Juan Mari Atutxa

0 1.277

Juan María Atutxa Mendiola es un político español integrante del PNV cuya trayectoria política ha discurrido íntegramente en la comunidad autónoma del País Vasco, marcando con su teson y honestidad, toda una época en esa comunidad. Hablamos con él en la sede de la Fundación Sabino Arana.

¿Quién es Juan María Atutxa?

Una persona que siempre se he considerado errikoia, un término euskaldun que más o menos significa que eres una persona enraizada en el pueblo donde yo nací. Yo soy de un pueblecito chiquitín de unos 1000 habitantes de un valle en Vizcaya. No soy la persona más imparcial para hablar de mí mismo. Mi trayectoria ¿cuál ha sido? Pues mira, en principio tengo que deciros que yo no tuve la suerte como vosotros de llegar a la universidad así que fui una persona que ha ido forjándose así mismo a lo largo de estos casi 72 años que voy a cumplir ahora, a primeros de mayo, a lo largo de todo este tiempo recibiendo muchos halagos y haciendo uno, modestamente, todo lo que ha podido hacer en favor de la sociedad.

¿Cómo es su vida frente a la fundación Sabino Arana? ¿Qué proyectos tienen en mente?

Yo el 4 de Octubre de 2005, presenté mi renuncia al escaño que ostentaba en el parlamento. Digamos he ostentado a distintas responsabilidades públicas, pero el 4 de Octubre de 2005 renuncié al escaño. Y en ese momento me llegaba al año siguiente mi edad de jubilación. Renuncié al puesto y al día siguiente, el 5 de Octubre, estaba en mi antiguo puesto de trabajo que estaba en la BBK  Bilbao Bizcaya Kutxa, concretamente, entonces, por lo tanto, yo a lo largo de todo este tiempo que he ejercido en la política, he tenido siempre la garantía de mi retorno, es decir yo no tenía que estar pendiente de que decidiese en cada uno de los momentos mi superior jerárquico en mi partido, en el que sigo habilitando, el partido nacionalista vasco, decidiese en cada uno de los momentos porque no tenía ningún problema, iba al año siguiente, me reincorporaba a mi trabajo. En ese momento en el que yo ya había anunciado a mi partido que iba a renunciar a mi escaño en el parlamento, mi partido me dijo ¿y qué vas a hacer ahora? En principio reincorporarme hasta la fecha de jubilación, principalmente porque tengo una familia. Pero después cualquier cosa menos estar parado. Yo soy jubilado, pero no parado. Y entonces me preguntaron que si quería hacerme cargo de la fundación. Esta es una fundación muy modesta que tiene nueve trabajadores de plantilla y yo más otro ocho somos voluntarios. Es decir aquí no hay perversión ninguna económicamente, nosotros no percibimos absolutamente nada, ni un solo céntimo. Yo vengo todos los días temprano, pues me gusta madrugar, y entonces voy presidiendo esta fundación cuya función principal es la recuperación de la vida histórica, fundamentalmente de 150 años atrás. En 150 años que no son nada en la historia, hemos cubierto muchísimas cosas, y guardamos todo para ponerlo en manos de investigadores, sin que se les cobre nada, excepto las fotocopias o lo que fuere. Lo hacemos de una manera imparcial, y sin posicionamiento de ninguna naturaleza si no que ponemos a su disposición documentación para sus consultas. Entonces ¿qué hace la fundación? Bueno pues ayuda un poco ese cúmulo de documentación, tenemos cientos y cientos de carpetas con esa información, en la biblioteca, hemeroteca etc, etc. Todo eso se pone a disposición de investigadores pues que para que la gente sobre todo los jóvenes, sepa que las cosas no han caído del cielo, que alguien se ha dejado la piel para conseguir el estado  a pesar de la crisis tan dramática que estamos atravesando,  que alguien se haya dejado la piel para que en este momento pudiéramos nosotros y más los jóvenes que vienen por detrás disfrutar tan cómodo como el que se disfruta en Euskadi.

