La Atenas clásica

0 415

En la Edad Antigua el Imperio persa intentaba conquistar Grecia, por lo que Atenas envió tropas a los griegos jonios del Asia Menor para evitar que los persas se hicieran con su país (Revuelta Jónica). Esto provocó que los persas invadiesen en dos ocasiones a Grecia, pero estas invasiones fueron rechazadas bajo el mandato de Milcíades el Joven y Temístocles (llamadas Guerras Médicas).

En la Batalla de Maratón, los atenienses rechazaron la primera invasión de los persas, que estaban dirigidos por el rey Darío I. Tras esto, los persas no se rinden y vuelven a la carga contra los atenienses, pero esta vez bajo el mandato de Jerges I. Viendo la situación, los atenienses piden ayuda a Esparta. Éstos estaban en medio de una celebración religiosa, por lo que solo pueden mandar a 300 hombres. Los 300 espartanos bloquean el paso a los 200.000 hombres que manda Jerges I (Batalla de Termópilas). Los consiguieron detener durante un largo tiempo, mientras que los atenienses se enfrentaban a la más numerosa flota de los persas, en la Batalla de Salamina. Con esto, los griegos consiguieron vencer a los persas y expulsarlos de sus tierras y la hegemonía pasa de Esparta a Atenas.

Los atenienses se dedicaban principalmente a la agricultura, en especial cultivaban la vid y el olivo. Pero como solo producían un cuarto de lo que consumían, empezaron a exportar aceites y vinos, para poder pagar la importación de cereales, ya que sus suelos no eran aptos para su cultivo y tenían que comprarlos. En minería obtenían mármol, zinc, plata, hierro y plomo. Además, tenían industrias metalúrgicas, de vinos, de aceites, de cerámica, de vestido y de la construcción. Atenas poseía un activo flujo de comercio de importación y exportación. El Pireo (ciudad) se convirtió en el centro de distribución y en el reembarque más importante entre el comercio de Oriente y Occidente, ya que allí se ponían a obtener productos del Mediterráneo, de las Islas Británicas y del Mar Negro. Para los intercambios comerciales, los atenienses usaban monedas, llamadas dracmas.

Para que alguien fuese considerado ciudadano en Atenas, debía ser un hijo varón con padre y madre ateniense, ser libre y tener más de 21 años. Y también se tenían en cuenta su riqueza, ya que debían estar disponibles para ayudar al Estado si era necesario.

La sociedad estaba dividida en tres estamentos:

Ciudadanos: Como ya dije, hombre libre nacido en la ciudad, con padre y madre atenienses y mayores de 21 años. Eran los únicos con poderes políticos y que podían poseer tierras. Se dividían en militares (hoplitas y caballería), política (magistrados), y justicia (miembros de tribunales)

No ciudadanos: Podían poseer propiedades, pero no tierras. Podían ser de dos tipos: los metecos (que eran los extranjeros) o los clerurcos (miembros de una colonia)

Esclavos: Eran muy numerosos, carecían de derechos y se les encargaba las tareas más pesadas.

A lo largo de la historia, toda Grecia (y por consecuencia, Atenas) a tenido varios tipos de sistemas políticos, pero los principales en la época clásica son la Oligarquía, que es el sistema en el que un grupo de personas que tienen una mima condición social y que todas ellas tienen un gran poder controlan al resto de la población; y la Democracia, que es el sistema en el que el pueblo toma las decisiones, no hay solo una persona o un grupo que controle a los demás.

Las principales instituciones políticas son: los arcontes (formado por nueve personas, se ocupaban de la administración de la ciudad), la Bulé o el Consejo de los Quinientos (elaboraban las leyes, vigilaba a los funcionarios y dirigía la política exterior), la Asamblea o Ekklesia (elegían a los funcionarios y aprobaban las leyes), el Areópago (velaba por el cumplimiento de las leyes), el Tribunal de los Heliastas (juzgaban a los que incumplían las leyes) y los estrategas (dirigían el ejército, la armada y las negociaciones con otros países)

Para los atenienses, la educación física y la intelectual tenían la misma importancia. Era el Estado el regulador de ésta. Los niños empezaban la escuela a los 7 años, y estudiaban humanidades hasta los 12. De 12 a 14, era el turno de los deportes. A los 18 se les declaraba efebos (que significa adolescente en griego), y el Estado se encargaba de su educación militar, política y administrativa hasta los 21 años, cuando eran declarados ciudadanos.

La información es genérica de Grecia (ya que Atenas tiene las mismas características en estos aspectos) y los autores, son pertenecientes a Atenas.

Escultura: Más distinguida de las artes. El mármol y el bronce eran los materiales predilectos y los principales temas, la mitología y los guerreros. Principal escultor: Fidias.

Arquitectura: Las construcciones más destacadas eran los templos y el teatro al aire libre. Se distingue por sus características altamente formalizadas. Una de las obras de arte más importantes del arte griego en general es el Partenón (un templo), situado en Atenas.

Literatura: Los temas de los relatos generalmente se centran en la mitología y a las leyendas protohistóricas. Cabe destacar La Odisea y La Iliada, de Homero.

Filosofía: Principales filósofos: Sócrates, Platón y Aristóteles (grandes pensadores). Sus ideas son tan importantes que a día de hoy se siguen estudiando.

La mitología griega (y por tanto, también de Atenas) está formada por un conjunto de historias y leyendas en las que se narra las hazañas de sus dioses. Estos eran muy numerosos, adoptaban la forma humana, poseían también sentimientos humanos y personificaban las fuerzas del Universo (viento, agua, aire, etc). Algunas veces, eran justos; pero otras, como eran imprescindibles, se volvían vengativos y crueles. Si querían pedirles algún favor, lo debían hacer mediante sacrificios. Algunos de los dioses más importantes: Cronos (dios del tiempo), Zeus (dios del cielo, aire), Ares (dios del odio), Hades (dios del infierno), Afrodita (diosa del amor), Poseidón (dios del mar) y Atenea (diosa de la sabiduría, la guerra y la estrategia y protectora de Atenas)

La cultura griega prosperó mucho en todos los aspectos: deporte, matemáticas, ingeniería, física, etc.; las ideas filosóficas de Sócrates y demás se siguen estudiando en las universidades, nos dejaron los Juegos Olímpicos, el teatro, las ideas matemáticas (como el teorema de Pitágoras), etc. Y es por eso por lo que es tan importante, porque sobre sus pilares hemos construido la cultura occidental tal y como la conocemos hoy.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More