La UE contra el cambio climático

0 993

En la actualidad el calentamiento global es, sin duda, uno de los mayores problemas a los que se enfrenta el planeta Tierra. El término Calentamiento Global se refiere al aumento gradual de las temperaturas de la atmósfera y los océanos. Esto conlleva catastróficas consecuencias para el medio ambiente; como la subida del nivel del océano hasta la fundición de los casquetes polares y, por lo tanto, la consecuente pérdida de biodiversidad. A la larga, esto acaba afectando a la sociedad humana en cuanto a la subsistencia de países en desarrollo, la salud y la economía. La mayoría de las causas artificiales del calentamiento global son el resultado del aumento de los llamados “gases invernadero” , en los cuales el más común es el dióxido de carbono (CO2).

La Unión Europea establece unas medidas a tomar para la reducción de estos gases invernaderos y a su vez invertir en energías renovables para que tenga un efecto positivo en la economía.

En cuanto a acuerdos internacionales; la U.E. firmó en 2015 el nuevo acuerdo mundial sobre el clima que deberá aplicarse a partir de 2020. Además de comprometerse a cumplir la segunda fase del protocolo “Kioto” desde 2013, el cual, su implantación ha sido muy exitosa. Ya que la Unión Europea consiguió sus objetivos de reducir un 20% la emisión de gases efecto invernadero seis años antes del plazo acordado, considerándose así, pioneros en la lucha contra el cambio climático. La comisión europea también aprobó la “Estrategia de adaptación de la U.E.” en abril de 2013 para hacer frente a los efectos inevitables que provoca el cambio climático. Las medidas que se sugieren a todos los países miembros son: utilizar menos agua, adaptar la normativa del sector de la construcción, construir defensas contra las inundaciones y desarrollar cultivos más resistentes a las sequías. Estas medidas podrían ayudar a prevenir y mejorar las consecuencias económicas del cambio climático.

Aun así, estas medidas tomadas anteriormente por la Unión Europea, aún siendo exitosas, necesitan su correcta actualización. La U.E. es ambiciosa en cuanto a mejorar sus medidas para la lucha a todos sus niveles contra el cambio climático. Por lo tanto, establece objetivos claros y concisos a largo plazo.

Para 2020, los principales objetivos a alcanzar por los estados miembros son: la reducción de los gases de efecto invernadero un más de un 20% en relación con 1990 (objetivo ya logrado), 20% del consumo global de energías procedentes de energías renovables y un incremento del 20% en la eficiencia energética.

Para 2030, la reducción de los gases de efecto invernadero un 40%, especialmente el dióxido de carbono y el metano, al menos un 27% del consumo total de energía que provenga de energías renovables y el incremento de un 27% de la eficiencia energética. También para muy a largo plazo, sobre 2050, se plantea reducir las emisiones entre 80% y 95%.

Todos estos objetivos, cómo podemos observar, harán Europa una economía de alta eficiencia, ademas de que incrementarán los puestos de trabajo y lograremos un equilibrio entre la productividad de los países miembros y el medio ambiente para su posterior conservación. Además de que la competitividad de Europa aumentará.

Para lograr estos objetivos la Unión Europea necesita combinar apoyo financiero con regulación.

En cuanto al apoyo financiero, la U.E. debe destinar al menos un 20% del presupuesto de 2014-2020 para lucha contra el cambio climático, esto en cifras alcanzaría la cantidad de 180.000 millones de euros, sin contar con los fondos que destine cada país miembro de la unión. También por la venta de derechos de emisión, se financian proyectos para reducir el dióxido de carbono en las centrales eléctricas e industriales. Esto es conocido como “captura y almacenamiento del carbono”

En lo referido a la regulación: la formación del “régimen de comercio de derechos de emisión” forma un elemento clave para reducir la emisión de efectos de invernadero de las industrias a menor coste posible.

También los países de la U.E. deben promover activamente las fuentes de energías renovables como pueden ser la eólica y la solar para alcanzar objetivos de la energía ecológica planteados por la unión.

Además de reducir el consumo energético y crear automóviles que generen la menor cantidad de gases efecto invernadero posibles.

El cambio climático puede ser vencido, o al menos, reducido. Y es de vital importancia apoyar iniciativas sostenibles que luchen contra nuestro mayor enemigo, y así, poder crear una sociedad sostenible.

Bibliografía:

http://www.dw.com/es/nuevas-herramientas-en-la-ue-contra-el-cambio-climático/a-40948978
https://politica.elpais.com/politica/2017/05/21/actualidad/1495383063_532038.html
https://ec.europa.eu/clima/citizens/eu_es
http://www.consilium.europa.eu/es/policies/climate-change/
http://www.lavanguardia.com/natural/20151020/54438252018/ue-protocolo-kioto.html
https://www.ecologistasenaccion.org/article7815.html
http://unfccc.int/portal_espanol/informacion_basica/protocolo_de_kyoto/items/6215.php
http://www.eldiario.es/economia/AIE-eficiencia-energetica-reducir-calentamiento_0_141736230.html

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More