La matanza de los abogados de Atocha

0 11

La masacre de Atocha fue un ataque terrorista de hombres armados de extrema derecha asociados con Fuerza Nueva y Falange. La noche del 24 de enero de 1977 fueron asesinados cinco abogados laborales y otros cuatro resultaron gravemente heridos. Las víctimas eran del Partido Comunista y el Comité de Trabajadores.

Las tensiones de 1977 no empezaron bien: las ofensivas de ETA y GRAPO, los rumores de golpes y masacres impidieron la democracia.

Aproximadamente a las 10:30 de la noche, un equipo de asalto de extrema derecha compuesto por tres hombres armados irrumpió en el Comité de Trabajadores Españoles y en la oficina de derecho laboral del activista (aún ilegal) de Atocha ubicada en el número 55, y abrió fuego contra los mismos. Obviamente, buscaban al líder comunista Joaquín Navarro, pero no lo encontraron, decidieron asesinar a todos los demás. Son dos jóvenes con pistolas, el tercero se encarga de cortar la línea telefónica y buscar el reparto. Los tres asesinos fueron José Fernández Serrara, Carlos García Giulia y Fernando Lerdo de Tejada.

Franco murió en noviembre de 1975 y parecía que todo estaba “atado y atado”. España tuvo el desafío de ser sus vecinos democráticos o los bunkers católicos nacionales en Europa. La historia impidió los principios básicos del régimen y los valores del 18 de julio de 1969 por Juan Carlos de Borbón. Muchos defendieron aún más el búnker. Franco firmó su última pena de muerte una semana antes de morir. En marzo de 1976, los eventos de Vitoria fueron producidos con cinco huelguistas muertos. Y en mayo los eventos de Montejurra, en los que murieron dos activistas de Carlistas. Con el Matador de Atocha, quería mantener su España “Uno, Great y Free”, frente al rojo, Multi, Tricolor, Laica y Demócrata.

Estos días de enero significaban una amenaza para la transición. Tuvo que enfrentar una ofensiva criminal, que puso la creciente democracia al borde del abismo (Martín Villa, ministro del gobierno en 1977). A esta situación, fue alcanzado por la concatenación de episodios trágicos: los secuestros de Antonio María de Oriol y General Villaescusa, la muerte de Arturo Ruiz Estudiante para los disparos de Ultraderechista, la muerte de Mary Light Najera se acerca a un barco de humo. La policía y el asesinato de los abogados de trabajo. España salió del comienzo de cuarenta años de paz que propagaba la propaganda del régimen. Juan Antonio Bardem retrató la trágica semana en su película ‘Siete días de enero’. Los abogados que se les han cobrado contra los asesinos de los abogados, trataron de exponer las parcelas del líder ultraderechista como Blas Piñar y las fuerzas reaccionarias dentro del aparato de seguridad del estado. Según las sospechas de algunos de los abogados, incluido José Bono y Cristina Almeida, habrían participado de alguna manera en la preparación de ataques para desestabilizar el proceso de la transición actual. La abogada de Cristina Almeida denunció que en el estudio no se le permitió lograrlo en el estudio. El juez Gómez Chaparro “se usaba para castigar a los políticos, demócratas y comunistas, pero no sobre las instalaciones y a la derecha”. Todo estaba conectado. Fernando Lerdo de Tejada, quien esperó a los asesinos en la puerta de la oficina, fue sobrino de Blas Piñar Secretario. “Cuando comenzamos a examinarlo, no nos dejaron”. La investigación permaneció en tráfico vertical.La versión oficial del asesino busca Joaquin Navarro, el Secretario General de la Unión de Transporte de CCOO en Madrid. “Estaban esperados una hora en la planta superior y escucharon, quienes entraron, saliendo de la oficina”. Fueron los mismos asesinos que contaban con sus declaraciones que escuchaban cómo se fue a las personas. Fue una complicación con el juez y un clima muy apretado. El complejo sistema democrático era peligroso. Suficiente para arrestarla.

Casi dos meses después del ataque, los perpetradores del crimen fueron arrestados y puestos en la corte. La audiencia nacional emitió la sentencia el 4 de marzo de 1980. Consideró que los procesos consistían en un activista e ideológico, un defensor de una ideología política radical y totalitaria, discutiendo el cambio institucional que se estaba operando en España “. La decisión condenó a Joseph Fernández y Carlos García Julia, autores materiales de los hechos, a un total de 193 años para cada uno de ellos, y para Francisco Albadalejo, un total de 73 años. “Aunque ahora parece poco, el juicio de los asesinos de Atocha en 1980 fue la primera vez que el derecho extremo estaba sentado en el banco, juzgado y condenado”.

García Julia fue condenada en 1980 a 193 años de prisión como autor de nueve crímenes de asesinato y armas ilícitas que lo sostienen. Sin embargo, su convicción se limitó a un máximo de treinta años más tarde proporcionado por la ley. En 1991, se otorgó la libertad provisional.

Un año después, obtuvo la autorización para viajar a Asunción y trabajar allí, con la condición de cada mes en la Embajada de España en Paraguay. No lo cumplió y perdió un viaje de fugas a través de América Latina. En diciembre, fue arrestado por las autoridades brasileñas, que pronto continuarán por su repatriación a España, donde cumplirá los 3. 855 días de prisión que queda.

FUENTES:
Autor: Víctor Arrogante

Título: La matanza de los abogados de Atocha

Lugar de publicación: Elplural.com

Autor:Anónimo

Título: La matanza de los abogados de Atocha: la barbarie que pudo tumbar la democracia española

Lugar de publicación: ABC

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More