La ley del lobo desata la polémica

0 304

Durante muchos años, el lobo ha sido considerado como una alimaña, usándose todo tipos de medios para su caza (veneno, cepos, armas de fuego…) y provocando que la especie estuviera a punto de desaparecer.

Gracias a la presión de varios colectivos como ADENA (actual WWF España) y a la determinación de personas como Félix Rodríguez de la Fuente (naturalista, humanista y activista, conocido como “el amigo de los animales”),  se consiguió en el año 1970, aprobar una ley de caza por la que el lobo pasó a tratarse como especie CINEGÉTICA, controlándose su censo, y permitiéndose su caza, aunque con determinadas limitaciones: un número máximo de piezas, sólo con armas de fuego y durante épocas concretas del año.

En la actualidad, se da un paso más en este sentido,  y a partir de septiembre de este año, se aprueba una nueva Ley por la que el lobo pasa,  de ser considerado especie cinegética, a tratarse como Especie Silvestre en Régimen de Protección Especial y, por tanto, queda prohibida su caza en toda España y no sólo al sur del río Duero, como ocurría hasta ahora. La medida, tiene como objetivo la expansión natural de la especie.

Con la aprobación de esta Ley por parte del Estado, ha surgido un conflicto entre varios colectivos: ganaderos, ecologistas, Comunidades Autónomas y el Gobierno Central.

 Así, podemos encontrar colectivos como Ecologistas en Acción, que consideran esta decisión como un gran triunfo, ya que llevan muchos años luchando por la protección de los lobos.

En el lado contrario, se sitúan los ganaderos, que se oponen rotundamente a la medida, puesto que el lobo mata a su ganado.

En medio, se sitúan determinadas Comunidades Autónomas como, Castilla y León, Cantabria, Galicia y Asturias, que se oponen a la medida tomada por el Gobierno Central, ya que la población de lobos existente en sus territorios es muy superior a la existente en el resto de España.

Las Asociaciones de ganaderos consideran esta ley un grave error, ya que, según ellos, los lobos matan al año más de 15000 cabezas de ganado, y les provocan grandes pérdidas económicas. Para reducir estas pérdidas, se otorgan indemnizaciones, pero son insuficientes y tardan mucho en llegar.

Otra de las causas por la que los ganaderos se oponen a esta ley, es porque piensan que sólo provocará la expansión del lobo sin control, y no lo encuentran necesario, ya que .el lobo como especie, ya no se encuentra en peligro de extinción como ocurría años atrás. Cuantos más lobos haya, más daños provocarán a sus ganaderías, y por tanto, mayores pérdidas económicas sufrirán.

En el lado opuesto a los ganaderos, nos encontramos con el sector ecologista, que defiende al lobo como elemento clave en el funcionamiento de los ecosistemas, manteniéndolos sanos y en equilibrio. Los ecologistas ven en el lobo, un animal que logra el orden en la naturaleza y, a la vez, un atractivo para aquellos que buscan un turismo rural basado en la conservación del medio natural. 

Las Comunidades Autónomas por su parte, se guardan en la nueva Ley la posibilidad de autorizar la captura extraordinaria del lobo, siempre y cuando se hayan agotado previamente, todas las medidas preventivas de protección recomendadas por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. 

Algunas de estas medidas son el correcto vallado del ganado, o su protección a través de elementos naturales,  como por ejemplo, a través del uso de perros de raza mastín, que tradicionalmente, han sido  los mayores aliados de los ganaderos.

Sin embargo, estas medidas son consideradas como insuficientes por los ganaderos, que piden autorización para poder abatir a los lobos, en el caso de que supongan una amenaza directa hacia su ganado.

Las Comunidades Autónomas con mayor presencia del lobo, ven que esta nueva Ley es muy difícil de aplicar sin que ningún colectivo se sienta perjudicado, y prefieren la situación anterior, en donde tenían competencias para poner en marcha sus propios planes de gestión. Mientras tanto, lo único que ven, es que el dinero presupuestado para compensar los daños a los ganaderos ocasiones por el lobo, se agota rápidamente y se hace insuficiente. 

Como primera medida a adoptar por parte de las Comunidades está la presentación de un “recurso contencioso administrativo” ante la Audiencia Nacional para paralizar la orden que impide cazar lobos.

¿Se conseguirá llegar a un acuerdo entre ganaderos, Comunidades Autónomas y el Gobierno Central?

¿Podrá esta ley proteger al lobo y dar seguridad al mismo tiempo al ganado? O ¿será la culpable de que vuelva la caza ilegal como ocurría hace años?

Fuentes consultadas:

WWF.es

El País.com

Agroinformación.com

Newtral.es

Europapress

Guarda forestal Cantabria

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More