Kevin Strickland, el hombre que acabó en la cárcel por un error.

0 17

Todo el mundo sabe que las personas pueden cometer errores, que a veces pueden sernos beneficiosos o nos pueden perjudicar. Los jueces son personas también, y por ende pueden cometer errores, aunque sean las últimas personas que esperas que se equivoquen. A Kevin Strickland ese error le salió caro.

Empecemos por el principio. Kevin Bernard Strickland es un ciudadano afroamericano  residente en Kansas City, en el estado de Misuri. El 25 de abril de 1978 murieron tres personas en su misma ciudad cuando unos asaltantes saquearon una casa. Las tres personas se encontraban en un rango de edad de entre 20 y 22 años. Otra mujer que también se encontraba en la casa recibió un disparo en la pierna, aunque ésta no murió, puesto que al recibir el disparo se hizo la muerta y espero hasta que los asaltantes abandonaron la casa para salir de allí. Kevin, que por aquel entonces tenía 18 años, declaró que a esa hora y ese día estaba viendo la televisión y estaba hablando por teléfono. A la mañana siguiente la policía lo acusó de homicidio sin prueba alguna.

Más tarde la policía atrapó a otros dos sospechosos: Kilm Adkins y Vincent Bell. Vincent era un amigo de la infancia de Strickland, que además vivía en una casa cercana. La policía encontró una huella de Strickland en el coche de Bell. Él se excusó diciendo que había conducido su coche antes, pero la última vez que vio a Kilm y a Vincent fue alrededor de las 6 de la tarde el día del asesinato. Además se encontró otra huella en la escopeta utilizada para los asesinatos que todavía no había sido identificada.

En una rueda de reconocimiento policial, la superviviente escogió a Kevin. Más tarde dijo que los detectives que llevaban el caso la presionaron para que lo nombrase como uno de los culpables del caso. Desde ese momento hasta el 2015, el año de su muerte, pidió que su testimonio no se tomase en cuenta al haber sido presionada. Finalmente Adkins y Bell confesaron los asesinatos y dijeron que Strickland no participó

Aun habiendo confesado los asesinatos, Strickland fue juzgado. Para entender lo extraordinario de los juicios de Strickland hay que saber cómo funciona el sistema judicial en Estados Unidos: hay un fiscal que presenta el caso a un juez, y hay un abogado que defiende al acusado. Primero se presentan unas pruebas a un jurado escogido previamente en una sesión exclusivamente para ello. Después se presentan testigos y pruebas para convencer al jurado de que el acusado es culpable o no culpable. Al poderse presentar pruebas, éstas pueden tener una relación lógica con la demanda, aunque también pueden ser incongruentes o hay falta de pruebas para declarar culpable o libre al acusado.

El primer juicio de Strickland acabó siendo nulo ya que el único jurado negro se negó a declararlo culpable. Al salir de la sesión, el fiscal se acercó al abogado de Strickland y le dijo que se aseguraría de que eso no acabase así. La abogada de Strickland afirmó más tarde que el fiscal consiguió que el siguiente jurado estuviese compuesto íntegramente por personas blancas. La decisión de éste fue tomada a partir de una prueba que no era determinante y una testigo presionada.

Finalmente se declaró a Strickland como culpable. Fue condenado en 1979 a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional durante 50 años. Intentó apelar la decisión en 1980, pero fue desestimada por la Corte Suprema de Misuri.

Strickland fue investigado por The Kansas City Star, un periodico de Kansas, lo que llevó a los fiscales a revisar el caso. En mayo de 2021 una fiscal envió una carta diciendo que creía que era inocente y que tenía que ser liberado. Esta petición fue denegada en junio de 2021  por la Corte Suprema de Misuri. En septiembre de ese mismo año se convocó una audiencia de tres días para revocar el veredicto de Strickland. Finalmente se revocaron los veredictos y se le dejó en libertad tras 42 años encarcelado injustamente.

Hoy en día todavía tiene miedo a lo que pueda pasar, afirmando que si una persona se desmayase en una habitación él saldría sin ponerle una mano encima por miedo a que le acusasen.

Bibliografía:                                                                                                                          

—Kevin Strickland (Biografía y explicaciones de su vida), de autor desconocido para Wikipedia.

https://es.wikipedia.org/wiki/Kevin_Strickland

—Recién liberado tras 43 años de cárcel por error: “No sé hablar con gente normal”, por Amanda Mars para El País.

https://elpais.com/internacional/2021-12-06/la-vida-no-vivida-de-kevin-strickland-recien-liberado-tras-43-anos-en-la-carcel-por-error.html

—Así es el proceso de un juicio en Estados Unidos, de autor desconocido para Capital México.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More