La Casa de Cultura de Torrelavega acoge una exposición antológica de Pedro Sobrado

0 218

La exposición de Pedro Sobrado que hace nueve meses inició su recorrido en Santander y en la que tuve el placer de acompañarle, llega hoy a su meta final, Torrelavega. Esta tarde será su inauguración, no dejéis de conocer un lujo de recopilación de las diferentes etapas de su obra reunidas con carácter excepcional.

La muestra exhibe más de cincuenta obras del artista torrelaveguense y recorre su obra a través de las distintas etapas de su extensa producción pictórica que abarca más de 60 años. Es una manera perfecta para repasar la vida de Pedro Sobrado.

Su primera exposición fue a finales de los años cincuenta en la Galería Sur de Santander pero después su arte le llevaría a Madrid, París, Chicago, Londres o Venecia. En las principales ciudades europeas entró en contacto con las principales corrientes expresivas de finales de siglo.

Esta exposición tendrá carácter itinerante y recalará en la Torrelavega posteriormente. También se ha editado un cuidado catálogo donde distintos especialistas reflexionan sobre su obra.

Pedro Sobrado considera que se ha logrado reunir un importante número de cuadros y obra gráfica “que dan una idea muy completa de mi trayectoria artística, recogiendo las diferentes etapas que he tenido a lo largo de estos años, y mostrando los cambios, pero siempre siendo fiel al momento vívido”.

La muestra recorre las diferentes etapas de Sobrado, la primera su periodo parisino, posteriormente su paso por Madrid en los años setenta y ochenta, donde fue testigo del inicio de la “movida” que dejó constancia en algunos de sus cuadros. Concluye el repaso la más reciente, cuando regresa a Cantabria en los noventa cuando se asienta y empieza a dibujar sus figuras y paisajes característicos, poniendo la figura de la mujer como eje central de este periodo creativo.

Pedro Sobrado nació en Torrelavega en 1936. En 1961 se trasladó a París, fijando allí su residencia hasta 1976, año en el que regresa a España. Al principio de su estancia en París frecuentó la Escuela del Louvre y más tarde, se fue ambientando con las corrientes artísticas del momento, que lo condujeron hacia la abstracción, donde se mantuvo hasta 1968 año de la revolución estudiantil en París, denominada “mayo 68”. Sobrado, para ilustrar estos acontecimientos, que tuvieron eco mundial y que él vivió de cerca, volvió a la figuración, donde ya se quedaría definitivamente.

En el conjunto de la obra de Sobrado, lo primero que llama la atención es la importancia concedida al dibujo que se hace realidad mediante una línea sobria y exquisita que, armónicamente, va organizando los distintos planos, creando transparencias y unificando formas.

Fuente Jose Luis Urraca y Biblioteca Central de Cantabria

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More