¿Cuándo y por qué comenzó la actividad armada de ETA?

La actividad armada es la segunda fase de ETA. Sus siglas se contradicen, ya que significan ‘Euskadi y Libertad’ y lo único que han hecho ha sido segar la vida de los ciudadanos y el ejercicio puro y duro del terrorismo. ETA empezó siendo un movimiento anti-dictaduras y hacían pequeños gestos en contra de ellas. Pero viendo que no daba resultado, en Agosto del 68 se produjo el primer asesinato.

¿Usted cree de verdad, que ETA dejará de utilizar las armas?

Como tal organización, en su conjunto, creo que no. Hay gente que volvería otra vez a empuñar un arma, aunque tanto la propia organización como el entorno social hayan decidido ya definitivamente no seguir por ese camino. Porque veían que era absolutamente estéril en cuanto a consecuencias, no estéril en cuanto a expandir el sufrimiento e incluso el sufrimiento propio. Por lo tanto, creo que a eso no va a volverse ya.

¿Y como grupo político, grupos parlamentarios que apoyen la actividad de ETA y sigan con su lucha?

No como grupos parlamentarios que la apoyen expresamente. Ha habido muchísima gente  que ha apoyado directa o indirectamente a ETA y ha proporcionado ese necesario apoyo social que necesita una organización de ese tipo. Yo soy de los que piensan que tendrá que pasar una generación para que esto vaya neutralizándose definitivamente. A la gente que les has inyectado en vena odio, de la noche a la mañana por una declaración por muy potente que sea, no desaparece. Nunca se puede olvidar lo acontecido.

¿Por qué ETA ha recibido tanto apoyo de la sociedad vasca cuando ha provocado tanto dolor en la misma?

Es así de incomprensible pero es cierto. Desde fuera del País Vasco es probable que las cosas se vean de otra manera y que hayan mentalizado a la gente de que todos los vascos somos unos etarras. El tema es muy complejo. Los concejales de mi partido decidieron encerrarse en el ayuntamiento todos los fines de semana para que los etarras dejaran de tenerme como objetivo y les dije que no lo iban a hacer nunca, que salieran de allí. Al cabo de quince días se celebró en Lemona una manifestación. Una pancarta decía ‘con Juan Mari’. Ocho días después se celebró otra manifestación convocada por Herri Batasuna y su pancarta decía ‘Atutxa no es víctima, Atutxa es un verdugo.’ Para que veáis lo que era aquello, detrás de esta segunda pancarta iban un tío de mi mujer y dos primas suyas.  Un día mi mujer se encontró con su prima por la calle y la preguntó que si creía de verdad que había que matarme, en ese momento ella empezó a poner excusas. Mi mujer se lo preguntó otra vez y seguía con la misma actitud. Entonces la dijo que cuando supiera contestar se lo dijera. Murió sin contestarla. No hay que luchar solamente por detener al terrorista, si no que hay que trabajar también en el ambiente social. Y mi pregunta para ellos sería, ¿qué ha conseguido usted? A parte del sufrimiento del pueblo vasco.

¿Qué acciones realizadas por el Gobierno español considera que han sido determinantes para la disolución de ETA?

Yo creo que han sido un cúmulo de acciones, como en mi opinión, la imprescindible acción policial, aparte de  la acción jurídica, la fortaleza y la expresión mayoritaria de este pueblo en contra de la violencia, es decir, no solamente vale con detener y encarcelar sino que  lo que hay que hacer es desenmascarar lo que hay detrás de todo eso y siempre mostrar además el más profundo de los desprecios y reproches a quienes de manera tan dramática se van haciendo con los derechos que pertenecen a quién está  en frente. También están los acuerdos en el parlamento, acuerdos del propio gobierno la relación, interrelación y conexión de las responsabilidades del Gobierno Vasco con el Gobierno de Madrid y con el Gobierno francés. Todo esto ha desembocado en el tardío fin de la banda terrorista.

