La cueva del Castillo, un mapa humano

2

Situada cerca de la localidad cántabra de Puente Viesgo, la cueva del Castillo es uno de los yacimientos arqueológicos más importantes del mundo. Se suele decir “la cueva” en singular, pero en realidad es un grupo de cuevas localizadas en una pequeña elevación, el monte Castillo. Las cavidades, que son una especie de laberinto natural, fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2008. Es sin duda uno de los más grandes ejemplos que tenemos para comprender cómo era el hombre durante la Prehistoria. En su interior se muestran miles de años de evolución que nos han servido para entender quiénes éramos, lo que hacíamos para sobrevivir o cuál era el entorno que nos rodeaba hace miles de años. Allí hay figuras, objetos y sobre todo pinturas rupestres de muchísimo valor por lo que significan para reconocer la evolución del hombre. Pero, ¿Por qué algo como una pintura realizada hace miles de años tiene tanta importancia? ¿Qué nos cuentan esas pinturas de nosotros mismos, de lo que fuimos como especie?

27/05/2014 Manos en la cueva del Castillo. La revista científica ‘Journal of Anthropological Science’ ha publicado un estudio sobre la autoría y la tecnología utilizada para realizar las pinturas de la cueva del Castillo, situada en el municipio cántabro de Puente Viesgo y declarada Patrimonio de la Humanidad en 2008. POLITICA ESPAÑA EUROPA CANTABRIA SOCIEDAD PREHISTÓRICA

Las pinturas de la cueva del Castillo deben entenderse como un “mapa del tiempo” y de ahí su altísima importancia. Por este lugar han pasado durante miles de años diferentes generaciones de humanos en distintas épocas de esa larguísima etapa de la Humanidad que ha sido la Prehistoria. En cierta forma la cueva, y lo que en ella hay, son un testimonio vivo de lo que fuimos durante muchos momentos diferentes de esa etapa. En la cueva del Castillo, por ejemplo, hay pinturas que tienen más de 40.000 años. Increíble. Pero es que los arqueólogos también descubrieron y dataron grabados muy posteriores, de entre 20.000 y 12.000 años de antigüedad en ese mismo lugar. El sitio ha sido un lugar de paso para nuestros antepasados más remotos y todo lo que hay en ella podría compararse los anillos de la corteza de un árbol que nos permiten saber la edad de ese árbol. Testimonios en forma de pinturas superpuestas a lo largo de los siglos que nos dan una enorme información sobre la llegada y evolución del Homo Sapiens a la península ibérica.

Los investigadores calculan que desde su descubrimiento en 1903 por Hermilio Alcalde de Río se han encontrado hasta 26 niveles estratigráficos, es decir, que hay muchos “anillos” que demuestran el paso del hombre prehistórico por allí en diferentes momentos. Los resultados científicos, que han sido muchos y muy variados, demuestran que la antigüedad de las primeras pinturas rupestres de sus paredes coincide con la llegada de los Homo Sapiens a la península ibérica, casi a la vez que desparecían los últimos Homo Neanderthalensis, que eran justo la especie anterior en la escala evolutiva. Es posible que las dos especies llegaran a coincidir en algún momento de la Prehistoria por los montes y praderas cántabras.

La cueva de El Castillo ha sido además una fuente inagotable de reflexiones sobre un aspecto muy interesante de la arqueología: cómo pensaba el hombre de hace 40.000 años. Las pinturas son un verdadero y maravilloso espejo para entender cómo ha evolucionado nuestra mente y en qué medida éramos capaces de vernos a nosotros mismos, nuestro aspecto, nuestra visión de los demás y del mundo. Desde nuestro interés por reunirnos con otros seres humanos hasta cómo lográbamos expresarnos desde un punto de vista artístico. También conocemos gracias a las pinturas qué evolución ha seguido ese pensamiento porque éstas fueron cambiando con el paso de los años, primero con los dibujos simbólicos y elementales y más tarde con una expresión artística mucho más elaborada.

En nada menos que 275 metros de paredes, Cantabria tiene un ejemplo de arte paleolítico que es un referente de la arqueología mundial y un verdadero “libro abierto” de nuestros orígenes. Sin entender nuestro pasado más remoto y quiénes éramos entonces difícilmente podremos conocer en el presente quiénes somos y hasta dónde hemos llegado. Es probable que en esa comparación pasado-presente las pinturas de El Castillo guarden todavía mucha sabiduría por encontrar.

FUENTES:

-1- cuevas.culturadecantabria.com

Título: “Cueva de El Castillo”

Autor: Consejería de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Cantabria.

Lugar de publicación: Santander.

-2- regiocantabrorum.es (Portal divulgativo de la arqueología cántabra).

Título: La Cueva de El Castillo.

Autor: Miguel López Cadavieco.

Lugar de la publicación: Cantabria

-3- lavanguardia.com.

Título: “La cueva de El Castillo, en Cantabria, alberga el arte rupestre más antiguo del mundo”.

Autor: Josep Corbella.

Lugar de Publicación: Barcelona

-4- es.m.wikipedia.org.

Título: Evolución Humana.

Autor: wikipedia.es.

Lugar de publicación: desconocido

-5- cuevasturísticas.es

Título: “Cueva de El Castillo”

Autor: A.C.T.E (Asociación de Cuevas Turísticas Españolas)

Lugar de publicación: Madrid

-6- IMÁGENES: El Diario Montañés

2 Comentarios
  1. María S. dice

    Un magnífico ejemplo de la riqueza que tiene nuestra tierruca y objeto de estudio a nivel mundial. Muy bien documentado y expresado con claridad. ¡¡Enhorabuena Sancho!!

  2. Paipe dice

    Huellas que nos hacen más sabios, y encima las tenemos muy cerca!!

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More