Julia Otero

0 1.295

Nació en Lugo, y desde aquel día, una suerte de casualidades y quiebros la han ido llevando por un trabajado y esforzado camino de triunfos que enmarcan una de las trayectorias profesionales más sólidas y respetadas de la comunicación española.

Primero pretendió ser médico, luego fue filóloga para, más tarde, y tras una visita de amiga, acabar en la radio. Vecina de Barcelona desde los tres años, comenzó a los 17 en “Protagonista, el cine”, en radio Sabadell. Luego vendrían Radio Juventud Barcelona, Radio Miramar de Barcelona, COPE (donde destacaría su Crónica del alba), y desde 1987 la televisión con espacios de éxito como 3×4 (Tve), La Lluna (TVE Catalunya), La Luna, Telepasión española, y La Ronda.

Desde los 90 ha alternado todos los medios, creando escuela en programas como La Radio de Julia en Onda Cero, Las cerezas (Tve) o su columna en La Vanguardia.

Se la ha definido como una mujer culta, medida, sensata e incisiva, imponente en su trabajo no solo por su misma presencia, que es mucha, sino por su capacidad para rodearse de colaboradores de calidad, en un marco de pluralidad (Manuel Delgado, Almudena Grandes, Enrique Gil Calvo, Joaquín Leguina, Juan Adriansens, Jorge Verstrynge, Isabel de Medina Sidonia, Luis Racionero, Fernando Sánchez Dragó, Juan José Armas Marcelo, Óscar Nebreda, Pablo Motos, Eduardo de Vicente, Juanjo de la Iglesia, Daniel Monzó, Académica Palanca, Jordi Estadella, Adolfo Fernández Oubiña, Miguel Ángel Coll, Juan Herrera, Curry Valenzuela, Carlos Boyero, Lucía Etxebarria, Josep Borrell, Anna Balletbò, Xosé Manuel Beiras, Fernando Fernández de Trocóniz, Ana Palacio, Ángeles Durán, Juan Manuel de Prada, Antón Reixa, Montserrat Nebrera, Begoña Aranguren, Xavier Sala i Martín, Espido Freire, Pilar Rahola, Antonio Zoido Naranjo, Jorge Wagensberg, Alfredo Urdaci, Álvaro Pombo, Carmen Posadas o Ana Balletbó.

Esta semana ha visitado fugazmente Santander, con motivo de los veranos culturales que marca la UIMP, y con toda amabilidad, como la de su equipo, ha tenido unos instantes para responder a las preguntas de Pablo Arce, y dibujarnos, con su mirada de radio, el hoy por hoy y, a ratitos, el mañana.

¿Cómo se definiría Julia Otero?

Lo de intentar definirse es un defecto que se corrige con los años. Nadie puede definirse a sí mismo prescindiendo de cómo te ven o juzgan los demás. Digamos que duermo tranquila y que creo en ciertos valores fundamentales.

Se considera a Julia Otero una de las voces más atractivas de la radio…

Supongo que se refieren a una cierta singularidad, que por otra parte todo el mundo tiene, para bien o para mal. En todo caso, el mejor piropo es que una voz comunique.

¿Cómo se las arregla para que a Julia Otero solo se la conozca por su vida profesional y no por la personal? La felicito por ello.

A base de mucho empeño y, sobre todo, de muchas renuncias. Mi familia, para ser salvaguardada del ojo público ha tenido que sufrir algunas consecuencias. Luego, está la coherencia. Nunca me ha interesado lo más mínimo aparecer en determinados medios de comunicación. De modo que nunca han podido decirme ¿por qué ahora no y cuándo te interesa por lo que sea, si? La prensa del corazón me ha dejado por imposible.

Entrando en el plano profesional, ¿cuál es el balance tras la primera temporada de “Julia en la Onda”?

Haber aspirado a más hubiera sido poco realista. Todos estamos contentos, sobre todo Onda Cero, que, en sólo 9 meses, ha incrementado en más de cien mil oyentes la franja de la tarde, máxime después de haber de haber cambiado radicalmente de formato. Lo que ocurre es que yo pienso en los oyentes que dejé hace 9 años… y claro, todo me parece poco ahora.

El tándem que realiza junto a Carlos Alsina a las 4 de la tarde es uno de los mejores dúos de la radio española.

Yo, a Alsina ya le había echado el ojo hace 15 años. Entonces, también en Onda Cero él hacía el matinal y yo la tarde y, claro, no podíamos coincidir. Ahora nos reencontramos y sí, la verdad es que hay química, a pesar de tantas discrepancias.