¿De los atentados cometidos por ETA cuál ha sido el que más doloroso le ha resultado?

A mí me resulta imposible establecer niveles entre las personas a las que ETA ha asesinado. Ha habido personas muy allegadas a mí que han muerto. En una calle muy cercana a este edificio asesinaron a Joseba Goikoetxea en el año 92, Fernando Buesa un parlamentario socialista que escuche yo desde mi despacho en el parlamento como estallaba la bomba que mato a él y aun ertzaintza que iba con él, hay cuestiones que sí que duelen mas todavía pero resulta imposible escoger una entre todos los casos.

¿Cree que tras el asesinato de Miguel Ángel Blanco hubo un cambio en la mentalidad de los españoles y concretamente la de los vascos respecto a ETA?

Yo creo que respecto a ETA no, sí que es cierto que a partir de ahí el pueblo reaccionó aumentando la dosis de desprecio y reproche. Eso que se suele decir que hasta entonces no se había hecho nada tampoco es cierto, sí que es verdad que un acontecimiento de estas condiciones tan brutales hace que todavía aprietes más los dientes y tires hacia delante. Yo estaba plenamente convencido de que lo iban a hacer y lo hicieron. Fue una situación inaguantable.

¿Qué opina de Arnaldo Otegui y su ingreso en prisión?

(Ante esta  pregunta notamos cierta incomodidad y nerviosismo)

No tengo absolutamente nada que opinar al respecto ya que es una decisión judicial, ya opinarán otros. Pero bueno, yo ya no estoy en el ejercicio de la política activa y por tanto no  quiero entrar en ese tipo de decisiones sobre si es más o menos justo o no el que esté en prisión. Por ejemplo, gente del PSOE decía que era un disparate tenerlo encarcelado. Siempre he respetado las decisiones de la justicia aunque muchas de ellas no las comparta.  Yo estuve tres días sentado en el banquillo por una cuestión Parlamento Vasco y todavía tengo pendiente la decisión, que sigue en Madrid y espero que salga porque la tienen metida en un cajón. Y entonces por tanto cómo voy a compartir las decisiones que toma la justicia.

¿Qué opinión le merece las acciones que está tomando Artur Mas para lograr la independencia de Cataluña? ¿Cree que va por buen camino?

Lo que pasa es que uno debe actuar y acomodarse a las circunstancias que viven en cada momento. Hay aspiraciones a las cuales uno no está dispuesto a renunciar pero debe de esperar y buscar una mejor oportunidad. La esencia del mensaje que lanzaba Sabino Arana en su momento y sus aspiraciones nosotros la mantenemos vivas, pero no la formulación de aquello, es decir hoy no tiene sentido poner barreras. Pero es bien cierto que hay otra serie de formulas modernas que puedes utilizar para defender tu pueblo, en este caso el catalán, asistiendo a foros de debate y discusión con voz propia en Europa. En alguna ocasión estando en el Parlamento o de consejero del interior me han preguntado por la calle que si yo era independentista, y yo respondía que lo primero que debíamos hacer era aclarar el término independencia, a aquel que me formulaba la pregunta yo le decía “¿usted cree que España es independiente?”. España no lo es, antes tenía una moneda, un banco, un ejército que ahora no tiene. Cuestiones que siempre se han considerado como absolutamente emblemáticas y necesarias para el reconocimiento de un estado independiente han desaparecido. De quien dependen las medidas que el Gobierno Español está tomando para salir de la crisis, pues de Alemania, de Francia etc. Por lo tanto ¿es España independiente? yo creo que no, yo creo que es interdependiente. Nosotros queremos otro tipo de interdependencia pero en la cual nosotros queremos estar presentes además avalados por otra cuestión: todas las transferencias que se han asumido en la comunidad autónoma vasca provenientes de Madrid han mejorado en su desarrollo y digamos en los resultados. Yo me posiciono en ese porcentaje más reducido que dice que sí que quiere estar en pie de igualdad pero habrá que esperar a que la gente esté convencida, porque al final la voluntad del pueblo irá adelante. Por lo tanto no hay que presionar porque cuanta más presión hagas más fuerza desde dentro se hará. Hay que tratar las cosas con naturalidad, entonces Cataluña está ahí, al borde de la quiebra y nosotros estamos aquí y nuestra prioridad no es estar lanzando permanentemente el tema de la independencia, nuestra prioridad es resolver los problemas de la ciudadanía que es la crisis.

