La brigada Wagner, los mercenarios de Putin

0 1.048

El final de la guerra fría, dejo a Rusia con un sentimiento de derrota y pérdida territorial, que permaneció latente durante los años siguientes. Aunque Rusia se acercó a Occidente, siempre ambicionó recuperar la influencia mundial de la que gozaba la antigua Unión Soviética.  Vladimir Putin, ex oficial de inteligencia exterior de la KGB, siempre supo que sus ambiciones estratégicas chocarían con los intereses occidentales y que sus planes deberían realizarse de formas poco convencionales, mediante tácticas “no oficiales” y extralegales, en lugar de las relaciones diplomáticas convencionales.

Aquí entra en juego Yevgeny Viktorovich Prigozhin, “El chef de Putin”, un hombre hecho a sí mismo, cuya historia nos lleva a su ciudad natal, San Petersburgo, donde en 1981 fue sentenciado a 12 años de prisión por robo, fraude y prostitución de menores. Tras salir de prisión, él y su padrastro establecieron una red para vender perritos calientes. El negocio fue prosperando y para 1996 ya era dueño del lujoso ‘New Island’, sitio frecuentado por la élite política de San Petersburgo, entre ellos, el entonces futuro presidente Putin.

Pero a sus dotes de restaurador para organizar las recepciones a los mandatarios extranjeros, añadió sus habilidades con otro tipo de cocina, la mediática, y así creo en 2013 la Agencia de Investigaciones de Internet, ‘la granja de trolls’, como parte de la estrategia de Putin para influenciar a la opinión pública mundial. Sin embargo, este no fue el único servicio que presto Prigozhin a su amigo Putin. Para poder recuperar la influencia soviética, Putin necesitaba intervenir militarmente en ciertos escenarios estratégicos, donde el uso del ejército ruso habría chocado directamente con Occidente, por lo que Prigozhin, utilizó su entramado empresarial para crear un grupo privado de seguridad, de tal forma que la intervención del Kremlin en estos escenarios se camuflaba bajo supuestos intereses privados de los que el estado era “ajeno”. Detrás de la estrategia para crear el grupo, estaba el concepto de negación plausible, que consiste en la capacidad para poder negar el conocimiento o la responsabilidad de cualquier acción condenable cometida por otros en una jerarquía organizativa debido a la falta de pruebas que puedan confirmar su participación.

Aquí es donde aparece Dmitri Valérievich Utkin, un antiguo teniente coronel de las fuerzas especiales Spetsnaz rusas. Se retiró en 2013 y comenzó a trabajar para una empresa privada dedicada a realizar misiones de seguridad y capacitación en todo el mundo. Por su experiencia, Utkin fue el elegido para formar un grupo de seguridad privado que se denominaría Wagner. Este nombre fue escogido porque era su propio nombre en clave cuando sirvió en el ejército. Wagner también era el compositor preferido de Hitler, algo que no era casual ya que Utkin siempre profesó admiración por la ideología nazi, (lleva incluso las runas armanen ᛋᛋ de las SS tatuadas sobre su clavícula). 

La campaña de reclutamiento de Utkin fue un éxito. Fuera de San Petersburgo y Moscu, casi no había oportunidades laborales. Usando las redes sociales, consiguieron llamar la atención de muchos ex-soldados rusos de la Rusia provincial, para los que los 3000 euros que se ofrecían, eran una autentica fortuna frente a los 200 de un salario normal.

La primera prueba de fuego de Wagner fue en la guerra del Dombás en 2014. Aunque su participación en este conflicto y la posterior anexión de Crimea fue un misterio, se les asocia con numerosas operaciones apoyando a las fuerzas separatistas de las autoproclamadas Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk. Se estima que, en el momento álgido del conflicto, hubo entre 2.500 y 5.000 mercenarios rusos del Grupo Wagner sobre el terreno. Su participación fue tan exitosa que a partir de ese momento formaron parte de la agenda exterior rusa en todos los frentes a nivel mundial. Unas veces de forma autónoma, como en Libia, apoyando a uno de los bandos en conflicto, y otras junto al ejército regular ruso, apoyando al régimen de Bashar al-Ásad en Siria. Unas veces actuando como guardaespaldas, asesores y formadores de ejércitos locales como en Venezuela o Madagascar, y otras siendo combatientes directos en los conflictos armados, como en Sudán o República Centroafricana. No siempre sus intervenciones fueron un éxito. Aunque fueron un factor determinante en la derrota del Daesh en Siria, en 2018 provocaron el primer enfrentamiento directo entre fuerzas rusas y americanas desde el fin de la guerra fría, cuando atacaron a un contingente de las Fuerzas Democráticas Sirias kurdas apoyadas por EEUU, lo que desembocó en una respuesta masiva de las fuerzas americanas que causó la muerte de centenares de mercenarios rusos.