Calificó Lorenzo Díaz a “La Radio de Julia” como una “radio heterodoxa, urbana y plural. ¿Sigue “Julia en la Onda” manteniendo esos principios?

No le llevaré nunca la contraria a Lorenzo. Aunque he de decir que no es un objetivo que me trace, simplemente sale así porque el equipo que la firma también lo es. Digamos que es una radio que se parece a nosotros mismos.

Salvando las diferencias, ¿se siente más cómoda en la radio que en la televisión?

La radio, para empezar, no sospecha de la inteligencia del oyente. La da por hecha y por tanto se puede permitir largas entrevistas, debates más o menos sesudos y análisis de la realidad sin prisas. La tele tiende a confundir la parte por el todo, y cree que si se ve la basura es que a todos nos interesa la basura. Todo es un tema económico, de rentabilidad.

Usted que ha trabajado tanto en medios públicos como privados, ¿encuentra diferencias? ¿existe libertad para trabajar tanto en uno como en otro?

¿Sobreviviría actualmente en televisión un formato como el de “Las Cerezas”?

Desde luego, “Las Cerezas” fue un excelente programa que ahora sobreviviría mucho mejor. Cuando llegué a TVE en el 2004, el PSOE acababa de ganar, contra pronóstico, las elecciones, y aunque me había fichado el anterior equipo del PP, estos decidieron dar en mi culo patadas a los recién llegados al gobierno. Ahora, incluso los que no pararon de incordiar en todos los consejos de administración de la televisión pública, reconocen que era un gran programa de la televisión pública. Y tuvo buenos resultados, aunque los señores de la Cope y el Mundo se pasaron una temporada entera publicando lo contrario.

Nacida en Lugo, vive en Barcelona… ¿ha tenido problemas para comunicarse en castellano tanto en Galicia como en Cataluña? Lo digo por aquellos que dicen que no se respeta el castellano…

Sólo por ignorancia o mala fe se puede decir tal majadería. Mis padres jamás han hablado una palabra en catalán, y nunca han tenido el más mínimo problema. Yo, afortunadamente, soy trilingüe: mi lengua materna es el gallego, y luego aprendí otras dos. Es un asunto político que se usa con enorme irresponsabilidad.

¿Qué opina de esos periodistas que se quieren convertir en políticos a través de los micrófonos?

Que no tienen coraje para presentarse a unas elecciones y viven mucho más confortablemente dando lecciones y diciendo lo que tienen que hacer los que sí se dedican a la política. En los últimos meses, las embestidas contra Rajoy han sido de lo más miserable. Afortunadamente, y espero que siga así, ha demostrado una gran fuerza y coraje para aguantar el tirón.

¿Se parece en algo la COPE en la que colaboró en 1990 con Protagonistas, a la de ahora?

Por Dios, entonces el presidente de la Conferencia Episcopal era un hombre de paz, tanto que jugó un papel esencial en toda la transición política española. Aquella Iglesia era, de verdad, una Iglesia de todos. Fíjese que yo retransmití la misa de Juan Pablo II desde Montserrat.

Hace unas semanas la pudimos ver junto a Carlos Alsina y Gloria Lomana entrevistando a Mariano Rajoy, y el martes pasado entrevistando al presidente Zapatero. ¿Qué destacaría de uno y de otro? ¿Quién convence más en un cara a cara?

Creo que los dos son mejores en la distancia corta de lo que parecen. Ambos tienen vocación pública y creo que están en lo que están porque sinceramente creen que pueden ser buenos servidores públicos. A mí no me gusta hablar mal de los políticos. Hay que ser crítico con ellos si no cumplen con la palabra dada, pero ese deporte de tiro al pichón a todos los líderes no me parece justo. Cualquiera de los que están en primera línea -no digo los de las últimas filas- se ganarían mucho mejor la vida en la empresa privada.

¿Cree que Mariano Rajoy sale reforzado del Congreso a pesar de las deserciones que se están produciendo en el PP?

María San Gil era algo más que un político, es un reflejo de la situación que muchos vascos viven cada día. Y además se va porque cree que el PP ha perdido sus principios de lucha ante los nacionalismos. El que el Partido Popular se acerque al centro con esta nueva cúpula directiva, ¿es algo “cosmético”?

Es supervivencia. No podía seguir en el rincón del cuadrilátero, aislado. Rajoy está haciendo lo mismo que Aznar de 1996 a 2000? ¿o es que no nos acordamos de aquel PP que gobernaba con el apoyo de CIU y PNV?

