Ideas sobre algunos impuestos

0 614

Dos de los impuestos con los que más fondos obtiene el gobierno son el impuesto de la renta (el principal impuesto directo del país) y el IVA (el principal indirecto). En España hay diferentes impuestos, es decir, una obligación que tienen las personas de dar al Estado una parte de sus ganancias. Estos impuestos están gestionados unas veces por el Estado, otras por las Comunidades Autónomas, Ayuntamientos…   El Impuesto sobre la Rentade las Personas Físicas, es un impuesto directo porque depende de la capacidad de cada contribuyente. El IRPF en su mayoría es gestionado por el Estado salvo en algunas excepciones por las Comunidades Autónomas (País Vasco, Navarra…). Todas las personas que trabajan tienen que aportar parte de su salario, cuanto más ganan más aportan al Estado, con el fin de cubrir todos los gastos que ocasionan la sanidad, la educación, las carreteras… Una vez al año, todas estas personas entregan un resumen de la suma de sus ingresos, gastos, ganancias, premios, subvenciones… a la Agencia Tributaria(Hacienda) que junto con su situación personal (número de hijos, minusvalías…) les sale una cuota a pagar o a devolver. A devolver siempre que la empresa en la que trabajan haya adelantado una parte que le ha quitado primero de su nómina. Los empresarios o profesionales (autónomos), que no tienen nómina, también ingresan una parte de lo que ganan (20%) cada tres meses en Hacienda. Esa cantidad se le resta en la declaración de la Renta anual. El plazo del IRPF, empieza el día 1 de mayo y termina el 30 de junio de cada año. Actualmente, con las innovaciones tecnológicas, Hacienda está mandando el IRPF hecho ya (borrador) a cada contribuyente para que ellos confirmen (den el visto bueno) o lo modifiquen si hay algún error. Hacienda solo lo hace para declaraciones muy sencillas. Las complicadas que son en casos de ventas de inmuebles, acciones o a todos los empresarios se necesita la ayuda de un gestor.   El Impuesto sobre el Valor añadido. Impuesto Indirecto más importante. Se paga siempre que se consuma o se compre algo. No depende del dinero o capacidad económica que tenga el contribuyente. En cada producto que compramos o servicio que pedimos hay una parte de IVA que vamos a pagar. Este no es el mismo en todas las cosas que consumimos. Por ejemplo el pan, leche, huevos, fruta, (bienes de primera necesidad) tienen un IVA del 4%. El 10% en otros productos y el 21% en términos generales. Como vemos existen tres tipos: SUPERREDUCIDO (4%), REDUCIDO (10%) Y GENERAL (21%). Estos tipos se aplican desde el 1 de septiembre del 2012, antes era del 4, 8 y 18.   Este IVA que nosotros pagamos por comprar todos los productos, lo ingresan esos comerciantes, empresarios y profesionales en Hacienda Estatal cada 3 meses, si son empresas muy grandes los plazos cambian. Todas las personas, desde los más pequeños, deberían tener una cultura tributaria y financiera. Para que el Estado pueda hacer frente a todas las necesidades que los ciudadanos reclamamos como una buena sanidad, educación, ayuda social para los necesitados, infraestructuras modernas, instalaciones deportivas, subvenciones, ayuda para la tercera edad, futuras pensiones para jubilados… es necesario concienciarnos de que hay que pagar impuestos. Para ello se debe de pedir factura siempre y luchar contra aquellos que tratan de evadir impuestos, eso es malo para todos. En países europeos donde el fraude fiscal es menor, as servicios estatales son mucho mayores.  

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More