¿Qué opina de las manifestaciones a favor de conceder la amnistía a los presos de ETA?

Cada cual puede expresarse libremente. Esas son manifestaciones de lo que pudiera ser un cumplimiento más flexible de la ley penitenciaria, que dice que se procurará que los presos cumplan sus condenas en el entorno más próximo de su lugar de residencia, para que no haya un desarraigo, es decir una desconexión de tantos años. Ahí entendería que se manifestasen, porque también les asisten unos derechos.

¿Por qué cree que la izquierda abertzale no le perdona su pasado como consejero del interior a pesar de haberse negado a disolver el grupo Socialista Abertzaloak del Parlamento?

¿Por qué no lo voy a hacer? Yo tengo claro que como todo ser humano he cometido mil errores. Y los magistrados que están en el Tribunal Supremo también cometen errores. Aquella instrucción que provenía del presidente del Tribunal Supremo, el señor Hernando, en el año 2003, decía que disolviera un grupo parlamentario dentro de la cámara. Le dije que eso no lo podía hacer, que mi reglamento no me lo permitía. Si usted me comunica que Arnaldo Otegui y no sé quién más quedan desposeídos de su puesto de parlamentarios, al minuto están en la calle. Pero no me diga usted que lo haga cuando no lo puedo hacer, y me ponga entre la espada y la pared. Porque el reglamento no me confiere a mí esa capacidad. Fuimos absueltos dos veces por esa razón, por el tribunal superior de justicia y la última por el propio tribunal que remitía el auto de disolución del grupo que es supremo. Por ello respeto pero no comparto las decisiones de la justicia.

Se cambio el gobierno del PNV por el gobierno socialista de Patxi López, ¿Qué tuvo de positivo el gobierno socialista de Patxi López? ¿Cómo vio al PNV en la oposición en ese momento?

Las elecciones las ganamos nosotros, también las anteriores y entonces hicieron un empate legítimo entre el partido popular y el partido socialista. Creo que no ha sido un gobierno que haya aportado una acción beneficiosa para la sociedad vasca. Han creado para el actual gobierno vasco una situación realmente complicada. Por ejemplo hay un endeudamiento potentísimo, la deuda fue multiplicada al menos por diez. . La deuda que tenía a sus espaldas el anterior gobierno vasco y en este momento la capacidad de endeudamiento es muy limitada

¿Qué opina del sistema jurídico? ¿Cree que está limpio, que la justicia es igual para todos?

No, yo creo que no. El desprestigio de la clase política es una injusticia. En cambio, no todos los jueces son así, de ninguna manera. El juez que está llevando el caso del yerno del rey es un juez sencillo pero yo creo que está ejerciendo un papel correctísimo de lo que tiene que ser la justicia, yo creo que sí.

¿Es cierto que el caso Faisán salió a la luz para proteger a un miembro del PNV?

Sí es cierto que podía haber algún miembro del PNV que tuviera algo que ver con el caso faisán, que había mantenido un contacto con el faisán pero quienes en realidad uno de los que ha estado metido en el proceso es Vítor García. Creo que ahora ya no está imputado y digamos el que dio el chivatazo fue él y que luego fue director general de la policía. De lo que se ha estado hablando es de una llamada telefónica que se realizó por parte de la policía nacional a determinada gente de ETA o relacionados con ETA. Y digamos que ha salido una cooperación con los de ETA lo que fue un fallo grande.

