Las guerras de Silesia

0 588

En 1740, se comenzaron una serie de guerras entre Sacro Imperio Romano Germánico de los Habsburgo y Prusia. Éstas son llamadas las guerras de Silesia, ya que su objetivo era el dominio de esa región alemana.Son tres en total, libradas en 5 años.

La primera fue en 1740, Federico II prusiano invadió por sorpresa la Silesia Austriaca, logrando una victoria. Para reforzar su poder consiguió una alianza con Francia, y el ejército francés comenzó a atacar el territorio alemán rápidamente.María Teresa I de Austria sabía que sus territorios corrían un gran peligro, por lo que decidió firmar un tratado de paz con Federico II, prometiéndole con éste que le cedería Silesia siempre y cuando detuviese la guerra. Este pacto es la paz de Breslau, y dejó dividido el territorio en tres partes, una perteneciente a Prusia, otra a la Bohemia austriaca y la última a Polonia.

La segunda fue la más breve, y su causa fueron las inquietudes de Federico II. Había observado como los austriacos vencían a los franceses, y comenzó a temer por sus territorios. Esto, sumado a las ganas de conseguir más poder y tierras, le llevó a invadir Bohemia, derrotando una y otra vez el ejército austriaco.Al final Federico II y María Teresa volvieron a firmar otro tratado, éste confirmaba que Federico conservaría sus tierras de Silesia, y que además reconocería como emperador a Francisco de Lorena, Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico.

La tercera por el contrario es la más extensa y más importante. Es parte de la Guerra de los siete años, en la que participaron por un bando el Sacro Imperio Romano Germánico, Francia, el Imperio ruso, , Sajonia, España y Suecia, además de algunos pequeños estados Alemanes.

El otro bando era bastante más pequeño, pero también lleno de poder, en el que se incluían a Prusia, el Reino Unido, Hanóver y otros pequeños estados alemanes, al igual que en el otro.Federico II de Prusia, temeroso de que Austria invadiera sus territorios, decidió atacar antes de que le atacaran a él, por lo que sin ningún tipo de aviso o declaración de guerra, invadió Sajonia consiguiendo una victoria.

Después penetró Bohemia e invadió Praga, sumándose otra victoria.Para su sorpresa, en la batalla de batalla de Kolin los que consiguieron la victoria fueron los austriacos, por lo que Bohemia fue evacuada mientras sus enemigos penetraban en Silesia.Esta situación no duró mucho, puesto que Federico II venció tanto a los franceses como a los austriacos, recuperando así sus ansiados territorios. Sin embargo, no contaba con que las tropas rusas y las Austriacas volvieran al ataque, haciéndole perder dos batallas (concretamente las de Hochkirch y Kunersdorf). Federico se vio de nuevo derrotado y sin Silesia, pero no se dio por vencido y recuperó lo que era suyo venciendo al bando de Austria en Leignitz y Torgau.

Habiendo finalizado todas las batallas, las tropas Prusianas se agruparon y celebraron la victoria, mientras que Federico obligaba a María Teresa a firmar un nuevo tratado, ésta vez el de Hubertusburg.Así, Prusia contó con la región de Silesia 150 años más.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More