La doctora Pilar Guillen

0 26

@Clara Simal , @Eva Mediavilla

Este es la historia de una mujer amante de la ciencia, en cuyo camino se cruzo el estudio de lo más triste del ser humano, la muerte.

Pilar Guillen es médico forense, una forense que de pequeña leía “El Caso” a escondidas, tras comprarle en un kiosco de Merida su ciudad de la infancia. Hoy la entrevistamos como directora del Instituto de Medicina Legal de Cantabria.

Tras acabar su carrera y aprobar las oposiciones trabajo en Badajoz y más tarde en Torrelavega, años duros “hacíamos las guardias solos, las autopsias solos” nos dice la doctora que ahora implementa en Cantabria lo último en ADN y toxicología, tras pasar periodos de aprendizaje en Lausana (Suiza), Bogotá y Guatemala.

Ha sido reconocida con la cruz distinguida de primera clase de la orden de San Raimundo de Peñafort, otorgada por el Ministerio de Justicia, algo de lo que se siente especialmente orgullosa por partir la iniciativa de sus compañeros.

¿Qué son los Institutos de Medicina Legal?

Son unos organismos a los que están adscritos todos los médicos de cada Comunidad Autónoma. Es una forma nueva de organización de la Medicina Forense, y en Agosto del 2004 se creó el IML. Esto fue un cambio importante, ya que pasamos de trabajar solos a tener un trabajo en equipo.

¿Qué tipo de estudios se realizan sobre los sujetos vivos?

Se realizan todos en el servicio de clínica. Son prácticas habituales, estudios de evaluación del daño corporal, como en víctimas de accidentes de tráfico. Se ha de valorar los daños causados e informar el tratamiento a las lesiones, el tiempo de recuperación y, sobre todo, las secuelas, que pueden ser permanentes. Nos ocupamos también de reconocer los detenidos y valorar las incapacidades como enfermedades mentales, que los hacen no poder decidir sobre su autogobierno. También informes de imputabilidad, sobre si las personas hayan podido tener problemas que les hayan privado conocer el alcance de los hechos.

¿Qué investigaciones se realizan sobre los cadáveres?

El estudio de los cadáveres se hace en el de patología. Este servicio se encuentra en Valdecilla. Los hacemos tras recibir la orden del juez. Debemos informar de la causa y las circunstancias de la muertes. Las autopsias judiciales se exigen tras una muerte violenta, como cuando hay un accidente laboral, victima con contusiones o golpes etc.… El forense va al levantamiento del cadáver, para obtener los datos de cómo se produjo la muerte.  Luego analizamos los signos del cadáver (lividez o rigidez). Cuando se traslada al instituto, se realiza una autopsia completa, haciendo un examen externo. Se abren las tres cavidades y se estudian los órganos de cada cavidad y se hace un análisis.

Dependiendo de las circunstancias de cada caso, se hacen análisis complementarios. Patológicos y químico-toxicológicos y a su vez biológicos para determinar por ejemplo el ADN.

¿Hay diferencia entre la  realidad aquí y la ficción de la   televisión?

(Risa) Sí. Lo elemental es similar, pero las series están noveladas para despertar el interés de los televidentes. Los forenses no tenemos tal despliegue de medios, y muchas veces en la práctica diaria requerimos de estudios de largo plazo mientras que en las series llegan a conclusiones en periodos de tiempo corto. Podemos decir que son parecidos.

¿Qué sensación tuviste con la primera autopsia que realizaste?

Recuerdo perfectamente mi primera autopsia. Siempre dejan marca, pero la primera que yo hice sola fue la de la autopsia de dos niños que se ahogaron en el río de Extremadura, de 10 y 12 años. Recuerdo el impacto emocional. A lo largo de mi carrera he tenido varias autopsias de este tipo. La gente cree que estamos acostumbrados, pero en   muchas ocasiones, marcan.

¿Cómo llegó a su puesto actual?

Tras estar de médico forense provisionalmente en Extremadura vine aquí y llegué a Torrelavega, estuve trabajando allí y en San Vicente de la Barquera. Cuando se creó el Instituto en el 2004 me ofrecieron el cargo de dirección del Este.

Si tuvieses que elegir de entre todas las autopsias, ¿cual es la que más te impactó, sin contar la primera?

Hay muchas. Unas por el cadáver, he hecho autopsias hasta a bebés. Otras impactas por el resultado de la investigación. A veces crees que son muertes naturales y acabas encontrando indicios de homicidio. Ahí se prueba que con estudios exhaustivos se llega a conclusiones inesperadas.

En Cantabria, que es un sitio pequeño, ¿se dan muchas muertes violentas, fuera de lo común?

Si. Las muertes violentas incluyen accidentales. Sí que hay homicidios en Cantabria. Proporcionalmente y en comparación no hay tantos como en otros sitios por ser una comunidad más pequeña y pacífica.

Clara Simal, Eva Mediavilla

Imagen Gobierno de Cantabria. La doctora Pilar Guillen es la tercera por la izquierda

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More