La revolución Meiji

3

La revolución de Meiji trata de una serie de eventos que llevaron a un cambio en la estructura política y social en Japón.

Este periodo está comprendido entre los años 1868 y 1912, esta etapa contiene una parte del periodo Edo y el principio de la era Meiji.

Bajo el régimen Tokugawa se formó un orden feudal basado en un estricto sistema de castas y donde todo el poder pertenecía al jefe militar que recibía el nombre de shogun, (el sistema de castas quiere decir qué la estructura social solo se puede pertenecer mediante el nacimiento, por ejemplo, si tu padre pertenecía a la nobleza tu al ser su hijo también pertenecerías a la nobleza y así sucesivamente).

Durante este tiempo Japón se mantuvo totalmente separado de Occidente,

en 1639 se canceló la entrada a Japón a todos los orientales con la excepción de los mercaderes holandeses.

La revolución de Meiji cambio totalmente está formación político social para así crear un estado unificado e industrializado.

La revolución de Meiji no tuvo nunca un plan específico los revolucionarios fueron siendo conscientes de los problemas y poniendo soluciones mediante la repetición del proceso ensayo-error.

La llegada al poder en 1868 por la élite japonesa moderna lo pusieron como la gran restauración más que como una revolución y se llevó a cabo mediante procedimientos legales autóctonos vigentes.

El último shogun entregó pacíficamente el poder al nuevo emperador, pero a pesar de las apariencias de legitimidad la revolución de Meiji realmente fue un golpe de Estado llevado a cabo por diversos grupos descontentos de la periferia de la élite existente.

Tomaron el antiguo trono el cual casi no tenía poder para derrocar el antiguo sistema de vasallaje.

Una vez tenían en sus manos el control político y económico del país tomaron una serie de medidas que tuvieron una gran eficacia y rigor.

A pesar de todo los comerciantes estaban por lo general arruinados o expropiados además el campo fue explotado desesperadamente para recoger y vender todos los recursos posibles con el fin de financiar la carrera japonesa hacia la industrialización.

Además, los puestos de control bancos e industrias fueron ocupados por los que antiguamente fueron samuráis.

También para tener un mayor control sobre la población se crearon distintos tipos de medidas como por ejemplo el servicio militar obligatorio un sistema de educación público el cual estaba militarizado y la revolución de prácticas religiosas donde se enseñaba qué se debían tener un carácter de adoración al emperador total.

Durante su dominio los mandatarios de Japón buscaron una buena situación en el mundo militar y financiero, para esto se firmó una alianza entre Inglaterra y Japón en 1902 donde se acordó la admisión de Japón en la sociedad de naciones donde se defendía el orden global existente. Gracias a esto Japón obtuvo los fondos y recursos necesarios para conseguir la victoria en la guerra ruso-japonesa de 1904 a 1905.

En poco más de 30 años Japón paso de ser un país tercermundista sin una economía ni una sociedad estable a convertirse en una potencia imperialista y a tener la hegemonía de Asia Oriental.

3 Comentarios
  1. Clara Cos Torralba dice

    Este trabajo es muy bueno y está completo, además el tema tratado es muy interesante y está perfectamente explicado y redactado en este texto.

  2. Clara Cos Torralba dice

    Me parece un muy buen trabajo y muy completo además de que el tema tratado es realmente interesante.

  3. Clara Cos Torralba dice

    Me parece un trabajo muy completo y el tema tratado es muy interesante.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More