La fuerza del nacionalismo

0 368

El nacionalismo es un movimiento político y social el cual se encarga de defender la idea de que cada nación tiene que ser libre y tener su propio estado.

En el siglo XIX el nacionalismo evolucionó y tomó dos diferentes posturas:

El nacionalismo liberal el cual se dedicaba a defender la libertad y la independencia de el pueblo.

En ella había un factor muy importante el cual consistía en sustituir la lealtad al monarca y pasar a la lealtad de los individuos situados en el estado y que la ciudadanía había escogido ya que la ciudadanía era formada por aquellas personas nacidas en esos territorios o que residían allí. El nacionalismo no obliga a nadie a pertenecer a una nación y proclama que cada ciudadano vaya a la nación que el decida ya que es un acto voluntario.

Por otra parte, estaba el nacionalismo conservador el cual manifestaba al pueblo como una aglomeración histórica y se ponían en práctica las costumbres e instituciones tradicionales.

Este fue presentado por el romanticismo alemán el cual proclamaba un nacionalismo orgánico el cual era manifestado mediante rasgos culturales y éticos ya que se consideraban como el reflejo de la historia que tenía esa nación y por ello era un derecho el cual solo poseían la gente que había nacido en dicha nación lo que significaba que únicamente pertenecían a dicha nación ya que además se basaban en la lengua en la cultura y en las tradiciones para proclamar que el pertenecer a una nación no puede ser un acto voluntario.

Aparte de las diferentes clases del nacionalismo, el nacionalismo tuvo un importante papel en la historia del siglo XIX ya que a comienzos de siglo muchos países habían conseguido una unidad nacional, pero en cambio otros muchos países estaban intentando conseguir la independencia.             A pesar de esto muchos países no poseían su propio estado por no decir prácticamente todos a excepción de los países que no tenían todavía independencia. Debido a esto a mediados de siglo el nacionalismo paso a ser una fuerza política de primera orden que actuaba como una doble vertiente.

Usaba la fuerza centrífuga en los pueblos plurinacionales para así poder revindicar sus culturas, lenguajes y costumbres religiosas aparte del resto de las otras naciones siendo divididas en países.

También actuó como una fuerza centrípeta la cual era causada por que en ciertos territorios el pueblo era culturalmente homogéneo lo que provocaba que estuviese dividido en múltiples estados, por lo cual en estos casos el nacionalismo actuaba como un impulso aglutinado, un ejemplo de estos es Italia y Alemania los cuales acabaron por unificarse mediante la unión de territorios diversos.

Dependiendo del lugar, la conciencia nacional era esencial en la constitución o no, el cual era identificado como el sentimiento de pertenecer a una nación compartiendo su cultura su lenguaje, este último jugando un papel esencial en el nacionalismo ya que era más fácil identificarse con una nación al hablar la misma lengua que los individuos de esa misma nación.

El nacionalismo fue evolucionando ya que en sus inicios este era una fuerza inclusiva y liberadora y acabo con regionalismos sociales basados en el dialecto.

Para darnos cuenta de el importante papel que tuvo el nacionalismo en el siglo XIX podemos darnos cuenta con ejemplos como Asia las cuales a finales de siglo empezaron a desarrollarse, en India el nacionalismo lo que hizo fue incentivar el fin del dominio británico o por poner un ejemplo de muchos otros en China que el nacionalismo justificó el estado chino que estaba enemistado con la idea de un imperio universal.

En conclusión, podemos llegar a conocer que el nacionalismo fue un movimiento crucial en todo el siglo XIX y ayudo a la unificación de las naciones tal y como las conocemos hoy en día.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More