La COVID sigue ahí

7 162

La COVID-19 es la enfermedad respiratoria infecciosa causada por el SARS-CoV-2, que por vez primera escuchamos al conocerse la noticia que se habían dado una serie de casos de neumonía vírica en Wuhan, China, en diciembre del año 2019, que se presenta con síntomas parecidos al de una gripe, resfriado o neumonía pero que, sin embargo, es capaz de instalarse con graves consecuencias a otras partes del organismo además de sus pulmones y sistema respiratorio. Es un virus tan potente que todo el cuerpo puede verse afectado por la enfermedad. Es una enfermedad que se identifica con los pulmones, pero se ha concluido que puede dañar a otros órganos como el corazón, los riñones y el cerebro, daños que ocasionan complicaciones de salud.

Poco sabíamos en aquel entonces sobre este virus que ha ocasionado grandísimas consecuencias a nivel sanitario, social y económico. Un virus cuyo impacto mayor ha sido sobre nuestro sistema sanitario, tanto a nivel hospitalario como económico.

Gracias al enorme trabajo de investigación, en el que toda la comunidad científica se ha volcado, se conoce que la enfermedad se propaga de una persona a otra de formas diferentes, existiendo entornos más propicios que otros donde se propaga con mayor facilidad el virus.

Toda situación que suponga una estrecha proximidad entre personas durante mucho tiempo, por supuesto, incrementa el riesgo de transmisión. Puede propagarse a través de pequeñas partículas líquidas expulsadas por una persona infectada por la boca o por la nariz al toser, respirar, cantar, hablar o estornudar. Por ello, actividades como cantar o respirar durante la práctica de ejercicio físico, también incrementan el riesgo de transmisión.

Lugares concurridos, espacios cerrados con ventilación deficiente y, en general situaciones de contacto cercano como es la simple conversación entre personas son, situaciones más que idóneas para la propagación de la covid-19.

Una persona puede infectarse y, por tanto, propagarse el virus, al exhalar gotitas y partículas respiratorias. Es muy común inhalar aerosoles y gotículas que contienen virus o que entran en contacto directo con los ojos, la nariz o la boca.

El virus también puede propagarse al tocar superficies contaminadas por este y posteriormente tocarse los ojos, la nariz o la boca sin habernos lavado las manos.

Por ello, debemos tener en cuenta y no olvidar que toda situación que suponga estrecha proximidad entre personas durante mucho tiempo incrementa el riesgo de transmisión, de ahí que en los centros de salud donde se recibe tratamiento contra la covid los trabajadores que se encuentren en ese entorno deban de utilizar equipos de protección personal apropiado pues son lugares de alto riesgo de infección.

Los informes de laboratorio exponen que tengan o no tengan síntomas, las personas infectadas pueden trasmitir el virus en cualquier momento, pero, parece cierto, que las personas infectadas son más contagiosas justo antes de que aparenta los síntomas (dos días antes), así como en la primera fase de la enfermedad.

Se habla de personas asintomáticas y las presintomáticas la diferencia es que las personas asintomáticas son aquellas que, a pesar de estar infectadas no presentan síntomas de la enfermedad mientas dure la infección, mientras que los presintomáticos, no tienen síntomas, pero sí los desarrollarán más adelante.

Es, por tanto, un virus contra el que portegernos y proteger a todos aquellos que nos rodean. Para ello, debemos seguir las orientaciones de las autoridades, utilizar mascarilla, limpiarse las manos. También, la ventilación es importante, abrir las ventanas en lugares cerrados, nuestras estancias deben primar en espacios abiertos y debemos evitar tocar superficies especialmente en entornos públicos.

Desde su aparición hasta hoy, se sigue estudiando todos sus efectos y todo aquello que puede estar relacionado con la enfermedad para encontrar un tratamiento y concretar si existen factores relacionados con la enfermedad como son los contaminantes atmosféricos. El mayor de los logros científicos para controlar y detener la pandemia de la Covid 19 es la vacuna que prepara el sistema inmunológico y nos protege contra la enfermedad.

La mayoría de la gente que padece o ha padecido la enfermedad se recupera por completo en varias semanas, pero, algunas personas continúan con efectos pos-Covid 19 o Covid prolongado presentando el síndrome de la fatiga crónica.

Aún se sigue investigando sobre cómo la Covid 19 afectará a las personas a largo plazo. Los investigadores y equipos médicos recomiendan a todos a seguir las precauciones manteniendo el distanciamiento físico, evitar las aglomeraciones, usar mascarilla y vacunarse.

7 Comentarios
  1. Nieves dice

    Tengo que decir que es un articulo muy bien explicado, conciso, en un tema que nunca esperábamos encontrarnos y muy dificil, que al leerlo te queda bastante claro que esto no ha terminado todavia,y queda mucho por aprender de este virus.

  2. Marc Sánchez Arenas dice

    Me parece un artículo muy bien redactado y explicativo. Informa perfectamente de todo el proceso de la llegada de la enfermedad. Estupendo trabajo.

  3. Carolina dice

    Me parece un tema muy interesante ya que lo estamos viviendo en la realidad y hay mucha gente que lo está pasando muy mal. Es una manera de informarnos.

  4. Sergio dice

    Un gran trabajo que sirve para que estemos informados y no bajemos la guardia.

  5. Txema Arenas dice

    Muy buen artículo. Sería interesante que profundizaras sobre las científicas que han tenido un papel muy importante en el desarrollo de las diferentes vacunas. Sus nombres son Chen Wei, Kizzmekia Corbett, Sarah Gilbert e Isabel Sola y que gracias a los estudios de la gran bioquímica Katalin Karikó y su investigación con el llamado ‘ARN mensajero’ han hecho posible el desarrollo de alguna de estas vacunas contra la COVID-19. Buen trabajo

  6. Ignacio dice

    Buen trabajo, bien redactado y con tus palabras, de poner un pero me hubiese gustado que pondrías alguna estadística de cómo ha evolucionado la pandemia en Cantabria, España , Europa y el mundo, pero ha sido un gran trabajo

  7. MarcoA dice

    Excelente trabajo Lucía. Mira que en los dos últimos años, parecía que sabíamos todo sobre el COVID, sin embargo he de reconocer que gracias a tu trabajo, he aprendido alguna cosa más.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More