Hands & Surf

0 606

Se cumplen diez años de la iniciativa solidaria y surfera de Jabi, Mikel, Rafa y Javi. Cuatro vascos amantes del surf, dispuestos a que este cree vida allí donde se desarrolle

Jabi Iraizoz es un donostiarra de 29 años que trabajaba como diseñador para Lost, y colabora con proyectos solidarios como Ravalsurf. Mikel Aguirre tiene 27, es de Fuenterrabia, fundó hace tiempo Uhingain surf elkartea-eskola, y es monitor de surf y socorrista. Rafa Martínez tiene 29, es de Irún, también fundó Uhingain, y trabaja como monitor y socorrista. Y Javier González, también es de Fuenterrabia, es director de ventas de varias marcas de primera línea de ropa.

Hace diez años decidieron dar más sentido a sus vidas y demostrar que el surf es más que los clichés que nos dibujan como una banda de rubios de botellón y monas de playa. Así nació Hands & surf, una iniciativa solidaria que pretendía y pretende redimir de la penuria moral a comunidades peruanas sumidas en la pobreza y destruidas por el terremoto de 2008.

Desde el principio, Jabi, Mikel, Rafa y Javier han pretendido obtener ayudas, conseguir materiales y aportar sus conocimientos y su ilusión para crear en los municipios peruanos afectados por la pobreza y las catástrofes naturales un escape a los niños más desfavorecidos, mediante cursillos itinerantes de surf, a los que se unen ayudas alimentarias, apoyo escolar, asistencia médica y colaboración con las ONG de la zona, ofreciendo a través del surf, lo que en España llamamos una educación en valores a través del ocio. Lo mismo en la colaboración entre ellos, en la concienciación de la necesidad de proteger el medio natural y en el afán de superarse y luchar contra la adversidad.

Comenzaron en 2007 estudiando la situación de la zona, planificando su labor, entrando en contacto con el Gobierno peruano y con las asociaciones que trabajaban allí, y sondeando la posibilidad de conseguir apoyo material aquí.

La primera decisión fue concentrar el esfuerzo de la idea en la Costa Sur de Perú, cerca de las zonas más depauperadas y situar la base de operaciones en Trujillo. La segunda era iniciar una campaña aquí para recaudar fondos y materiales. Pronto, y a través de fiestas, venta de pegatinas y camisetas, vieron claro que no estaban solos. El mundo del surf se volcó con ellos. En menos de un año ya habían sobrepasado los 3000 € en colaboraciones y un buen lote de material (neoprenos, tablas, subset de iniciación, quillas FCS y fundas) entregado por entidades como Pukas y Lost. Así que planearon todo para viajar a Perú. La primera escuela se situaría en el pueblo costero de Huanchaco, a la que se uniría pronto una segunda en Zorritas.Al poco ya estaban en Trujillo, el tiempo justo para organizar todo el material llegado desde España y coordinar la labor educativa y asistencial con la ONG Skip, cuyo trabajo en los barrios marginales de Trujillo, es digna de un monumento.

Como Jabi ha contado muchas veces “Skip es una burbuja de aire sano en medio de la miseria”.

Las instalaciones de esta ONG están formadas por varias habitaciones, despachos, aulas y una biblioteca para los niños. Su labor consiste en levantar servicios sociales, educar a los niños de familias pobres y facilitar a estas, mediante micro créditos, medios para abandonar la pobreza. Ubicados ya, y con todos los permisos, nuestros cuatro amigos adquirieron un fabuloso Volvo coupe de 1966, con el que recorrerían toda la costa sembrando felicidad, entre el amor a las olas.

Puesta en marcha la escuela en Huanchaco, decenas de niños cobraron rápidamente vida de la mano de estos cuatro héroes. Pronto los periódicos y las radios de la zona hicieron eco de la iniciativa de estos vascos, y las organizaciones vecinales y los clubes de la región se ofrecieron a coordinarse con ellos.

No ha sido un camino de rosas, han tenido muchas dificultades, han levantado recelos por parte de grupos de la zona que les consideraban una intromisión neocolonial, pero hoy, con la plena satisfacción de sembrar tanta felicidad entre tanta desesperanza, su labor educativa y asistencial entre los niños de la costa sur de Perú, florece con claridad actuando, incluso, como moderadores entre las distintas entidades de la zona, en una labor de autentico liderazgo.

Hoy toda una red de ayuda a la infancia se ha levantado en esa costa, con nombres propios como los de Ricardo Kaufman, vicepresidente de la federación peruana, el padre de Carlos o el corredor de Totora.

Hoy el apoyo de BOZ wetsuits, el orgullo peruano en las marcas de surf, y de Sofía Mulanovich (campeona del mundo peruana) han permitido conseguir más material y convencer a las autoridades de cómo el deporte puede inculcar valores saludables de autoestima, vida sana y sostenibilidad con el medio.

Hoy, Hands & Surf crea escuelas gratuitas de Surf, desarrollando la educación y las infraestructuras locales no solo en Perú, si no en otros paises visitados por surfistas habitualmente, con la pretensión de que los amantes de este deporte dejen en ellos una huella solidaria en el medioambiente y en sus gentes, colaborando con organizaciones locales, grupos medioambientales y colectivos de discapacitados.

La labor continúa, y tu ayuda es también necesaria. Extiende la idea, haz ver a más gente como el deporte y la vida natural puede redimirnos de muchas miserias, ofréceles apoyo, ayúdales en lo que puedas y vive. Vive entre olas, vive en el mar, vive en el respeto y la colaboración. Vive en el surf. Vive con los demás. Pero vive.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More