La crisis de los bolos

0 1.016

Una de las señas de identidad del deporte autóctono de Cantabria, el bolo palma, atraviesa uno de sus periodos más tensos, alterando la imagen de serenidad que ha irradiado tradicionalmente este deporte.

El conflicto surgió en 2008, en pleno auge de este deporte en las televisiones locales, que habían accedido a firmar jugosos contratos televisivos. En ese contexto, las peñas de bolos decidieron crear su propia asociación (APEBOL) con el objetivo de gestionar ellos mismos la competición al margen de la Federación Española, y así gestionar en exclusiva los recursos económicos generados por un deporte mayoritariamente cántabro. Las peñas (clubes) cántabros aducían entonces que ya en otros deportes se habían creado estructuras deportivas y de gestión paralelas a las federaciones tradicionales, caso de la ACB en baloncesto o la ASOBAL en balonmano.

La respuesta de la Federación Española, presidida por José Luís Boto, que no quería perder el control de los recursos económicos fue la rechazar la creación de este organismo. Pese al rechazo de la Federación nacional, La federación Cantabria si aceptó las condiciones de las peñas, acogiendo y dando carta de naturaleza a la nueva organización. Aquí empezaría el problema.

En las posteriores elecciones a la Federación Española, Fernando Diestro (presidente de la Federación Cántabra) presentó su candidatura con el respaldo de los clubes, jugadores y árbitros de Cantabria. Pese al mayor peso específico de la federación cántabra, que cuenta con el mayor número de clubes, y los jugadores y equipos más relevantes, Boto alcanzó la reelección, gracias al respaldo de las demás federaciones Finalmente gana Boto con el respaldo de las otras federaciones. El resultado de las elecciones incremento las tensiones. La Federación nacional, que había permitido tradicionalmente a los delegados cántabros (12 de 50) decidir sobre los temas de la especialidad de bolo palma, la modalidad de bolos más importante con diferencia y más radicada en Cantabria. La pérdida del control de esta competición fue el motivo para que los delegados cántabros argumentaron que el nuevo equipo estaba tomando decisiones que perjudicaban a los clubes de Cantabria. El resultado era previsible. La Federación Cántabra y APEBOL decidieron consumar la secesión, obligando a sus jugadores y clubes a no participar en todos los concursos organizados por la Federación Española, lo cual incluye a Campeonatos de España, al Concurso del Millón y los concursos CINA (los que puntúan para el campeonato de España). Hoy, a las consecuencias derivadas de la pelea en la toma de decisiones entre dos federaciones, se une un segundo problema nada baladí. La entrada en funcionamiento de la TDT y la nueva reglamentación del espacio radio eléctrico han llevado al cierre de varias emisoras de locales de televisión, justo las que apoyaban económicamente a este deporte. Hoy, ambas federaciones se enfrentan a un sombrío panorama económico, y más aún organizativo. Solo queda una solución. ¿La tomarán?

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More