¿Qué valoración hace de la labor de la ertzaintza en comparación con otros cuerpos de policía del mundo?

Yo creo que es una policía moderna aunque también tenga sus errores. A lo largo del tiempo ha demostrado tener la capacidad de movimiento en cuanto al aspecto territorial y demás, aun teniendo las manos bastante atadas. Esto se debía a no estar con aquello de que no se podía proceder a la persecución en caliente de algunos casos que llegan hasta la frontera de Irún. Por ejemplo tú no tienes por qué parar cuando estás persiguiendo un delito, pero digamos que la ertzaintza por no estar en el proyecto, no podía pasar de allí. Y entonces, tiene que llamar a la policía de Francia para que le asista y para entonces, ya se han ido. Por eso, en ese aspecto están en unas condiciones de desventaja. Por lo demás yo creo que la ertzaintza ha dado la talla, pero con creces de lo que pudiera esperarse de una policía con todos los puntos positivos.

¿Cree que es un buen momento para reclamar la independencia?

Lo que pasa es que uno debe actuar y acomodarse a las circunstancias que viven en cada momento. Hay aspiraciones a las cuales uno no está dispuesto a renunciar pero debe de esperar y buscar una mejor oportunidad. La esencia del mensaje que lanzaba Sabino Arana en su momento y sus aspiraciones nosotros la mantenemos vivas, pero no la formulación de aquello, es decir hoy no tiene sentido poner barreras.

No debes presionar porque cuanta más presión hagas más fuerza desde dentro se hará. Hay que tratar las cosas con naturalidad, entonces Cataluña está ahí, al borde de la quiebra y nosotros estamos aquí y nuestra prioridad no es estar lanzando permanentemente el tema de la independencia, nuestra prioridad es resolver los problemas de la ciudadanía que es la crisis.

¿Cree que España es independiente?

España es independiente, antes tenía una moneda, un banco, un ejército que ahora no tiene. Cuestiones que siempre se han considerado como absolutamente emblemáticas y necesarias para el reconocimiento de un estado independiente han desaparecido. De quien dependen las medidas que el Gobierno Español está tomando para salir de la crisis, pues de Alemania, de Francia etc. Por lo tanto es interdependiente. Nosotros, por ejemplo, queremos  otro tipo de interdependencia pero nosotros también queremos estar presentes además avalados por otra cuestión: todas las transferencias que se han asumido en la comunidad autónoma vasca provenientes de Madrid han mejorado en su desarrollo y digamos en los resultados. Yo me posiciono en ese porcentaje más reducido que dice que sí que quiere estar en pie de igualdad pero habrá que esperar a que la gente esté convencida, porque al final la voluntad del pueblo irá adelante.

Y usted se dedicaba primero al mundo de la banca, y en este momento, ¿qué responsabilidad cree que tienen los bancos y las cajas en la crisis actual?

Mucha responsabilidad. Lo que se está haciendo es dotar de medios, de cursos esporádicos para crear ajustes en la banca y eso es también una de las piezas importantes del puzle de la banca de este país. Pero repercusión en la sociedad mucha, muchísima porque yo creo que a la gente se le ha animado a que se meta en un callejón sin salida. Luego está lo de las preferentes que es un tema muy delicado además de un engaño.

Han intentado acabar con su vida en varias ocasiones, ¿hubo momentos en que pensó de verdad que iba a morir, que lo pasara realmente mal? ¿Su familia como vive esa situación?

Muchos, muchísimos. Y si, mi familia lo pasa mal, pero nos unimos como una piña para apoyarnos los unos a los otros. Pensar que me podían liquidar si, miedo, también. Teníamos conciencia de la intención y de que estaban empeñados aunque me alegro mucho de que hayan fracasado en el intento. Mi familia era consciente de que salía de casa a las seis de la mañana y no estaba muy garantizado el volver, tanto mi mujer como mis hijos. Todo ello es un cúmulo de cosas pero todo lo que me ha pasado ha sido muy divertido. Te acostumbras además por las noches a tener un busca al lado tuyo y un teléfono. Con todos los errores del mundo que estoy absolutamente convencido de haberlos cometido y también muy orgulloso de haber hecho todo lo que he hecho.

