Las chicas son guerreras

0 1.101

El año pasado fueron muy pocos los puntos que las separaron de la gloria, el regreso a Superliga –máxima categoría del fútbol femenino en España-. En cambio, este año luchan por no descender. Queda una jornada y están en puestos de descenso, y la permanencia es complicada. Pero en su historia la lucha ha sido el día a día.

Al terminar con la lucha por saber de quién dependía el club –polémica que llego hasta la justicia ordinaria- parecía que esta sería una temporada tranquila. Pero el club ha sufrido muchas bajas, empezando por la de Pedro Munitis –su entrenador la pasada temporada, y que ahora entrena al Racing de Santander- y las de las gemelas Del Estal. Las dos delanteras militan actualmente en equipos de Superliga. Sara Del Estal en el Santa Teresa de Badajoz, y Eli Del Estal –desde enero- en el Fundación Albacete.

Estos factores, sumado a otros, han provocado que esta temporada las chicas del Racing Reocin –nombre que recibe el club tras un acuerdo con el conjunto verdiblanco-, estén a falta de una jornada, en puestos de descenso. La permanencia es complicada, ya que deben ganar a Oiartzun –líder de la categoría- y deben perder o Nuestra Señora de Belén o Ardoi. Pero todo es posible, por que como dice la canción “Las chicas son guerreras”.

Y es que a Sociedad Deportiva Reocin –ahora Racing Reocin- es un equipo luchador. Fue un equipo pionero, ya que se convirtieron en el primer equipo femenino en Cantabria. De hecho, desde 2001 –que se creó el “Reo”- hasta este en el que varios equipos masculinos han creado su sección femenina – Laredo, Ampuero, Tropezón de Tanos, Naval, Mioño y Textil Escudo – han sido el único. Por lo que siempre ha sido un equipo luchador. Ha luchado contra los rivales, y sobre todo contra los prejuicios. Estos son recelos de un mundo que aún tiene muchos tintes, y muchos personajes machistas, aunque por suerte es cada vez más igualitario.

El dinero, la fama, o la máxima afluencia de espectadores son algo con lo que saben que no estará a su alcance. Ellas simplemente quieren un mayor reconocimiento y una mayor igualdad. Y el Reocín está haciendo mucho por romper esas duras paredes. Cinco equipos y 81 niñas son los datos de records de esta temporada. Una temporada que por primera vez ha tenido su propia liga regional de fútbol femenino, y un campeonato de fútbol base femenino.

Pero la lucha de estas jugadoras comienza muchas veces desde que deciden dedicarse al balompié, un deporte demasiado masculinizado. “Yo siempre había querido dedicarme al fútbol, pero en casa no les hacía gracia, y hasta los 12 –años- no pude entrar porque no había niñas suficientes. Y ahí entran los tabúes de la sociedad en este ámbito.” comenta Teresa Marbán, jugadora del Atlético Torrejón de Ardoz  -también en segunda-, y mientras mira una foto de sus inicios deportivos recuerda que “en el cole cuando jugaba con los niños y les regateaba, me entraban fuerte, o me decían que si era un chico.” Esa decisión, es una decisión muy complicada, ya que por delante les queda pelear contra muchos recelos. Unos recelos como por ejemplo son “el poco apoyo de los medios, poco apoyo de la gente en cuanto al dinero, y que se nos conoce poco” relata Rebeca Herrera jugadora del Racing Reocín, e internacional con la selección española sub-17. “Y ese desconocimiento yo creo que en algunos casos es por los prejuicios, pero cuando te vienen a ver, ven que es fútbol, igual que los chicos, e incluso a muchos les gusta más Los convencionalismos en este deporte, pese a que hemos avanzado mucho, son importantes.” continúa hablando la que ha sido la primera internacional de Cantabria

El equipo de fútbol femenino del Reocín

Anto Verdugo Carrasco, presidenta de la SD Reocín, mantiene de forma clara la misma idea que Herrera y es que “el fútbol es sentimiento, y da igual quien vista la camiseta, por eso seguiremos trabajando por poner al fútbol femenino de Cantabria en el lugar que le corresponde”.

Pero dedicarse ha dicho deporte, no solo significa cosas malas, ni mucho menos. Compañerismo, amistad, compromiso, aprendizaje, ilusión, autoestima, y sobre todo momentos mágicos e inolvidables y sentimiento de equipo son algunos de los factores que hacen del fútbol un deporte atractivo. Muestra de ello es como Rebeca anima a todas las chicas que quieran a jugar, “Si tienen ganas,  lo primero que busquen el apoyo de sus padres, y que intente jugar, porque si lo tienes en la cabeza desde pequeño, lo vas a hacer. Lo pueden conseguir sean una chica o un chico”.

Por eso, porque ellas son guerreras, aún es posible la permanencia. Porque aún quedan opciones, y ellas tienen ganas de luchar. La permanencia del Racing Reocin significa mucho para el balompié cántabro y el fútbol femenino. “Este club es el reflejo de que el futbol femenino tiene cada vez más trascendencia, y un claro ejemplo de que se pueden conseguir despertar las mismas sensaciones que los chicos jugando al fútbol, es la afluencia de público a nuestros encuentros” reflexiona Verdugo Carrasco.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More