InVersus, rock puro desde la comarca del Besaya

0 717

En esta entrevista tenemos la ocasión de hablar con uno de los miembros de un nuevo grupo de rock que está empezando a despegar en el mundo de la música poco a poco. InVersus está formado por cuatro chicos que sueñan con triunfar en el mundo de la música. Armando Herreros, el batería, nos cuenta cómo ha sido su trayectoria, las dificultades que han tenido y sus ganas por triunfar.


Juan Haya, Oscar Fernández, Armando Herreros y Alberto Ortego.

Pregunta.- ¿Cuántos componentes forman el grupo de InVersus? ¿Cuál es su posición en él?

Respuesta.- El grupo está compuesto por Juan Haya, bajista; Alberto Ortego, guitarra; Oscar Fernández, guitarra y voz, y yo (Armando Herreros) batería y percusión. Juan y Alberto se encargan además de los coros. Curiosamente todos somos, o hemos sido, alumnos del colegio La Paz.

P.- ¿Qué estilo de música seguís, ¿cuál es al que más os acercáis?

R.- El estilo de música… es rock, aunque no exactamente el prototipo de grupo de rock que se puede encontrar hoy en día y que tiene como influencias a Marea, La Fuga, Extremoduro, Platero… es otro estilo, quizás más en la onda de Rosendo, Leño o, incluso, Barón Rojo (de hecho, tocamos un par de versiones suyas).

P.- ¿Cuántos intentos habéis realizado antes de lanzar vuestra primera maqueta al mercado?

R.- Bien, realmente lo de la maqueta fue algo que no estaba previsto ni mucho menos. Un día vimos que se había abierto el plazo de inscripción para Juvecant (una feria de la juventud que entre otras muchas propuestas cuenta con un concurso musical para grupos locales) y decidimos participar. Pero la maqueta era imprescindible para entrar, así que hablamos con un amigo del grupo que además toca con Alberto y con Oscar en otro grupo de Trash/Black Metal que estudia sonido, Johnny, y aceptó grabarnos. Llevó su equipo de grabación al local y con un ordenador, un par de programas… conseguimos convertir el local en un estudio casero por un par de semanas. Todo esto se decidió en apenas una semana.

Y bueno, metiendo muchas horas allí arriba salió Entre Horas. Acabamos todos un poquito hasta las narices de grabar, porque cada día estábamos allí unas 7 u 8 horas, y claro… Pero la grabación salió en cuanto quisimos hacerla, en ese aspecto tuvimos mucha suerte y queremos agradecerle a Johnny todas las horas que metió él allí arriba desinteresadamente, acabó tan cansado como nosotros…

P.- ¿Vuestras familias os apoyan o se oponen a que forméis un grupo porque pueda quitaros horas de estudio o trabajo?

R.- Nuestras familias nos apoyan mucho, aunque claro, teniendo en cuenta que de momento esto es sólo entretenimiento y que hay otras cosas (en caso de Alberto, Juan y mío los estudios y en caso de Oscar su trabajo). Pero no, con la familia no tenemos problemas de ningún tipo, como ya he dicho, nos apoyan mucho.

P.- ¿Tenéis pensado un futuro en el mundo de la música o iréis por diferentes caminos?

R.- Ya nos gustaría… por lo menos a mí me encantaría, poder hacer lo que más te gusta y que a la gente le guste el resultado. Pero vamos, que es muy, muy difícil… vivir de la música es… buf. Por lo menos yo lo intentaré, en este o en otro grupo, y si llega la oportunidad, pues habrá que arriesgarse. No sé si para mí el grupo es temporal, espero que no, pero no sé dónde iré a estudiar, quizás fuera. Por supuesto a mí me gustaría seguir, pero si no lo hago yo lo hará otro. Para el resto de los componentes esto es más estable que para mí, porque se quedarán en Cantabria durante, por lo menos, un año más que yo.

P.- ¿Cuánto tiempo le dedicáis a la semana a ensayar, componer y modificar las letras de las canciones y la música?

R.- A la semana subimos al local tres días, si podemos; es complicado coordinarse por el trabajo de Oscar, pero siempre se saca tiempo. A la semana estamos unas 11 ó 12 horas en el local (en verano subíamos cada día, o casi; estábamos en el local unas 18 ó 20 horas a la semana), aparte cada uno practicamos en casa mucho, y Alberto y yo recibimos clases un par de horas a la semana. Tenemos claro que si queremos hacerlo bien, hay que invertir tiempo y ganas, y lo hacemos.