Juan Mari Atutxa con el equipo que realizo la entrevista

Es la violencia un instrumento político útil

Si a cambio del derramamiento de una sola gota de sangre  es como nosotros tenemos que conseguir nuestra aspiración el reconocimiento de que nosotros podamos elegir nuestro futuro, estando en pie de igualdad en Europa , no lo quiero, renuncio, lo dejo para mejor oportunidad no renunciare definitivamente, pero no lo quiero.

¿Que opina de los casos de corrupción que están apareciendo?

Pues me parecen inaceptables. Bueno lo primero que te agradezco muchísimo que me valores como un político que se dedicó a esto pues por el bien común .Yo no creo proyectos pero tenemos entre manos. Y es más, he nacido aquí, tengo mis raíces aquí y he puesto mi granito de arena aunque muy modesto muy modesto he conseguido algún que otro proyecto. Y lo he hecho de mil amores y  nunca seré capaz de pagar suficientemente la oportunidad de tener el honor de todo lo que se me ha dado y lo que he podido hacer. También de tener el honor de estar en multitud de cosas. He estado en las tres capas del entramado que tienen que ver con este país. He estado en  el ayuntamiento de mi pueblo, en las juntas generales de Vizcaya que somos tres parlamentos, he estado también en el Gobierno de diputación como diputado de agricultura, he estado en el Gobierno vasco como consejero de interior y he estado en el Parlamento vasco como presidente del parlamento. He estado en todos los planos del entramado institucional. Y esta ha sido mi dedicación pero la verdad es, que nadie cuestione que uno puede cometer errores como todo ser humano. Yo por ejemplo sé que he cometido mil errores, todos los días. Pero de ahí a hacer lo que están haciendo ahora, no. Y entonces eso que están haciendo ahora es el desprestigio más absoluto de la clase política. La clase política está totalmente desprestigiada. Pero la clase política se ha ganado a pulso tener eso. No es que alguien haya pasado por ahí y le haya enchufado desprestigio. Porque salen como setas en situaciones de corrupción para aprovecharse y enriquecerse de esa manera, verdaderamente despreciable. Y entonces a ver si la gente, a partir de recibir palos de parte de parte de la justicia aprende que todo no vale.

Que problema tuvo cuando era presidente del parlamento con el tribunal supremo?. ¿Por qué cree que la izquierda abertzale no le perdona su pasado como consejero del interior a pesar de haberse negado a disolver el grupo Socialista Abertzaloak del parlamento?

