I-Rresponsabilidad

0

La situación sanitaria derivada por el Covid-19 continua instalada en la sociedad y la curva vive sobresaltos constantes. Por otro lado, la situación económica en España es posiblemente la que más está sufriendo la crisis económica. El sector cultural sin casi ningún ingreso, el comercio – especialmente el local- sin clientes, los hoteles sin huéspedes, y los establecimientos de hostelería con unas restricciones que en muchos casos hacen inviable el negocio.

Y llega la Navidad. Esa fecha en la que abundan las compras y algunos trabajadores gastan más de lo que sus trabajos precarios les permiten – eso si tienen la suerte de ser precarios y no parados de larga duración-. Para otros es la fecha de volver a casa. De ver a sus padres y amigos.
Y para casi todos son días de magia e ilusión y de volver en cierta medida a la inocencia de la infancia.
Con todos estos ingredientes es complicado  realizar lo correcto. ¿Debe primar la salud por encima del bolsillo? Si hay muerte no hay vida, pero si hay hambre y miseria ¿Qué vida es esa?.
La decisión es complicada pero yo tengo claro que prefiero. Lo que parece poco apropiado es apelar a la responsabilidad ciudadana.¿La responsabilidad de quién?. La de los ciudadanos que en cuanto nos han levantado el confinamiento municipal hemos ido en masa a los grandes centros comerciales – olvidando por otra parte al comercio de proximidad de nuestros vecinos-. La responsabilidad de los nos apelotonamos en las calles de las grandes ciudades o en la de los que nos saltamos la ley para ir de “finde” o “puente”.Resulta imposible pedir responsabilidad a los irresponsables, y una parte – más grande de lo que pensaba- de la sociedad son unos irresponsables y unos egoístas que poco piensas en el bien de todos, en el común.
Tampoco, por lo que han demostrado desde marzo, podemos considerar responsables a los políticos. Ellos tampoco piensan en el común. Sólo utilizan la situación para reprochar al vecino y usar los muertos y heridos para su bien.  O para hacer hospitales innecesarios  que han costado una millonada.

En definitiva ni estamos ni estaremos en momento de pedir responsabilidad a nadie, porque ha quedado claro que somos unos irresponsables de campeonato. En enero nos arrepentiremos, una vez más,  de lo que hemos hecho.  

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More