Pero tras estos éxitos y fracasos, el grupo alcanzó una incómoda notoriedad a nivel mundial. Empezaron a aparecer videos en Internet de sus acciones, en su mayoría crueles y despiadadas, y aunque Rusia siguió negando los lazos con el grupo, la prensa tanto rusa como internacional, comenzó a poner el foco sobre el grupo. Para hacer frente al escrutinio de la prensa occidental, el brazo mediático de Prigozhin, inicio una campaña de descredito contra los medios que investigaban a su grupo de mercenarios. La reacción ante los medios rusos fue sin embargo, mucho más drástica. El 12 de abril de 2018, el periodista de investigación ruso Maksim Borodin fue encontrado gravemente herido al pie de su edificio, después de “caer” desde el balcón del quinto piso en Ekaterimburgo. Semanas antes de su fallecimiento, Borodin había escrito para su periódico un artículo sobre la participación del grupo Wagner en la guerra de Siria. En agosto de 2018 Orján Dzhemal, un famoso periodista especializado en conflictos bélicos; Aleksandr Rastorgúev, un reconocido director de documentales, y el cámara Kiril Radchenko, fueron asesinados mientras investigaban en la Rep. Centroafricana las actividades de sus compatriotas mercenarios.

Pero no solo la prensa estaba tras Yevgeny Prigozhin y su grupo de mercenarios. Desde el 2016 el Departamento del Tesoro de los EEUU ha sancionado en numerosas ocasiones al oligarca ruso, a Utkin y al entramado de empresas tras el grupo Wagner por sus actividades desestabilizadoras en África, asi como su intervención en la guerra del Dombás. El 13 de diciembre de 2021, el Consejo de la Unión Europea dictó sanciones similares.

Para febrero de 2022 cuando comenzó la guerra de Ucrania, lo que había empezado como una empresa fantasma, que de hecho nunca ha existido como tal, ya era de conocimiento público. Su papel en el conflicto de Ucrania está envuelta en el secretismo. Influyentes medios occidentales como The Times han publicado que el grupo infiltró al principio del conflicto a varios de sus miembros desde Bielorrusia para asesinar al presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, pero que la extrema seguridad que rodea al presidente les impidió cumplir su misión. Según la inteligencia alemana, el BND, más de 3.000 milicianos de esa organización que fueron replegados desde Libia, Siria, Mali y la República Centroafricana, están actualmente sobre el terreno, principalmente en el Dombás. Varios pelotones de mercenarios de los Wagner estuvieron presentes en la zona de Bucha, en las afueras de Kiev, en las fechas en las que se perpetraron las torturas, violaciones y asesinatos de civiles tras el fracaso en la conquista de la capital ucraniana. Existen numerosas pruebas gráficas en las redes de su presencia en Ucrania, incluso en una de esas instantáneas se puede ver a Prigozhin, en Luhansk, dentro de Ucrania. Aunque su influencia en el resultado de la guerra no sea decisiva, es innegable su experiencia en combate y el factor psicológico que proporciona su presencia.

FUENTES:

  • Las tropas rusas están mal preparadas para la guerra de Ucrania, dice un ex mercenario del Kremlin. MarketScreener con Reuters. 12/05/2022.
  • El Grupo Wagner, una fuerza que tiene vínculos con Putin, está en Ucrania. The New York times. Victoria Kim. 10 de abril de 2022.
  • La creciente influencia de Rusia en África. Geopol21. Elena Castillo Guijarro. 10 de abril de 2022.
  • El ‘chef de Putin’ y su granja de trolls con la que interfirió en las elecciones de EEUU. Univisión. Carlos Chirinos. 18 de febrero de 2018.
  • Llegaron a Ucrania miles de mercenarios del Grupo Wagner para reemplazar a los reclutas del ejército ruso. Infobae. Gustavo Sierra. 4 de mayo de 2022.
  • Grupo Wagner. Hmong.es.
  • Yevgeny Prigozhin. Hmong.es.
  • La noche temática. Wagner: los mercenarios de Putin – RTVE.es. 11 de marzo de 2022.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More