Yo tengo claro que como todo ser humano he cometido mil errores. Y los magistrados que están en el Tribunal Supremo también cometen errores. Y entonces, la instrucción que provenía del presidente del Tribunal Supremo, el señor Hernando, más o menos en el año 2003 venía a decirme: ahí tiene un grupo parlamentario dentro de la cámara, disuélvalo. Mira, le dije, yo eso no lo puedo hacer, mi reglamento no me lo permite. Y fue cuando me dijo, pues si usted no lo hace, caerá en un caso de desobediencia que sería presentado ante un tribunal. Leí el reglamento y ahí vi claramente que no lo podía hacer, cuando tú estás sentado en esa silla porque te ha elegido la gente que vota unas listas con tres o cuatro opciones y además una lista entera. Y al final, acabas siendo elegido. Tú presentas tu carta de acreditación unos días después te presentas y das el certificado de que tú has salido por Vizcaya. Y si alguno de ellos no quiere integrarse en el partido Nacionalista Vasco pues no se integra. O se integra en otro grupo si el otro grupo se lo permite, y entonces ya formas parte del Parlamento Vasco y por ti mismo ya eres parlamentario. Pero dentro de la cámara hay un reglamento, y es el que dice que los parlamentarios se pueden agrupar en grupos. Y entonces fue, cuando el señor Hernando me dijo que disolviese aquel grupo y yo le dije que en el reglamento parlamentario decía que para disolver un grupo hay que presentar las causas por lo que lo haces. Y eso por tu voluntad propia lo puedes hacer pero yo no lo puedo hacer. Entonces me presente a la junta de portavoces y les dije que el reglamento de esta cámara decía eso y presentado por los servicios jurídicos de la cámara, se ve que con este reglamento yo no puedo proceder a la disolución de este grupo. Yo no tengo ninguna simpatía a estos, lo decía entonces y lo mantengo ahora, yo no hablaba con ellos para nada. Y es más, decía, que si en ese mismo momento se apagaban las luces de la sala plenaria y hubiera en la sala un ladrillo, solamente un ladrillo, me tocaría a mí.  Pero yo tenía que respetar y además hacer respetar la capacidad que tiene el parlamento como tal institución. Y entonces decía: ¿Están ustedes dispuestos a modificar el reglamento para que pueda hacerse esto? Y me dijeron, no. Y dije señor presidente, esto he expuesto a la junta de portavoces en la modificación del reglamento  y me dicen que no. Por tanto vuelvo a insistir, no lo puedo hacer. Por tanto lo tienes fácil, desposea usted a estos parlamentarios a uno a dos o a todos. Y le dije, hágalo, hágalo, porque si yo me puedo saltar a la torera el reglamento usted también puede hacerlo. Yo no lo puedo hacer y no lo voy a hacer. Haga usted lo que le estoy diciendo, desposéalos usted. Me comunica usted que Arnaldo Otegui y que no sé quién más quedan desposeídos de su puesto de parlamentarios y al minuto están en la calle. Pero no me diga usted que lo haga yo y no lo puedo hacer y me ponga entre la espada y la pared. Estoy harto, no puedo tirar para adelante. Es como si me dice, oiga tírese por esa ventana y le digo yo, pero si no hay ventana. Porque el reglamento no me confiere a mí esa capacidad. Y entonces estamos con esa pelea, fuimos absueltos dos veces esa razón por el tribunal superior de justicia y por el último el propio tribunal que remitía el auto de disolución del grupo que es supremo, no venía. Y por lo tanto es lo que os decía antes que respetaba pero no compartía las decisiones de la justicia. Y por eso yo os lo decía antes, si una persona decía que estaba con el otro grupo o con ellos y mi mujer se entera, diría, este marido mío es tonto, porque en vez de salir a las ocho de casa para llegar tranquilamente a Victoria y empezar la sesión plenaria a las nueve y media, ha salido a las seis y cuarto y Dios sabe por dónde le han llevado para evitar que le pillen. Porque yo he recorrido caminos, carreteras… Menos en carretilla me han llevado en todo para evitar que me pillaran. Por ejemplo, me han dado mil vueltas y me han parado a la entrada de Victoria y me dicen, vamos a parar aquí y yo decía, con el tiempo que hace, como tengamos que ir de aquí al parlamento andando me da algo. Pero claro yo no podía decir nada porque gracias a eso en ese momento me podían salvar la vida y había un taxi esperando allí. Y claro, el taxista me miraba con una cara diciendo: ¿pero este qué coño está haciendo aquí a estas horas de la mañana suelto? Y yo callado, cagándome en todo y pensado oye, este hombre estará pensado y este es el hombre nacionalista que no quiere disolver ese grupo parlamentario. Y eso es lo que me pasaba. Por tanto yo no tengo nada que decir ni antes ni ahora ni luego.

Se cambio el gobierno del PNV por el gobierno socialista de Patxi López, ¿Qué tuvo de positivo el gobierno socialista de Patxi López? ¿Cómo vio al PNV en la oposición en ese momento?

