La amenazante gripe A

0 526

¿Cómo es esa enfermedad de la que tanto nos advierten todos los medios de comunicación? ¿Es tan grave como afirman? ¿Realmente merece la pena gastar tanto dinero en farmacéuticos? O ¿Es sólo un intento de los gobiernos para quitar importancia a la crisis? ¿Ayudarán las vacunas recién aprobadas? O ¿Es un negocio para salir del pozo?

El virus AH1N1, más conocido como la gripe A, está sembrando el pánico en todo el mundo. Durante el otoño y el invierno las temperaturas comienzan a bajar y el riesgo de contagio es mayor. Todos los años durante esta época comienzan las campañas de vacunación contra la gripe estacional, pero este año, las vacunaciones aumentarán increíblemente gracias a esta nueva enfermedad ya catalogada como pandemia.

Es irónico defender la gravedad de la, en origen, gripe porcina, cuando su mortalidad es bastante mas baja que la gripe común, a lo que se añade el que, a día de hoy, aún no está del todo claro qué es cierto y qué no lo es sobre esta enfermedad.

El 29 de abril, la OMS (Organización Mundial de la Salud) afirmó que nos encontrábamos en el nivel cinco de alerta (el siguiente nivel era un contagio masivo en distintas partes del planeta) pero de repente, contra todo pronóstico, los países con el mayor número de afectados dejaron de contabilizar sus casos y el ambiente se relajo. Ello no ha disipado las dudas sobre la realidad científica de esta enfermedad. Su gravedad sigue a día de hoy en el aire, y entre la gente sigue existiendo la duda y el miedo.

Los denominados grupos de riesgo (a los cuales se ha comenzado a vacunar el 16 de noviembre) están compuestos por embarazadas, enfermos crónicos, personal médico, cuerpos de seguridad y funcionarios de prisiones. Asimismo las personas entre 18 años y 60 sólo recibirán una dosis, aunque es probable que también ocurra esto con los menores de 18 y mayores de 60. Ya de entrada la confusión en este terreno ha sido motivo de dudas y recelos. No es raro que a una persona mayor de 65 años se la vacuna por considerarla de riesgo, debido a cualquier patología asociada. Como tampoco lo es que se la vacune, aunque tenga patologías serias, porque se aduce que esta inmunizada, dado que ya vivió la gran epidemia de gripe del siglo pasado.

Con todo esto y la vuelta al colegio el número de contagios en niños aumenta. Las familias no quieren que sus hijos e hijas sean un blanco fácil, y no les importa gastarse el poco dinero que tienen en antibióticos y medidas sanitarias para prevenir la enfermedad.

He aquí cuando entran en juego los antivirales (único medicamento apto para frenar la gripe A).

Estos medicamentos habían sido retirados el pasado abril tras la detección de los primeros casos del virus, aparentemente, para evitar que se abusara de estos medicamentos y que su uso indebido creara resistencia al virus.

A día de hoy, Sanidad ha recomendado que estos medicamentos vuelvan a las farmacias y sean distribuidos únicamente con receta médica a aquel que padezca los síntomas, con lo que están al alcance de nuestra mano, y por supuesto, de nuestros bolsillos. En algunas comunidades sin más control, en otras con receta y en otras con receta enviada por Internet, tras ser diagnosticado por teléfono o rellenado un cuestionario web en algún site de cualquier consejería de sanidad o del ministerio.

Esto es sin duda, una gran noticia para los distribuidores de estos antivirales contra la gripe A y B ya que únicamente los fabrican dos laboratorios Hoffman-La Roche bajo el nombre de Tamiflu y PROCAPS bajo el nombre de Tazamir.

Estos medicamentos son vendidos en las farmacias europeas a unos 30 o 40 euros la caja de diez dosis, pero también son vendidos mediante vía on-line a unos precios que alcanzan los 150 euros por la caja de diez, y unos 667 euros por una de cincuenta.

Aprovechando la red y el actual estado nervioso de la población hay pruebas de que existen falsificaciones de estos medicamentos, que son vendidas por Internet como “antivirales potencialmente eficaces”

Partiendo de aquí es normal que se plantee la pregunta de que es realmente la gripe A, y que hay detrás de ella.

Con numerosos programas de detección, vacunas y publicidad han creado una nueva preocupación, y ya que la salud está por delante del dinero, se ha dejado un poco apartado el tema de la crisis y a la población no le ha importado ayudar a su recuperación mediante los altos precios de los antivirales, los jabones desinfectantes y otras numerosas tonterías creadas por y para la prevención de la supuesta gravísima enfermedad.

De esta manera, aprovechan también para apartar de la mente de la población cuestiones importantes que tendrán lugar el año próximo. Tales como la subida de dos puntos del IVA con lo que pretenden sacar 1.000 millones de euros, el encarecimiento de la gasolina en 15 céntimos y la subida impuestos del alcohol y el tabaco de donde se pretende conseguir la cantidad aproximada de 3.000 millones de euros entre otros.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More