pasar algo. Tampoco quiere que tenga ninguna relación con gente que no conozca, por ejemplo, el señor Russel un señor que vive en una barca atada al muelle de un rio de Ámsterdam.

Había muchas veces que la policía iba a casa de los señores Russel para llevárselo a comisaría para hacerles preguntas extrañas y molestas, aunque los señores Russel, tanto él como su mujer eran muy buena gente, pero los veían sospechosos tanto los policías como los ciudadanos. Los señores Russel se sentían mal porque todos los ciudadanos les trataban muy mal

Fritis el niño, todas las noches se asomaba a su ventana y veía en el barco de los señores unas luces de colores y las sombras de la pareja.

Pero lo que el señor Russel estaba haciéndole era una bicicleta a Fritis, una especial para él, ya que estaba cojo y le faltaba una pierna. Fritis cuando la vio le encantó.

Yo recomendaría este libro porque me gusta que esté basado en la amistad y en la solidaridad ya que, aunque todos insulten o sospechen de los señores Russel, Fritis fue buena persona y se hizo amigo de los señores Russel, aunque su madre se lo tenía prohibido. También recomendaría este libro porque me gusta bastante la parte en la que el señor Russel le hace un detalle a Fritis regalándole una bicicleta especial para él.

2 Comentarios
  1. Claudia dice

    Me encanta ,lo leeré

  2. Cayetana dice

    Muy buena redacción.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More