Yo creo que fue un gobierno legítimo pero un gobierno contra natura. Es decir, las elecciones las ganamos nosotros, también las anteriores y entonces hicieron un empate legítimo vuelvo a insistir entre el partido popular y el partido socialista. Creo que no ha sido un gobierno que haya aportado una acción beneficiosa para la sociedad vasca. Entre la crisis formada y yo diría que esa manera peculiar de gobernar del partido socialista a lo largo de estos últimos años pues han creado para el actual gobierno vasco una situación realmente complicada. Por ejemplo hay un endeudamiento potentísimo, la deuda fue multiplicada al menos por diez. La deuda que tenía a sus espaldas el anterior gobierno vasco y en este momento la capacidad de endeudamiento es muy limitada, los ingresos por recaudación de las haciendas han decrecido de manera notable y entonces hay que tener voluntad y capacidad como el actual lehendakari y todo su equipo que son todos trabajadores y con una potente formación y experiencia.

Han intentado acabar con su vida en varias ocasiones ¿hubo momentos en que pensó de verdad que iba a morir, que lo pasara realmente mal? ¿Su familia como vive esa situación?

Muchos, muchos, muchísimos. Y si, mi familia lo pasa mal, pero nos unimos como una piña para apoyarnos los unos a los otros. Pensar que me podían liquidar si, miedo, también. El miedo forma parte de las persona, yo creo que todo el mundo tiene miedo. Unos tienen miedo a la oscuridad, otros tienen miedo al fracaso y así. Y entonces como ya teníamos conciencia de la intención etc etc y de que se estaban empeñados aunque me alegro mucho de que hayan fracasado en el intento y entonces si lo piensas. A mí esta pregunta en más de una ocasión se me hacía y yo solía decir lo siguiente, una persona que ve un corte o que tiene que curar a alguien y no puede y se marea, ese no puede ser cirujano nunca. Como a una persona que subirse a dos metros de altura le dé un vértigo terrible ese no puede estar arreglando las tejas de los tejados ese tiene que dedicarse como mucho a poner las baldosas de la acera. No hace falta estar en la responsabilidad que yo estaba, persiguiendo eso, persiguiendo la violencia de género, el delito fiscal, el delito de estar con droga. Que eso es un campo pero otra cosa es asumir esa responsabilidad, no, no es lo mismo. Y entonces bueno, mi familia como me has preguntado, mi familia era consciente y que salía de casa a las seis de la mañana y no estaba muy garantizado el volver, tanto mi mujer como mis hijos. Mi hijo tenía diez años y claro, en el colegio le preguntaban ¿y a tu padre por qué le quieren matar? y a ver como explica él eso con diez años porque claro, a los padres de los demás no les querían matar. Cuando por ejemplo habían puesto un coche bomba con cincuenta kilos de explosivos para intentar acabar conmigo, él pensaba que por qué me intentaban matar a mí diría claro, si a mi padre le intentan matar, algo malo habrá hecho este. Pero bueno, es un cúmulo de cosas. Pero todo lo que me ha pasado ha sido muy divertido. Te acostumbras además por las noches a tener un busca al lado tuyo y un teléfono y te empezaban a mandar mensajes y te mandaban lo que pasaba, a las dos de la mañana, a las cuatro… Al principio, me despertaba y yo ya no podía dormir. Luego ya me despertaba, reaccionaba, respondía lo que tenía que responder o salía de casa pitando porque había que ir a algún sitio, pero, si no tenía que salir a los cinco minutos ya estaba dormida otra vez, te acostumbras. Yo he sido, con diferencia, el consejero que más ha hablado con el lehendakari, porque había hechos que quería comunicarle y claro le llamaba a las cinco de la mañana y le decía tenemos esto o hemos cazado lo otro, bueno una caza no sino una detención. Con todos los errores del mundo que estoy absolutamente convencido de haberlos cometido. Y muy orgulloso de haber hecho todo lo que he hecho y de haber estado con vosotros también.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More