Es conocida su admiración por el ex – presidente de Cataluña, Pascual Maragall, ¿Cómo se sintió cuando se enteró de su enfermedad?

Lloré. Maragall ha sido un gran político. No he conocido a ningún otro que hablara con tanta convicción de la España cómoda para todos, del encaje sincero de Cataluña en ella. Se podía estar de acuerdo o no, pero él lo creía firmemente. Y, sobre todo, Maragall es el que ha puesto a Barcelona en el mapa.

¿Hay crisis también para Julia Otero?

No le voy a engañar, no. Las subidas en mi hipoteca puedo seguir pagándolas. Pero me gustaría que en mi país a todo el mundo le fuera bien.

Si le digo la verdad, me asusta que el Gobierno nos recomiende moderar el termostato de nuestros aparatos de aire acondicionado y apenas esté tomando medidas ante la crisis económica, excepto los 400 €. ¿Coincidimos en este razonamiento?

De entrada, ponga usted el termostato a 24 grados, sea usted considerado con el medio ambiente y de paso, ahorre. Mucho antes de que hubiera crisis, las personas deberían estar concienciadas. Yo tengo en mi programa una sección de Medio Ambiente y ya usaba razonablemente los termostatos. En cuanto a lo otro, mire, la crisis ha pillado en el poder a un gobierno de izquierdas. Lo que usted no puede pedirle es que haga política económica de derechas, o sea, abaratar el despido, congelar salarios, recortar gasto público. Su electorado no se lo perdonaría. Si dentro de 4 años, lo ha hecho tan mal que el país no despega, se le echa, y santas pascuas. ¿No es eso la democracia? Por lo demás, observe que en toda Europa los ciudadanos echan en cara a sus gobernantes la falta de acción. ¿Usted cree que los gobiernos nacionales tienen mucho margen de maniobra?

¿Qué opina de los debates dialécticos que los políticos utilizan para no “alarmar” a la ciudadanía?

Que son insufribles por inanes y vacíos.

Estos días hemos podido ver en Antena 3 una película sobre las últimas 48 horas de vida de Miguel Ángel Blanco. ¿Qué recuerda de esos 2 días de desolación y esperanza que se vivieron en España? ¿Se ha apagado el Espíritu de Ermua que nació por ese cruel asesinato?

¿Se ha utilizado el terrorismo como arma política durante la anterior legislatura? ¿Cree que hay que negociar y ceder ante los terroristas?

Nadie en su juicio defiende que hay que ceder ante los terroristas. Y no recuerdo, ningún presidente de gobierno en España que estuviera dispuesto a tal cosa. El terrorismo debe quedar fuera del debate partidista, siempre. El espíritu de cohesión que se produjo tras el asesinato cobarde de Miguel Ángel es el que debiera presidir siempre la convivencia entre todos.

Ya que está visitando nuestra tierra, Cantabria, aquí tenemos un presidente que en España se le considera peculiar, quizás por la cercanía a la gente o por su sinceridad, sobre todo ante personalidades como el Rey Juan Carlos. ¿Cree que es una buena actitud para un político? ¿Deberían aprender el resto de él?

No conozco la gestión de Revilla, porque no vivo en Cantabria. Pero soy de las que suelen pensar que cuando un presidente repite, es porque lo hace suficientemente bien según sus electores. Como periodista sí puedo opinar de él. Le pongo un 10 como entrevistado: nunca decepciona, siempre responde a lo que se le pregunta, y se le entiende todo.

A pesar de que Cantabria es una comunidad pequeña, los cursos de verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo son un referente español, ¿qué destacaría de ellos? ¿qué supone para Usted realizar “Julia en la Onda” desde aquí?

La cultura es, siempre, una gran inversión. Que Cantabria haya conseguido ser referente universitario, es la prueba de que la calidad a veces tiene premio. Hay que saber apostar y la UIMP, lo ha sabido hacer.

Por último, le voy a dar una serie de nombres y me gustaría que les calificara a cada uno con un adjetivo o con una palabra que para usted les pueda caracterizar.

Regina Otaola: una luchadora

Iñaki de Juana Chaos: un asesino

Josep Luis Carod Rovira: Independentista demócrata.

Pascual Maragall: carisma

José María Aznar: Genio y figura

Luís Aragonés: resistencia.

George Bush: Estupidez.

Luis del Olmo: Amor al trabajo.

Imágenes Onda Cero

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More