P.- ¿Tenéis pensado actuar y dar algún concierto en algún pub este año?

R.- El asunto de los conciertos es muy complicado porque hay pocos sitos donde tocar. Tampoco nos hemos centrado en ellos hasta ahora porque hemos estado con la edición de la maqueta muy liados. Tenemos un par de sitios donde tocar, pero estamos preparando los temas y haciendo arreglos. En algún concierto tocaremos con 39300, un grupo de Torrelavega de los que somos amigos, ya tenemos muchas ganas.

P.- ¿De cuántas canciones está compuesta la maqueta que habéis lanzado?

R.- La maqueta está compuesta por tres canciones (La fiesta del 22, Oscura Claridad y Esclava). Sólo incluimos tres porque son bastante largas, (unos cuatrominutos y medio, Esclava dura seis) y tampoco queríamos incluir más. Son casi 20 minutos de música y para ser la primera demo creemos que es más que suficiente.

P.- Una de las cosas que más polémica puede crear dentro de un grupo es a la hora de escoger el nombre. InVersus. ¿Cómo lo escogisteis? ¿por votación, inspiración entre todos….?

R.- El nombre… tuvimos problemas, muchos problemas para elegirlo. Muchísimos. No es tan fácil como puede parecer a primera vista, porque dice mucho de un grupo. Finalmente tomamos éste a partir de uno que sugirió un amigo. Nos gustó como sonaba, y la verdad es que en el logo (lo hizo Juan) mejora muchísimo.

P.- Ahora sobre ti, ¿Cómo entraste en el grupo?

R.- Pues entré a InVersus por casualidad, justamente había dejado de tocar con el anterior grupo y necesitaba seguir con algún grupo y, bueno, se me presentó la oportunidad de tocar allí y me gustó, y tire para adelante

P.- Tengo entendido que has tocado en un par de grupos más ¿Cómo ha sido tu trayectoria en el mundo de la música?

R.- Empecé a tocar hace ahora un año y medio. Empecé con clases de batería con un profesor conocido en Cantabria (Ito Luna) que tocó en Bloque. Tres meses después me compré la batería (más bien fue un regalo, una Pearl Forum) y empecé con Hugo Alonso, Juan Haya y Manuel Cuevas y Javi Chico a tocar algunas versiones. Con esto estuvimos unos 5 ó 6 meses, pero no era nada serio, aunque me sirvió para ganar experiencia y tener una base tocando con más gente. Después de esto tuve posibilidad de entrar a varios grupos, pero decidí quedarme en InVersus porque me gustaba lo que hacían.

P.- ¿Por qué la batería?

R.- Pues no lo sé, la verdad. Hugo y todos estos hablaban de montar un grupo, y yo tengo un tío que toca la batería y pensé que podría hacerme con una vieja suya. Al final no pudo ser eso, pero las ganas de batería ya las tenía, además me gusta eso de meter ruido, me parece más atractivo que la guitarra o cualquier otro instrumento.

P.- ¿Recibís algún tipo de ayuda económica para sacar adelante el grupo o por vuestros propios medios?

R.- NO, ningún tipo de ayuda. Ya nos gustaría, pero no, todo lo que tenemos nos lo hemos tenido que currar y comprar nosotros, y cuesta, pero bueno, ningún grupo recibe ayudas económicas y tirar para adelante, creo que nosotros también podemos. Estoy seguro

P.- Bueno con esta ya acabamos, así que… ¿Por qué no me cuentas cómo se creó, cual fue el origen del grupo?

R.- El grupo empieza cuando Oscar y Alberto comienzan a tocar, hará de esto unos cuatro años. Tocaban con un chico que se llama Luisfer a la batería, Rodrigo (otro ex alumno) tocando también la guitarra… yo contacté con ellos más o menos por febrero de 2004, a través de Estelarock, y fui a tocar un día con ellos. Estuvo muy bien, pero la suerte (la mala suerte) hizo que justo al día siguiente les echara el dueño del local porque había vendido todo el terreno. Estuvieron mucho tiempo sin local, y yo sin saber nada de ellos. Hasta que aproximadamente por mayo me dijeron que tenían uno, en Miengo (donde ensayamos ahora), y empezamos a tocar otra vez, empezando casi desde cero. No teníamos bajista, y yo les comenté que tenía un amigo que tocaba bien y que podía estar interesado. Se lo comenté a Juan y no parecía muy convencido, porque él ya tocaba en un grupo. Un día vino a vernos ensayar. Fue definitivo, le gustó y empezamos con él. Y bueno, hasta hoy.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More