La situación internacional impulsa el fracking

0 682

El agotamiento de los yacimientos convencionales de combustibles fósiles está causando inquietud sobre cómo vamos a obtenerlos. Ante esto, las industrias petroleras están buscando nuevas técnicas de extracción, a pesar de explotar filones más pobres y con mayor dificultad de extracción.

Una de las nuevas técnicas es el fracking o fractura hidráulica, que ha causado una revolución energética en Estados Unidos, que debido a la escasez de petróleo en los pozos, se ha equilibrado el precio entre éste y el extraído de forma no convencional, el fracking.

Esta  técnica consiste en la extracción de gas de esquisto o pizarra, acumulado en los poros o fisuras de las rocas. Para ello es necesario realizar pozos de 2100m de profundidad (aproximadamente) e inyectar agua, arena y productos químicos a alta presión lo que realiza pequeñas fisuras en la roca y a través de las cuales sale el gas y por la presión sube hacia al exterior, parte del agua con los productos químicos y la arena son recuperados y metidos en balsas abiertas, para ser tratada, ya que este agua contiene metales pesados extremadamente tóxicos y materiales radiactivos presentes en las capas profundas de la roca, que son muy peligrosos tanto para el medio ambienta como para la salud humana.

 Esto produce que el riesgo a: sufrir pequeños terremotos se multiplique por la inestabilidad  de la zona al infectar fluidos en el subsuelo a presión y erosionar la base del terreno, el aumento de la radioactividad y el uso de productos químicos, lo que provoca la contaminación de la atmósfera, ríos y las aguas subterráneas.

En Cantabria  a pesar de las numerosas protestas, de las plataformas contra el fracking y la ley antifracking implantada en abril de 2013, hay en marcha numerosas investigaciones para realizar  varios proyectos en nuestra comunidad, puesto que según  la consideración del Tribunal Constitucional, esta ley cántabra vacía de competencia al Estado en materia de hidrocarburos.

Como casi todos los proyectos también afectan a las comunidades vecinas (Castilla y León y País Vasco), son competencia del gobierno central (del ministerio de industria), por lo que en estas, el Gobierno de Ignacio Diego no tiene competencia, puesto que es mas allá de Cantabria.

El único plan en el que el gobierno de Cantabria tiene competencia es el afecta a las zonas del parque natural Saja-Nansa, zona que se encuentra ubicada íntegramente en Cantabria, el denominado plan Arquetu, este plan ha sido recurrido ante el gobierno de Cantabria, que si tenía competencia y ha sido anulado.

La anulación de este plan ha sido posible mediante las argumentaciones de las plataformas en contra del fracking, entre las que destacaban la protección del parque natural, ya que esta técnica contamina los acuíferos y la atmósfera por los productos químicos usados y podría perjudicar a las plantas, además de la deformación del terreno subterráneo por la erosión que produce la arena y la que produce el propio pozo, y superficial puesto que para usar esta técnica es necesario el transporte de grandes cantidades de agua realizadas en camiones cisterna, que necesita carreteras para desplazarse, por lo que hay que adaptar el terreno, además de la contaminación de los camiones.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More